14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Próximamente tendrá que enfrentarse a otra petición de 42 años de cárcel y una indemnización de 120.000 euros acusado de cometer nueve delitos

La vida de escándalos del famoso abogado Emilio Rodríguez Menéndez: Bodas, fugas y juicios mediáticos

Emilio Rodríguez Menéndez
Emilio Rodríguez Menéndez
José Emilio Rodríguez Menéndez es uno de los letrados más polémicos del país. Ha estado presente en casos mediáticos como el Nani, la Dulce Neus o el robo del furgón por El Dioni. También han generado controversia sus aventuras en los medios de comunicación como el diario 'Ya' o la inclasificable revista 'Dígame'. Además, ha tenido problemas con la justicia de la que huyó y múltiples aventuras sentimentales con famosas como Mila Ximénez, Nuria Bermúdez o Sonia Moldes.

El polémico abogado Emilio Rodríguez Menéndez, de 68 años, volverá a sentarse próximamente en el banquillo de los acusados para responder por nueve delitos que, juntos, suman una petición de 42 años de cárcel.

La magistrada Belén Sanchez Hernández, titular del Juzgado de Instrucción 39 de Madrid le pide, además, una multa de 120.000 euros por un delito de organización y grupo criminal, otro de falsificación de documentos públicos, un delito de estafa, un delito de apropiación indebida, otro de blanqueo de capitales, de usurpación de funciones y de intrusismo profesional, un delito de fraude procesal, un delito de coacciones y un delito de «phising». Es el último capítulo de una vida de escándalos.

De héroe a villano

José Emilio Rodríguez Menéndez (Madrid, 1951) es una de las figuras más controvertidas de las últimas décadas. Ha protagonizado todo tipo de polémicas tanto en los tribunales de Justicia como en los medios de comunicación y hasta en la arena política. Su nombre comenzó a aparecer por primera vez en los medios de comunicación a finales de los setenta y fue vinculado a la política cuando orbitaba en torno a la UCD de Adolfo Suárez en las primeras elecciones locales y autonómicas de la historia reciente de España, en mayo de 1979. Poco después su nombre se asoció a escándalos al ser condenado en Santiago de Chile, en plena era de Augusto Pinochet, por estafa, bigamia y ejercicio ilegal de las profesiones de abogado y psicólogo.

Su verdadero salto a la popularidad se produjo cuando se encargó de la defensa de Neus Soldevila, conocida como la Dulce Neus, y acusada de acabar con la vida de su marido, Juan Vila Carbonell, militante de Fuerza Nueva con el que tenía seis hijos. Según contó la propia Neus, desde el principio el matrimonio estuvo marcado por los malos tratos físicos y psíquicos tanto hacía ella como a los hijos.

Según su versión, hartos de esta situación, Neus y sus hijos planean hacer desaparecer a su padre. La tarde del 28 de junio el padre se entregó a la práctica de la siesta en el dormitorio matrimonial de su finca en Huesca tras tomar café con somníferos suministrados por su esposa. En ese momento la familia penetra en la estancia con una pistola star del 9 corto que la propia Neus había robado a su marido que era cazador. Tras negarse a disparar los hijos mayores lo hizo Marisol que tenía entonces 14 años.

'Dulce Neus' con el abogado Rodríguez Menéndez. 

Durante semanas se especuló con que había sido un crimen político a cargo del GRAPO o por negocios oscuros del fallecido. El 9 de octubre Neus fue detenida y su historia saltó. Neus contrató como abogado a Rodríguez Menéndez que convirtió el caso en uno de los más mediáticos de su tiempo. Durante el juicio Marisol se desdijo de la versión de su madre y aseguró que fue ella quien presionó su dedo sobre el gatillo para matar al padre. Neus, por su parte, aseguró que su hija estaba mediatizada por su tío Luis Vila. 

También salió a la luz que Neus había empezado a espaldas de su marido un negocio que resultó una estafa piramidal y que pedía dinero a los amigos de su esposo y uno de estos había amenazado con contárselo. Además, unos meses antes había dado de alta un seguro de vida que la tenía a ella como beneficiaria. Finalmente, en mayo de 1982 fue condenada a 28 años de prisión. Sus hijos mayores a 9 y Marisol a cuatro años en un internado.

El 1 de junio de 1986 Neus aprovechó un permiso penitenciario para darse a la fuga, con polémica periodística incluida. Según los medios de la época, Pedro J. Ramírez, entonces al frente de Diario 16, financió su huida a cambio de una entrevista en exclusiva. Unos días más tarde posó desnuda para la revista Interviú desde un lugar indeterminado de Hispanoamérica. “No regresaría a la cárcel ni por todo el oro del mundo”, confesaba.

En el citado reportaje de Interviú, no se específica el lugar exacto donde se encontraba, pero su abogado jugaba al despiste asegurando que había huido a Brasil. En 1987 fue detenida en Ecuador por traficar con esmeraldas falas y fue extraditada a España dos años más tarde para seguir su condena. Consiguió la libertad provisional en 1997.

Otro caso célebre para Rodríguez Menéndez fue la desaparición del cuerpo de Santi Corella ‘El Nani,’ el joven delincuente cuya muerte sacó a la luz un grave caso de corrupción en la Policía Nacional. Nunca se ha encontrado su cadáver, pero tres policías fueron condenados por su desaparición, además de por torturas. Rodríguez Menéndez defendió a dos de esos policías, y desde entonces cogió cartel entre policías implicados en asuntos sucios y en algunas alcantarillas del Ministerio del Interior.

Santiago Corella 'El Nani'. 

Aunque si hubo un caso que lo hizo célebre fue el de Dionisio Rodríguez ‘El Dioni’. El 28 de julio de 1989, el día del robo, Dionisio Rodríguez tenía algo claro: mostrarse como el de siempre y no aparentar un nerviosismo que pudiera delatarle. Llegó a su empresa a la hora de siempre y condujo el furgón como todos los días. Antes de comenzar la jornada dejó su automóvil aparcado cerca del hipermercado Jumbo. La recolecta del dinero transcurrió con normalidad, hasta que se llegó al séptimo cliente. En la parada siguiente los compañeros bajarían en la pastelería Mallorca: "En ese momento en el que me quedé solo, me dije: 'Ahora a nunca’. No conocía bien el cambio de marchas del furgón y temía meter la primera en lugar de la marcha atrás y dar un golpe a un coche. Felizmente, Dios me ayudó a meter la marcha justa. Pensaba que todo el mundo me estaba viendo. Había trece a catorce coches en la calle y me entró un poco de miedo, pero proseguí mi plan firmemente”, contaba Dioni a Interviú unos meses después.

Tras fugarse a Brasil y ser extraditado, Rodríguez Menéndez fue su abogado y acabaron tirándose los trastos a la cabeza cuando el célebre ladrón acusó al letrado de quedarse con parte de su dinero.

Objetivo de la prensa del corazón

Su salto a los platós de televisión llegó con la defensa de Antonio David, ex marido de Rocío Carrasco. No fue la única celebridad que contó con sus servicios, pues también prestó sus servicios al domador Ángel Cristo en la peor época de su carrera. Casado en cuatro ocasiones, sus relaciones sentimentales le pusieron en el punto de mira de la prensa del corazón.

Con 'El  Dinio' a la salida de la cárcel. 

Mantuvo una relación con Nuria Bermúdez, con quien aseguró que se casaría, lo que al final se demostró como un montaje. Además, ha sufrido las consecuencias de sus tortuosas relaciones sentimentales: En 1995, fue herido por arma blanca a manos del hermano de su segunda esposa. Y en 1999, su tercera mujer, Laura Fernánez, encargó su asesinato. Fue condenada a 11 años y seis meses de prisión. Los sucesos ocurrieron el 17 de junio de 1999 en Las Rozas (Madrid), frente al domicilio que ambos compartían. Asimismo, el Tribunal condenó a José Ignacio Rocha, autor del disparo contra el abogado, a 12 años de cárcel por los delitos de asesinato y falsedad en documento oficial.

El conductor de la moto desde la que se realizó el atentado, Rafael Bravo, fue condenado a 7 años y seis meses de cárcel por cooperación necesaria en el asesinato fallido, mientras que el último de los procesados, Ángel Suárez Flores, alias "Casper", fue absuelto del delito de encubrimiento del que le acusaba el Ministerio fiscal.

Laura se puso en contacto con Rocha a través del establecimiento de venta de coches usados que éste ostentaba, donde la esposa proyectó comprar un Mercedes. Rocha conoció la intención de la mujer de incrementar el precio de venta del vehículo para quedarse con la diferencia y a partir de ahí se reunió en diversas ocasiones con ella, supo de su vida conyugal y le propuso robar a su marido para repartirse ambos el dinero.

Con Nuria Bermúdez. 

El día de los hechos, el 17 de junio de 1999, y habiendo sido avisado por Laura de la llegada de Rodríguez Menéndez e incluso del lugar que éste ocuparía en el vehículo, Rocha llegó a la urbanización en el asiento trasero de una moto que conducía Rafael Bravo. Tras impedir el paso al automóvil del letrado, la motocicleta se colocó en sentido contrario de la marcha y junto a la ventanilla delantera y entonces el joven realizó un disparo, tras lo cual la moto arrancó a gran velocidad.

El guardaespaldas del abogado también utilizó su pistola, y uno de los proyectiles impactó a Rocha en el glúteo izquierdo, por lo que éste pidió a su socio, Ángel Suárez, que intentase localizar a un médico. Finalmente, Rocha encontró un veterinario que le atendió en Rivas-Vaciamadrid, lugar al que fue trasladado por "Casper".

Su obsesión por las famosas quedó patente en sus relaciones con nombres del papel couché como con Mila Ximénez, la citada Nuria Bermúdez, con Sonia Moldes ex novia del Conde Lecquio, y con Malena Gracia, entre otras. La relación con Malena tuvo un punto oscuro para ella.

En venganza contra la vedette utilizó la revista Dígame, un pastiche donde se utilizaban burdos fotomontajes para desprestigiar a nombres populares tan dispares como Mariano Rajoy o Dinio García. Emilio, envió a un reportero de dicha publicación para demostrar que la artista ejercía la prostitución. En la portada publicó fotogramas del vídeo que grabó el supuesto periodista.

Malena, convertida en carne de escarnio en los programas y revistas de la época, denunció al letrado y, aunque tuvo que aguantar todo tipo de insultos del abogado, consiguió que, en noviembre del año 2000, la revista fuera secuestrada y, finalmente, tuviera que cerrar.

Intentó destrozar la vida de Malena Gracia con esta portada. 

No era su primera experiencia como editor. A mediados de los 90 se hizo con el clásico diario Ya  y protagonizó un montaje de verdadero mal gusto. En pleno furor del país por la fuga de Antonio Anglés, uno de los asesinos de las Niñas de Alcásser, Emilio se inventó una entrevista con un modelo argentino que se hizo pasar por el criminal fugado. Un reportaje de gusto deplorable, pero no fue el peor.

Condenado y fugado

En 2006 estas aventuras periodísticas le llevaron en prisión. En concreto por la difusión del vídeo sexual contra Pedro J. Ramírez. Desde el diario Ya, el abogado madrileño decidió publicar una serie de fotogramas del vídeo. Sin embargo, su vinculación con tan sucio asunto era peor. La Audiencia Provincial de Madrid explicó que Rodríguez Menéndez “al cometer el hecho punible era plenamente consciente de la conducta que estaba realizando y de su trascendencia y, no obstante, la realizó”. La sentencia añadía que el delito cometido “vulnera la esfera íntima de una persona que es bien constitucionalmente protegido", por lo que se ordenó el ingreso en prisión del abogado para que cumpliera una pena de dos años de cárcel. Por si fuera poco, en octubre de 2006, el Tribunal Supremo aumentó de seis a diez años de cárcel la condena que le fue impuesta también por la Audiencia de Madrid por un delito continuado contra la Hacienda Pública entre 1990 y 1994.

Sin embargo, poco duró en la cárcel. En agosto de 2008 se fugó. El letrado había conseguido un permiso que le había concedido un juez de vigilancia penitenciaria al que recurrió la negativa de la Junta de Tratamiento de la cárcel de autorizar su salida durante unos días.

El abogado había solicitado este permiso tras cumplir una cuarta parte de la condena, condición indispensable para poder disfrutar de este beneficio. Rodríguez Menéndez salió de la prisión de Teixeiro el 18 de agosto y tenía que haber regresado el 22, lo que supone un quebrantamiento de condena del que se dio cuenta la Policía Nacional, a la Guardia Civil, al juez de guardia y al de Vigilancia Penitenciaria.

Su tercera esposa, Laura Fernánez, quiso matarle. 

Emilio y su mujer, Vanessa Palomares, con la que se casó en 2005 poco antes de ingresar en prisión. partieron rumbo a Francia y luego a Paraguay. Acabaron de nuevo en Buenos Aires, donde la policía española los localizó y detuvo al abogado poco después, en octubre de 2010, al salir de un piso en el conocido barrio bonaerense de Palermo.

En 2012 fue detenido en Lisboa y encarcelado en Salamanca temporalmente. España reclamaba su extradición, pero la justicia argentina lo denegó. En 2014 la revista Interviú lo cazó en la Cava Baja del barrio madrileño de La Latina cenando en un famoso restaurante. Cinco años después Rodríguez Menéndez sigue teniendo cuentas pendientes con la Justicia por su agitado pasado.

COMPARTIR: