25 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El alicantino Jorge Ernesto Hernández Fernández supuestamente reclutaba a sicarios para atentar contra opositores e instalar programas de espionaje

Así es “el Español”, presunto nexo del expresidente peruano Castillo y una red de corrupción

Jorge Ernesto H. H, tras ser detenido.
Jorge Ernesto H. H, tras ser detenido.
El pasado martes fue detenido en Lima (Perú) un vecino de Alicante, conocido como el Español. Se le acusa de "supuesta participación en una red corrupta" que estaba liderada por el expresidente de Perú, Pedro Castillo, durante 2021 y 2022, que fue encarcelado en una operación donde también fue intervenida una oficina de la Policía Nacional del Perú (PNP) y algunas viviendas de otras personas vinculadas con este caso.

El pasado martes fue detenido en Lima (Perú) un vecino de Alicante conocido como el Español. A través de Twitter, el Ministerio Público informaba que el español Jorge Ernesto Hernández Fernández había sido "detenido preliminarmente", durante 10 días, en su residencia del distrito limeño de La Molina durante un operativo llevado a cabo por el Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder, que fue dirigido por el coronel de la PNP Harvey Colchado. 

"Las diligencias fiscales realizadas –de manera simultánea en 6 distritos de Lima y Callao con apoyo del Equipo Especial policial– incluyen allanamientos a domicilios y una oficina de la Policía Nacional, así como la incautación de documentos", amplió la Fiscalía en Twitter.

En estos momentos, el Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción en el Poder investiga la posible trama política dirigida por el expresidente Pedro Castillo. Algunas fuentes próximas a la investigación aseguraron a EFE la detención de Hernández e indicaron que "habría sido contratado para atentar contra la vida de la fiscal (general) de la Nación, Patricia Benavides, el coronel de la Policía Nacional Harvey Colchado y los integrantes del Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder".

El 'Español'

Jorge Ernesto Hernández Fernández, conocido como el Español, fue el nexo entre el expresidente y la red de espionaje y corrupción. "Su función era la de reclutar sicarios para atentar contra las personalidades citadas y tratar de instalar programas de espionaje", indica la Fiscalía.

Y es que, según confirman otros medios, Hernández "era el encargado de coordinar y organizar directamente con Pedro Castillo reuniones clandestinas para la designación de los directores en los diferentes servicios de inteligencia (el DINI y el DIGIMIN)". Además, el Español se habría encargado de "desacreditar y neutralizar" cualquier información que pudiera comprometer o relacionar a Castillo con esta presunta "organización criminal".

La detención de Hernández Fernández ha sido llevada a cabo por su "presunta comisión de los delitos de organización criminal y corrupción de funcionarios".  La detención se ha producido después de que se hicieran públicos diferentes mensajes con algunas figuras políticas demandando "servicios de espionaje" como la aplicación israelí Pegasus o equipos de interceptación telefónica. También se dispuso la detención de otro ciudadano español, pero su arresto no fue confirmado por la Policía, según fuentes de la investigación.

 Pedro Castillo, expresidente de Perú

El expresidente de Perú, Pedro Castillo, fue destituido de su cargo después de instaurar un “gobierno de emergencia”. La medida del líder del partido Perú Libre fue fuertemente criticada por congresistas y oposición, llegando a calificarlo de “golpe de Estado”. Uno que, según afirman, habría intentado dar para evitar la moción de censura a la que se enfrentaba, la tercera en 17 meses de Gobierno.

pedro-castillo-detenido

Pedro Castillo, detenido por la Policía tras el "golpe de Estado".

Con el partido Perú Libre, Pedro Castillo decretó la disolución del Congreso para instaurar un “gobierno de emergencia” además del toque de queda nocturno para el país. La medida, calificada por congresistas, fiscales y embajadores como un “golpe de Estado”, fue fuertemente criticada y, como consecuencia, Castillo fue destituido de su cargo.

El movimiento de Castillo estaba propiciado por un previo debate en el Parlamento para orquestar una moción de censura contra el presidente. Como estrategia para mantenerse en el cargo, Castillo decretó la disolución de las cortes y la instauración del gobierno de emergencia con toque de queda. Además, ordenó a los ciudadanos con “armamento ilegal” que lo entregaran a la policía en un plazo de 72 horas.

Castillo se defendía de los motivos para su destitución afirmando que no es “corrupto ni mancharía jamás el buen apellido” de sus “honestos padres”. También acusaba a aquellos que iban en su contra de “dinamitar la democracia y desconocer el derecho de elegir” del pueblo peruano. Esta moción de censura era la tercera a la que se enfrentaba Castillo en tan solo 17 meses de gobierno.

Según el artículo 134 de la Carta Magna, el presidente del país solo puede disolver el Congreso si este ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros.

COMPARTIR: