24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Mientras la familia se opone, se sigue debatiendo el traslado del cadáver del dictador desde el Valle de los Caídos a otro cementerio madrileño

Estas son las graves acusaciones de Luis Alfonso de Borbón al socialista José Bono por el traslado de los restos de Franco

Luis Alfonso de Borbón y José Bono.
Luis Alfonso de Borbón y José Bono.
Luis Alfonso de Borbón comenzó la protesta en una de sus redes sociales, concretamente en Facebook, no fue el primer miembro de la familia Franco en contraatacar al gobierno socialista por su intento de trasladar los restos de Franco, pero sí el que generó más dudas e hizo más ruido mediático por sus acusaciones veladas contra un prócer sociaista como era José Bono.

Luis Alfonso de Borbón publicó en noviembre del pasado año un post arremetiendo contra la figura del político socialista José Bono por uno de los asuntos que ha estado en la agenda del Gobierno de Pedro Sánchez desde el primer momento en el que llegó al poder, la exhumación de Francisco Franco y el lugar donde será enterrado. Un tema que sigue vigente al no estar todavía resuelto.

Además, ayer se supo que el gobierno socialista pidió en marzo de 2019 al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que elaborase un informe de viabilidad sobre el traslado de los restos del dictador desde el Valle de los Caidos a un lugar todavía no decidido. Ahora el órgano de Transparencia del Ministerio de Ciencia y Universidades ha denegado el acceso a ese informe que había solicitado OK Diario.

El hijo de Carmen Martínez Bordiú acusó entonces a Bono de ser un “cobarde que ofende a los muertos” y un “inmoral” y saca a relucir el pasado de su padre como alcalde de Salobre, al que define como “un honesto falangista”. La polémica se produjo después de que Bono dijera en una entrevista en La Sexta Noche que Franco “no merece honores en una Iglesia, ni católica ni de ninguna naturaleza. La familia puede pretender lo que quiera, pero sería una ofensa y una vejación a la memoria”.

Aprovechando la crítica, Luis Alfonso de Borbón sembró la sospecha sobre el patrimonio del socialista: “me gustaría que le explicara al pueblo español como ha conseguido semejante patrimonio con el sueldo obtenido con los diferentes cargos públicos para tener una hípica, 12 propiedades, y haber mantenido una familia de cuatro hijos…me huele mal”.  

Post subido por Luis Alfonso de Borbón en su Facebook.

El mensaje concluía cuestionando la honradez del político manchego. “Qué tendrá escondido y sabrá de los demás, para que nadie se atreva a desenmascararle, viendo a sus compañeros-camaradas de partido en los tribunales. Recuerdo que el tiempo pone a cada uno en su sitio”, manifestó.

Patrimonio de Bono

En elcierredigital.com hemos hecho un exahustivo estudio del patrimonio del expresidente socialista de Castilla-La Mancha. Son varias las diferentes propiedades inmobiliarias que el matrimonio Bono tiene repartidas por España, pero sin duda alguna la más destacable es el ostentoso centro hípico situado a las afueras de la ciudad imperial, denominado Hípica de Toledo. Lo construyeron por la ausencia de centros ecuestres en la capital de Castilla La-Mancha. “Como en Toledo no había instalaciones hípicas un día compramos unos terrenos e hicimos una cosa pequeña, que después fue creciendo y creciendo. Hoy tenemos una escuela hípica en la que hay 48 ejemplares, unos son de tanda [para aprender] y otros de personas que alquilan las instalaciones”, dijo la pareja del exministro, Ana Rodríguez, recordando aquel negocio en alguna declaración pública.

Hípica Almenara.

Las instalaciones cuentan con un gran aparcamiento preparado para dar cabida a 60 camiones de transporte de caballos, zonas variadas en las que pastan los caballos, otro aparcamiento para los turismos de los usuarios y empleados del centro, un edificio enorme que alberga las cuadras, la oficina, la cafetería, los guadarneses y otros materiales, un inmueble que acoge viviendas para los trabajadores y, por último, una casita para su descanso que la familia Bono se construyó. En las proximidades del refugio se encuentra el edificio que alberga las cuadras de concurso. También hay una pista de concurso con una enorme grada patrocinada por Medio Ambiente Gestión de Castilla-La Mancha. A finales de 2003 y comienzos de 2004 las máquinas y los empleados de su amigo y empresario autor de la polémica urbanización de Seseña Francisco Hernando Contreras, más conocido como “Paco El Pocero”, entraron a trabajar en el complejo hípico.

Bono posee también tres viviendas en Madrid, dos en Toledo, los apartamentos en la playa alicantina de San Juan y una casa en Albacete. En la localidad natal del político socialista, El Salobre (Albacete), posee una vivienda de 196 metros cuadrados y dos fincas rústicas de dos hectáreas, todo ello herencia de sus padres. Desde que alcanzó la presidencia de la Junta de Castilla La-Mancha en 1983 fijó su residencia en el Palacio de Fuensalida, de la capital toledana, allí se han criado sus tres hijos. Pero, tras la llegada a Madrid para ostentar la cartera de Defensa en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el matrimonio adquirió una vivienda de lujo en la capital de España.

El piso, de trescientos metros cuadrados, estaba situado en la madrileña calle de Pintor Rosales, una de las zonas residenciales más caras y privilegiadas de la capital de España, y paralela a la calle Ferraz donde el PSOE tiene su sede central. El valor de tasación de la vivienda podría rondar los 2,5 millones de euros, cantidad que equivale a una cifra de entre 300 y 500 millones de las antiguas pesetas.  En el año 2.000, antes de adquirir esta lujosa vivienda, se hicieron con la propiedad de otra casa más pequeña (95 metros cuadrados), también en Madrid.

Sin embargo, el matrimonio Bono comenzó su expansión inmobiliaria a comienzos de los noventa. En 1992 compraron una vivienda de 142 metros cuadrados en la ciudad de Toledo, a la que más tarde, en 1995, sumaron una gran parcela de 1.870 metros cuadrados de superficie en la urbanización “Los Olivos”, en Olías del Rey, situada a unos 10 kilómetros de Toledo capital. Este inmueble se financió, en parte, con el dinero de la venta de varias fincas heredadas de la madre de Bono. Está tasada para subasta en 300.500 euros. Sobre ella pesa una hipoteca del Banco Popular por valor de 652.493 euros, dicen que para financiar las obras de mejora en el centro hípico de la familia Bono. Al mismo tiempo, el político socialista daba respaldo al proyecto de “El Pocero” en Seseña (Toledo), a través de una de las empresas de Hernando, ONDE 2000 S.L., según la denuncia que presentó Izquierda Unida ante la Fiscalía Anticorrupción, que incluía fotografías y vídeos de los camiones de Hernando dentro de las propiedades de la familia Bono.

Felipe González, Bono, Zapatero y Rubacaba durante la presentación de un libro de Bono.

La familia Bono se defendió en su momento indicando que pagó las obras a Contreras a precio de mercado. Aseguran que pagaron 600.000 euros y que emitieron dos facturas: una a la sociedad de la familia de José Bono (Hípica Almenara SL) por valor 150.000 euros; y otra, de 450.000 euros “a otras empresas y patrocinadores”, pero sin concretar quienes eran los patrocinadores que abordaban la cuantía de los trabajos.

No es la única controversia creada en torno a la vida del político manchego. También destacan las irregularidades que ocurrieron en su día con la Sociedad Financiera Internacional Ibérica, dedicada a préstamos, transacciones en cuentas de participación e inversiones, en la que en su constitución intervino José Bono junto a Raúl Morodo y Cristóbal Colón y Carvajal, duque de Veragua.  En su día se estimó que los perjuicios ocasionados por esta sociedad a comerciantes, pequeños industriales, agricultores y ganaderos, entre otros, sumaban unos 2.000 millones de pesetas, cifra similar a la que le puso en el ojo del huracán la denominada Sociedad de Fomento Regional (SFR), que fue capitalizada en 1985 con 2.000 millones de pesetas provenientes de deuda pública. En marzo de 1988 la sociedad se liquidaba y sólo los números rojos de esta emisión de deuda pública ascendían a más de 1.000 millones de pesetas.

 

COMPARTIR: