26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El número dos de Pablo Casado y secretario general del partido se ha granjeado la enemistad de líderes como Ayuso, Feijóo, Moreno y Mañueco

Arrecian las críticas internas contra Teodoro García Egea, enfrentado a casi todos los barones del PP

/ García Egea. Foto: Flickr PP.
Arrecian las críticas internas contra Teodoro García Egea, que se ha enfrentado a los principales barones del partido. Las formas y falta de diálogo del número dos de Pablo Casado han provocado que una corriente del partido pida abiertamente su cabeza, según explican fuentes internas del PP a elcierredigital.com.

Las encuestas están proporcionado aire a Pablo Casado tras tres años de agonía y este hecho insufla ánimos en las filas del Partido Popular, cuyos barones todavía recelan de la valía del jefe de la oposición y, especialmente, de su número dos.

Y es que las "malas formas" y "falta de diálogo" de Teodoro García Egea, explican fuentes internas del PP a elcierredigital.com, están enrareciendo el ambiente a nivel interno: "Deberíamos estar felices por salir primeros en las encuestas y García Egea está empañando la situación con su actitud dominante respecto a los aparatos autonómicos y provinciales".

La estrategia del murciano, todavía avalada por Casado, se basa en evitar pacificar la relación entre Génova 13 y varios presidentes autonómicos, que están viendo atónitos cómo García Egea, muchas veces valiéndose de su cargo, está impulsando listas alternativas en los Congresos provinciales que se se están desarrollando en el PP.

Especialmente llamativa es la apuesta de García Egea por cerrarle el paso a Isabel Díaz Ayuso, que según apunta una encuesta de La Razón recibiría casi el 40% del apoyo de los votantes del partido para ser la candidata estatal en vez de Casado.

La apuesta del número dos del PP por Ana Camins suscita muchas dudas a pesar de que José Luis Martínez-Almeida, que "baila al sol que más calienta", señalan las mismas fuentes, apoyaría su designación como nueva presidenta de los 'populares' madrileños.

Problema

Otro presidente con problemas respecto a la dirección estatal del PP es el andaluz Juanma Moreno, todavía dolido por el triunfo de la 'casadista' Virgina Pérez en las primarias provinciales de los 'populares' sevillanos sobre Juan Ávila, candidato apoyado por el presidente de la Junta de Andalucía.

El único apoyo entre los barones hacia García Egea es el que le dispensa su controvertido paisano Fernando López Miras, que fue uno de los escasos apoyos de Casado en las primarias de 2018 y ahora, con transfuguismo, ha salvado la presidencia murciana tras haber elevado a la consejería de Educación y Cultura a Mabel Campuzano, antivacunas y ex de Vox.

KO en el norte

Galicia se salva de la debacle del PP en el norte: en Asturias se duda de la permanencia al frente del partido de Teresa Mallada que, a pesar de haber salido absuelta del 'caso Hulla', quedó bastante magullada por su pésimo resultado (tras haber sido impuesta por Casado a pesar de que las primarias las ganó Mercedes Fernández, que recibió un sillón en el Senado como premio de consolación).

Peor le van las cosas a la cántabra María José Sáenz de Buruaga que, según varios medios, utilizó a una persona con minusvalía para ganar las últimas primarias. Casado intentó tumbarla colocando como candidata autonómica en 2019 a la exdeportista Ruth Beitia, cercana al expresidente Ignacio Diego.

Pero Beitia renunció, Buruaga se estrelló en las urnas y ahora Génova 13 baraja imponer como barón al diputado estatal Diego Movellán, que perdió muchos puntos tras ser tildado de "machista" por todo el arco parlamentario después de decir que en Podemos se promociona "agarrándose a la coleta" de Pablo Iglesias.

El PP tampoco se levanta de la lona en Euskadi, donde Casado echó al templado Alfonso Alonso para resucitar a un amortizado Carlos Iturgaiz, que con Cs del brazo obtuvo un resultado lamentable. No van las cosas mejor en Navarra, donde los 'populares' son un partido fantasma en manos de UPN tras la marcha de Ana Beltrán a Madrid para ser diputada por la capital mientras se encarga de la vicesecretaría de Organización del PP estatal. El parlamentario foral José Suárez suena como su sustituto.

Líos en Aragón y La Rioja

Luis María Beamonte sabe que gran parte del PP de Aragón lo quiere fuera del liderazgo tras saberse que intentó ocultar su controvertido título de Derecho y haber logrado un decepcionante resultado que se remató con el pacto del PAR a un Gobierno de izquierdas liderado por el PSOE. El carismático alcalde zaragozano Jorge Azcón tiene muchas opciones de tumbarle.

García Egea. Foto: Flickr PP. 

Beamonte asegura en El Periódico de Aragón que "el señor Azcón y yo no solamente tenemos una buena relación política, sino personal. Sabemos cuál es el camino. Él tiene una misión importantísima, intentar revalidar su condición de alcalde, y sabe que el escenario autonómico ahora no toca. No va a haber problema. El señor Azcón se tiene que centrar en el Ayuntamiento de Zaragoza y yo en las Cortes, y lo que tenga que pasar, será lo que ya sabemos, pero se sabrá cuando se tenga que saber".

Más tensión hay en La Rioja tras la decisión del líder y expresidente autonómico José Ignacio Ceniceros de echar a su mano derecha, Alberto Bretón, que le pedía que convocase primarias e intentará ganarlas cuando se convoquen ante el parlamentario Alfonso Domínguez (apoyado por Ceniceros).

Bretón, ya ex secretario general del PP riojano, asegura que "lamentablemente ha sido imposible superar las discrepancias con el Presidente del Partido, José Ignacio Ceniceros, principalmente a cuenta de lo que yo, y muchas voces dentro del partido, consideramos como una necesidad urgente para recuperar cuanto antes la confianza de los riojanos: la convocatoria del XVII Congreso Regional del Partido Popular y, por lo tanto, del proceso de Primarias".

Y deja claro su futuro: "Presentaré mi candidatura a presidir el Partido Popular de La Rioja cuando se convoque el Congreso con el objetivo de impulsar un proyecto de renovación, unidad y liderazgo que nos permita volver a gobernar en La Rioja".

El eje del Mediterráneo, peor que mal

El PSOE ha resucitado en el Mediterráneo: ganó en las últimas catalanas, tiene opciones de volver a repetir en la Comunidad Valenciana y previsiblemente lo hará en las Islas Baleares, antiguos feudos del PP, gracias a que Ximo Puig, que se enfrentará al 'popular' Carlos Mazón', y Francina Armengol han rebajado el intenso olor a corrupción que dejaron algunos de sus antecesores.

En estas tres autonomías hay mal ambiente en el PP: en Cataluña Alejandro Fernández logró un resultado nefasto y ahora intenta descabalgar al portavoz 'popular' en el Ayuntamiento de Barcelona, Josep Bou.

Mal ambiente en Extremadura, Canarias y Castilla y León

José Antonio Monago lleva casi un cuarto de siglo en primera línea política y parece no tener intención de apartarse del liderazgo del PP extremeño. El expresidente autonómico se niega a irse a pesar de que en 2014 se evidenció que cargó al Senado decenas de gastos de viajes para ver a una amiga suya de Canarias y que en 2018 dijo que si Vara lograba una mayoría absoluta en 2019 se empadronaba en Portugal.

Guillermo Fernández Vara logró mayoría y Monago, ni corto ni perezoso, logró volver hace dos años al Senado y ahora realiza una oposición de baja intensidad en una Asamblea de Extremadura que previsiblemente seguirá a corto plazo en manos del PSOE.

En Canarias el PP tampoco levanta el vuelo después de que Teodoro García Egea apartase del liderazgo a Asier Antona, que no estuvo a la altura del cargo (según Génova 13) en las negociaciones para formar Gobierno en Canarias y fue relevado por Australia Navarro, que cuenta con un bagaje de más de dos décadas en el PP canario.

En Castilla y León el presidente autonómico Alfonso Fernández Mañueco podría ser descabalgado de las listas del PP en las elecciones de 2023 por su falta de sintonía con Pablo Casado, que apoyará a varios candidatos críticos con el barón salmantino en las primarias provinciales que se celebran este año. Y en Castilla-La Mancha todo indica que seguirá Francisco Núñez, buen amigo de Casado desde los tiempos de 'juventudes', que está llevando una dura campaña de pueblo en pueblo a lo largo de esta comunidad para la recuperación de su imagen en las encuestas. Un dato que parece está consiguiendo progresivamente.

COMPARTIR: