01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Un texto de Eider Hurtado, Ana Pardo de Vera y Albert Calatrava destapa cómo funcionó durante décadas la "censura" que protegió a Zarzuela

El libro 'La armadura del Rey' recoge las investigaciones del director de El Cierre Digital

/ Juan Carlos de Borbón. Foto: TVE.
El libro 'La armadura del rey', que sale a la venta este próximo 18 de marzo, destapa las censuras que se vivieron durante décadas en el mundo periodístico para beneficio de Juan Carlos de Borbón, protegido por un pacto de silencio en torno a la monarquía española.

La correlación de debilidades que fue la Transición, según feliz descripción de Manolo Vázquez Montalbán, auspició un pacto de silencio entre los principales sectores ideológicos del tablero político español en torno a la monarquía.

Una monarquía parlamentaria en un país sin monárquicos fue el mal menor para la derecha (que temía una República), la socialdemocracia (que recelaba de una monarquía autoritaria), el comunismo (que entraba en pánico ante la posibilidad de que el búnker franquista se intentase eternizar) y los nacionalismos periféricos (que no querían saber nada de una posibilidad de una España jacobina).

'La armadura del rey': investigación sobre el gran tabú español

Los periodistas Eider Hurtado, Albert Calatrava y Ana Pardo de Vera han escrito 'La armadura del rey'. Esta obra, que saldrá a la venta este próximo 18 de marzo de la mano de Roca Editorial, ahonda sobre el blindaje político, judicial, empresarial, mediático e institucional que disfrutó Juan Carlos de Borbón durante décadas.

La obra recoge el testimonio de Juan Luis Cebrián, que admite que asistió a fiestas celebradas por el rey emérito en las que participaban editores y periodistas; Luis María Anson, que recuerda cenas de Juan Carlos de Borbón con los capos de la prensa; o de Jaume Roures, que recuerda el poderío monárquico para hacer desaparecer vídeos producidos por TV3 que incomodaban a Zarzuela.

'La armadura del rey'. 

Roures echa la vista atrás: "Recuerdo entre mis primeros viajes una misión a Zaire. El presidente Mobutu organizó una recepción en un palacio de Kinsasa, cargada de folclore africano y guiños al anfitrión. Apareció una bailarina con un ajustado vestido de leopardo cantando temas de Julio Iglesias en suajili. Al rey, sentado junto a la reina, aquello le encantó y casi hubo que pararle los pies. Ahí ya empezamos a conocer el carácter del 'Campechano'".

Cómo y quiénes forjaron la coraza

En la cubierta de 'La armadura del rey' se puede leer "este no es un libro contra la monarquía (...) Este es, precisamente, un exhaustivo trabajo periodístico que desvela cómo y quiénes forjaron la coraza que blindó a Juan Carlos de Borbón durante décadas, en una suerte de pacto colectivo para preservar la Corona".

Y sigue: "La armadura del rey es el relato de una 'responsabilidad colectiva' en el blindaje del rey y sus actos, los que fueran; es la prueba contundente de esa 'responsabilidad colectiva' reconocida por todas y cada una de las personas entrevistadas para este libro, que van desde altos cargos en ejercicio de las más altas instituciones del Estado hasta amigos y confidentes del monarca emérito, pasando por muchos y variados personajes de los ámbitos políticos, empresariales y mediáticos del pasado y el presente".

Juan Luis Galiacho, otra víctima de la censura real

Juan Luis Galiacho fue el primer periodista que habló sobre el caso Urdangarín que desembocó en el 'caso Nóos'. El director de Elcierredigital.com, conocedor del primer auto del juez José Castro, destapó en junio de 2010 que se había ordenado investigar una empresa del cuñado del actual jefe del Estado.

La información saltó a la web de la COPE... y dos minutos después se caía. Galiacho cree que el entonces mandamás de la emisora, el fallecido Alfonso Coronel de Palma, "me lo censuró. Lo mandó quitar el presidente de la cadena, que tenía relación directa con la Casa Real, pues su hermano es cuñado de Marichalar".

Galiacho también recuerda que "cuando preparaba 'Los herederos del gran poder' quise hablar sobre Iñaki Urdangarín y no me dejaron. No querían que hubiera un capítulo que mirara a la Zarzuela. Tuve que recurrir a figuras retóricas. Aludiendo a 'los otros borbones' y fórmulas similares conseguí calzarlo en las últimas páginas. En España los grandes temas de investigación se han contado en los libros, que era donde podíamos publicar lo que nuestros medios no nos permitían. Saber, se sabía todo, se tenía, pero luego no se publicaba".

1992

En 1992, la revista francesa Point de Vue dedicó ocho páginas a la vida privada de Juan Carlos de Borbón, la revista italiana Oggi habló de Marta Gayá como "la compañera sentimental del rey Juan Carlos" y la revista española Época siguió el mismo camino.

Juan Luis Galiacho lo recuerda en el libro: "Yo estaba en Mallorca, me llamó el director adjunto Miguel Torres y me dijo que había que sacarlo. Yo ya tenía el camino avanzado, me había acercado a su círculo de confianza. Lo más difícil fue conseguir una foto, porque ella siempre estaba muy protegida. Al final, conseguimos una que no tenía mucha calidad, pero lo importante es que fuimos el primer medio español en hablar de las relaciones íntimas del rey".

Época, dirigida por el falangista Jaime Capmany (escasamente amigo de la monarquía), acabó cortando un posible serial sobre el asunto después de una llamada de Sabino Fernández Campo. La mano derecha de Juan Carlos de Borbón se expresó en los siguientes términos: "Te pido por favor que no saques más, la reina no para de llorar, te lo pido como persona, no como el jefe de la Casa del Rey, la mujer está hecha polvo".

A la caída de Sabino, que fue señalado por algunos como la fuente de Pedro J. Ramírez, le siguió Fernando Almansa. Y Galiacho recuerda de esta época el poder del CNI: "Si el felipismo no quería que se tocara, no se tocaba a nadie. Los servicios secretos en aquellos años trabajaban muy bien para mantener la monarquía, investigaban al rey para tenerlo todo atado. El equipo de Manglano era la leche. A mí me llegó a contar la operación que hicieron sobre Bárbara Rey. Fue increíble".

COMPARTIR: