06 de diciembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los encargos de Defensa a cuenta de la situación geopolítica han disparado la rentabilidad de la multinacional donde figura el amigo de Pedro Sánchez

Oughourlian compensa las pérdidas en Prisa con su lucro en la 'gubernamental' Indra, que podría entrar en Telefónica

El Cierre Digital en
/ Joseph Oughourlian
El empresario francés y amigo de Pedro Sánchez, Joseph Oughourlian, sigue sin frenar las pérdidas de la compañía de comunicación bandera del PSOE que él preside: el Grupo Prisa. Pero éstas están siendo compensadas en España gracias a los crecientes encargos que el Ministerio de Defensa realiza a otra empresa de la que es accionista de referencia, la 'gubernamental' Indra, que no descarta entrar en el accionariado de Telefónica para reforzar su bloque autóctono en benificio de Álvarez-Pallete.

La deuda sigue hundiendo al Grupo Prisa, que en los nueve primeros meses del año elevó sus pérdidas en un 30 por ciento hasta los 36 millones de euros. No parece preocupado por estos números el presidente de la editora de la Cadena SER y El País, el inversor de origen armenio Joseph Oughourlian

Y es que lo que el dueño del fondo de inversión Amber Capital pierde por su bolsillo izquierdo, con los medios más cercanos al Gobierno, le es compensado en el derecho por el Ministerio de Defensa, que ha disparado los encargos a la multinacional Indra en la que Oughourlian controla más del 6% del capital tras haber duplicado su participación en el último año

El Ministerio de Defensa les insufla oxígeno

Indra, multada por estafar al Estado, registró un beneficio neto hasta septiembre de 146 millones de euros, lo que supone un 22 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. Propulsando estos beneficios se encuentra el área de Defensa de la compañía, que ha disparado un 39 por ciento sus ingresos gracias a La Moncloa. 

El presidente de Indra, Marc Murtra, ha mostrado su alegría: "Somos conscientes y hemos interiorizado los cambios disruptivos que se avecinan en el ámbito de la tecnología y nos estamos preparando para afrontar esta nueva era. Ya estamos haciendo cambios clave y apostando por un enfoque estratégico en segmentos de mayor valor y crecimiento".

José Vicente de los Mozos, consejero delegado de Indra, añade que "los datos demuestran que seguimos creciendo de forma rentable y sostenible, al mismo tiempo que afianzamos nuestro liderazgo tecnológico".

Indra intenta encauzar su vuelo tras un 2022 muy complicado

La apuesta del Gobierno por relevar a Fernando Abril-Martorell como presidente de Indra y colocar a un afín del PSC, Marc Murtra, conllevó un cambio en la Junta de Accionistas tras la irrupción accionarial de Joseph Oughourlian. 

El análisis del banco de inversión Renta4 aseguró que la salida de varios consejeros se suma a la de los principales directivos de la compañía desde que se destituyera a Fernando Abril-Martorell como presidente ejecutivo en mayo 2021. Recordamos que en la Junta General de Accionistas de junio 2022 la SEPI y varios accionistas (Amber Capital y SAPA Plasencia) provocaron el cese de seis consejeros independientes logrando un cambio de control en Indra. 

La CNMV también se molestó por los movimientos gubernamentales y afirmó que "las desavenencias sobre gobernanza en sus órganos colegiados deben procurar solventarse sin cercenar la continuidad de los consejeros independientes, cuya misión es velar por los intereses de todos los accionistas, especialmente los minoritarios". 

Cabe recordar que Indra alcanzó en 2022 sus máximos históricos en cartera, contratación, ingresos y EBIT, reduciendo la deuda neta casi a cero, con un crecimiento del 67 por ciento del dividendo. Además, los ingresos alcanzaron en 2022 los 3.851 millones de euros (+14 por ciento vs 2021)

Las intervenciones gubernamentales en Indra

La Moncloa jugó sus cartas en Indra y en 2022 apostó por la conformación de un núcleo duro en esta empresa estratégica, controlada por la gubernamental SEPI, la vasca Sapa (proveedora de Defensa) y Amber Capital (principal accionista de Prisa). 

Sede de Indra. 

Este trío sobrepasó el 36 por ciento de la firma tecnológica y de Defensa en un momento clave para esta compañía, ya que España está duplicando su gasto en Defensa (del uno por ciento del PIB al dos), al inyectar 10.000 millones extra a cuenta de Ucrania. 

Cierto es que el golpe de timón socialista en la estratégica fue muy mal recibido por los inversores, que propinaron una cornada bursátil del 15 por ciento en esta compañía de la que fueron cesados cuatro consejeros 'rebeldes', Alberto Terol, Ana de Pro, Enrique de Leyva y Carmen Aquerreta. A estas caídas se les sumaron la no renovación de Isabel Torremocha y la dimisión de Silvia Iranzo

También hay que recordar que en el consejo se sientan representando a SEPI el exministro socialista Miguel Sebastián y los exdiputados socialistas Antonio Cuevas y Juan Moscoso. La Moncloa aplaudió que Marc Murtra, presidente de Indra gracias a ellos, pasase a tener labores ejecutivas con la complicidad de Sapa Palencia (liderada por el nuevo consejero dominical Jokin Aperribay, tercer accionista de Indra, cercano al PNV y presidente de la Real Sociedad) y Amber Capital (primer accionista de Prisa)

Murtra, cercano al PSC, preside Indra desde 2021 en sustitución de Fernando Abril-Martorell, que no gozaba de la plena confianza del Gobierno de España. Cabe recordar que Abril-Martorell accedió al cargo en 2015 tras otra maniobra gubernamental, en este caso liderada por el PP. 

Entonces, el ministro de Defensa Pedro Morenés consiguió tumbar a Javier Monzón, presidente de Indra desde la fundación de la empresa en 1992. Monzón, que luego presidiría Prisa con la ayuda del Banco Santander, se había mantenido al frente de la tecnológica bajo los gobiernos de Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero

COMPARTIR: