25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Siguiendo los pasos de sus padres, fundó en 1968 un circo que, tras comienzos difíciles, llegaría a ser el más importante de Europa: El Circo Ruso

Ángel Cristo: La otra vida del domador, expareja de Bárbara Rey y estrella de la nueva serie ‘Cristo y Rey’

El Cierre Digital en Ángel Cristo
Ángel Cristo / Ángel Cristo, domador de leones
'Elcierredigital.com' hace un repaso de la vida menos conocida del domador circense Ángel Cristo. Sus inicios, sus polémicas, sus problemas con las drogas y su relación con Bárbara Rey. Esta es su realidad.

Ángel Cristo Dordid nació en Huelva el 17 de octubre de 1943 y murió en Alcorcón, Madrid, el 4 de mayo de 2010. Ha sido considerado como el más famoso domador de España. Su triunfo llegó en los años 70 y 80, esta última década al lado de quien fuera su esposa entre 1980 y 1988, la actriz conocida por Bárbara Rey, con quien tuvo dos hijos, (Ángel -nacido el 10 de marzo de 1981- y Sofía -nacida en julio de 1983).

En 1986, dos años antes de separase de la actriz murciana, recibió la Medalla de Oro del Festival Internacional del Circo. Con la incorporación de la actriz al reparto durante esos años, el circo de Ángel Cristo fue creciendo. Viajó por toda la geografía española y facturó millones de pesetas en larguísimas giras, pero el circo se fue a pique al tiempo que su propietario se iba hundiendo.

Ángel Cristo es hijo de la contorsionista malagueña Margarita Dordi, conocida artísticamente como "la pequeña Carolina", y del trapecista griego Christoforo Cristo Papadopulos. Él era un aristócrata del circo que descendía de generaciones de circenses originarias de Grecia y Alejandría. Ella nació en Málaga y desde niña se dedicó a la profesión familiar del circo como contorsionista. Muy joven se casaría con Chistoforo Papadopulos, al que conoció en el extranjero, en un circo donde ambos coincidieron trabajando, y de su matrimonio nacieron dos hijos: Cristina y Ángel, ambos igualmente dedicados al espectáculo de la pista.

Desde que nació Ángel Cristo vivió bajo la carpa del pequeño circo propiedad de su familia y participó en sus espectáculos en números diversos aunque desde siempre mostró su predilección por las fieras. Sin embargo, en algún momento de su adolescencia, quiso ser ingeniero de caminos, canales y puertos.

A sus 17 años, ocurrió un hecho importante: el domador que trabajaba con sus padres tuvo que ausentarse urgentemente y le pidió a Ángel Cristo que le reemplazarse. Sin avisar a su padre, el recién fallecido Ángel realizó el ensayo del número con los leones, pero finalmente no pudo actuar en el espectáculo debido a que un vendaval se llevó la carpa del circo.

Ángel Cristo y un león.

Debutó finalmente como domador en 1965, a la edad de 21 años, siendo uno de los más jóvenes del mundo en su especialidad, es decir, en exhibiciones con leones abisinios. El circo en el que trabajaba por entonces se llamaba  Berlin Zirkus, continuador del legendario Circo Krone, con tres pistas de cincuenta metros cada una de longitud, instaladas sobre ocho grandes torres metálicas de 25 metros de altura y donde actuaban los más famosos artistas de entonces.

Viajaban por las principales ferias de España; entre ellas, la de Bilbao o Sevilla, donde Ángel Cristo tuvo un gran éxito, según las crónicas periodísticas de entonces. El circo tenía capacidad para 16.000 espectadores que podían ver simultáneamente a más de doscientos artistas de renombre internacional. Entre ellos, como compañeros de Ángel Cristo estaban el ruso Taras Bulba, con tigres de Indonesia y procedente del Circo Ruso; la equilibrista norteamericana “La Toria”; o los famosos trapecistas volantes “Troupe Bratuchin”.

Tres años después, siguiendo los pasos de sus padres, fundó en 1968 un circo que, tras unos comienzos difíciles, llegaría a ser el más importante de Europa: El Circo Ruso, que le convirtió en boyante empresario llegando a tener hasta 300 trabajadores. Fue su época dorada.

El domador Ángel Cristo

Como consecuencia de su arriesgada profesión, Cristo sufrió diversos incidentes laborales con los tigres y los leones que le ocasionaron la rotura de algunos huesos e importantes arañazos. Los felinos no eran la única especialidad de Cristo, puesto que también actuó con elefantes.

Sin embargo, aunque su trabajo con las fieras le trajeron éxito como domador, también le provocaron grandes pérdidas. Cristo fue acusado en varias ocasiones de malos tratos a los animales que tenía a su cargo. En 1991 fue la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales la que lo acusó de maltrato a sus leones y tigres en el entonces Circo Sprinter. En 1998, la Asociación Alternativa de Liberación de Animales lo denunció por abandonar a dos leones y un tigre en un circo de Badajoz. La denuncia acusaba al domador de dejar a su suerte a los animales en una jaula, expuestos al calor y sin alimento durante más de quince días en verano.

En el 2000 fue la Comunidad de Madrid la encargada de imponerle una multa de más de 2.000 euros por seis infracciones graves de la Ley de Protección de Animales. Además, Cristo se quedó sin licencia para tener animales en propiedad, lo que provocó que el domador se pusiera en huelga de hambre para recuperar a sus fieras, que eran parte de su trabajo.

Bárbara Rey: una de las mujeres de su vida

La vida amorosa de Ángel Cristo fue amplia aunque, sin duda, la relación que tuvo más relevancia a nivel mediático fue la que mantuvo con la vedette Bárbara Rey. A Rey la conoció después de haberse quedado viudo de su primera mujer: la trapecista Renata Cristo, de origen alemán, que estuvo con Cristo hasta su muerte por cáncer en marzo de 1979.

Ni un año después, en enero de 1980, Ángel Cristo se casó con Bárbara Rey en la pista de su circo, instalado en Valencia. Cristo la conoció en una sala madrileña de fiestas y, tras tres meses de noviazgo, decidieron casarse. El matrimonio, que se mantuvo como tal durante ocho años, tuvo dos hijos: Ángel (nacido en 1981) y Sofía (nacida en 1983).

Ángel Cristo y Bárbara Rey.

Como consecuencia de su enlace, Bárbara Rey se mantuvo alejada de la televisión y los escenarios para dedicarse al circo. Y aunque todo parecía ir bien para la pareja, la polémica sobre malos tratos no tardó en llegar.

Bárbara Rey lo denunció por malos tratos en 1989, justo después de un presunto incidente que Cristo negó más tarde. Cristo fue detenido después de presentarse con una pistola en el bingo en el que se encontraba su mujer. Según el domador, lo hizo porque recibió una llamada en la que le comunicaron que Bárbara Rey estaba en el recinto con otro hombre, así que fue a amenazarle. En una entrevista, Cristo declaró que al bingo fue acompañado y que, además, lo de la pistola “fue un bulo que ella provocó para que se presentara la policía, y se armara el follón que se armó (…). Yo no llevaba ninguna pistola, fui a buscar a Bárbara porque había abandonado el domicilio, yo nunca la eché”.

Sin embargo, la sentencia de la denuncia dio la razón a Rey, que se quedó con la custodia de los hijos, con la patria potestad compartida por ambos. Cristo tuvo que dar una pensión a la vedette de 1.800 euros.

Tras Rey, Cristo tuvo relaciones con la bilbaína Berta Cilleruelo (1990), la trapecista checa Angélica (en 1992) y Circe Roque, su última pareja.

Sus problemas con las drogas

La prensa rosa se hizo eco tanto de los malos tratos hacia Bárbara Rey como de sus problemas con la droga, especialmente con la cocaína. Según sus amigos, Cristo se inició en el consumo de droga en 1984, debido a los celos que le provocaba que su mujer estuviese de vuelta en los escenarios. Y tras esto, se sucedieron diversas polémicas.

En 1995, Ángel Cristo fue ingresado en el hospital de Puerto Real por la ingesta de una importante cantidad de barbitúricos. En 2009, fue arrestado por conducir en estado etílico. El juez lo condenó a pagar una multa de 720 euros, además de un mes de trabajo social y la correspondiente retirada de puntos de su permiso de conducción.

Sus hijos, Sofía y Ángel, también hablaron sobre este aspecto de su padre. Sofía lo hizo en un programa televisivo, en el que confesó que su padre consumía cocaína y que la tentó a ella a hacer lo mismo. Su hermano, además, declaró en el Programa de Ana Rosa que Sofía iba a comprarle droga: “mi padre la obligaba. Yo no perdono esto. No creo que se pueda perdonar la cantidad de cosas que ha hecho mi padre”.

Ángel Cristo murió el 3 de mayo de 2010 a los 66 años. Después de ser ingresado de urgencia en el hospital de Alcorcón, fue un infarto el que le causó la muerte. Sus hijos, que se enteraron del ingreso de su padre por la televisión, llegaron al hospital cuando su padre ya había fallecido.

COMPARTIR: