15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Profesores de las universidades catalanas piden neutralidad en las instituciones y que no haya posicionamiento a favor del independentismo

Los encapuchados siembran el pánico en las aulas de la URV de Tarragona ante la pasividad de la Generalitat

Los encapuchados cierran a su antojo.
Los encapuchados cierran a su antojo.
La Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona sufrió la actuación de varios piquetes encapuchados que estaban a favor de la independencia de Cataluña. La institución tuvo que claudicar por seguridad e interrumpir las clases pero varios profesores no quieren que esta situación se convierta en algo habitual y han asegurado para elcierredigital.com que se defenderán con las herramientas del Estado de Derecho.

Varias universidades de Cataluña han sufrido durante los últimos días los piquetes llevados a cabo por encapuchados que están a favor de la independencia de Cataluña y que rechazan la sentencia contra los políticos del “procés”. Una de las instituciones que padeció los achaques de estos jóvenes fue la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona (URV), que se vieron en la obligación de claudicar porque los estudiantes querían ir a la huelga.

La universidad tuvo que cerrar sus puertas por seguridad, pero fuentes internas de la institución aseguran que no quieren que esto se convierta en algo habitual y que, cada vez que haya huelga, vayan entregándose poco a poco.

La rectora del Centro, María José Figueras, fue amenazada la semana pasada por estos manifestantes. Ella calificó su actuación de ilegal. “Lo que pedís va contra la ley, y es lo que pasó en 2017, cuando nos hicieron un requerimiento porque habíamos cerrado y era un cierre patronal. No podemos hacerlo”, decía a las puertas de la Universidad ante varios encapuchados.

Maria_Jose_Figueras

María José Figueras se dirige a uno de los manifestantes durante las protestas.

Un manifestante encapuchado y con la cara tapada acusó a la rectora de “no hacer caso a lo que pedía el pueblo”, a lo que esta respondió: “Nosotros también somos el pueblo”. Momentos más tarde, el mismo manifestante exigió a la universidad que no se amparase en las leyes: “No sirven para nada”. Pero debido a las amenazas la institución tuvo que cerrar.

Posicionamiento del claustro

La situación se vuelve más rocambolesca cuando este jueves el claustro de la URV votó con 58 votos a favor, 18 en contra, 2 en blanco y una abstención un manifiesto que rechazaba las condenas impuestas a los políticos catalanes presos. De los 201 profesores, el manifiesto fue aprobado por el 28,8 por ciento, una cifra que pone en una difícil posición a esta institución.

Algunos docentes creen que esta votación es como afirman las fuentes “cuestionable tanto legal como moralmente”, ya que se está vulnerando la neutralidad de la Universidad, uno de los principios esenciales académicos. De hecho, en el artículo 4 de los estatutos de la URV señala que la Universidad se rige por los principios de independencia y pluralidad y que esencialmente los órganos de gobierno de las universidades han de dar plena efectividad a estos principios.

Alumnos_URV

Sentada de alumnos de la URV

Fuentes internas de la Universidad, señalan a el cierredigital.com que lo único que quieren es que la institución siga rigiéndose por los estatutos, pero que no se posicionen tan claramente a favor de una ideología.

La UAB tiene el mismo problema

La Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) tuvo los mismos problemas que la URV durante la semana de protestas. La institución fue sacudida por encapuchados, que pusieron piquetes para que no pasaran los alumnos. Los alumnos no aguantaron más y decidieron enfrentarse a ellos, quitaron las barreras y accedieron al centro.

En la web universitarisperlaconvivencia.org el docente Ricardo García Manrique puso un comunicado quejándose de la situación vivida en la UAB. En él pide que la institución “no puede adoptar una posición ideológica determinada puesto que al hacerlo está vulnerando el derecho individual a la libertad ideológica de todos sus miembros, esto es, un derecho fundamental establecido en el art. 16.1 de la Constitución”.

Los alumnos se rebelan contra los encapuchados porque quieren dar clase

Al igual que el colectivo URV plural, este profesor lo que pide es que la universidad mantenga la neutralidad: “La Universidad, sr. Rector y demás miembros de la mesa, no tiene competencia para emitir declaraciones de contenido ideológico. Lo veda el principio de neutralidad, establecido por las leyes administrativas y reiterado por numerosos tribunales, y establecido también por el tribunal de la razón, ese que está instalado dentro de cada uno de nosotros”.

Hasta el momento, la situación en las universidades de Cataluña y en toda la comunidad sigue con un clima de tensión, con lo que habrá que esperar a ver si las instituciones deciden mantener la neutralidad o tomarán el camino partidista.

COMPARTIR: