12 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juan Carlos Quer presentará ante el Gobierno 3,2 millones de firmas para que no se derogue la ley de prisión permanente revisable

La familia Quer, indignada con la condena que la defensa pide para El Chicle: dos años y seis meses

El asesino de Diana Quer, Enrique Abuín Gey, conocido como El Chicle
El asesino de Diana Quer, Enrique Abuín Gey, conocido como El Chicle
La defensa, llevada a cabo por la abogada Fernanda Álvarez, lo deja claro en su escrito de conclusiones: lo sucedido es constitutivo de un delito de homicidio imprudente que implica una pena de 2 años y 6 meses de prisión.

Se dedicaba a robar gasoil de los feriantes. El 22 de agosto de 2016 en A Pobra do Caramiñal (La Coruña), durante uno de sus robos, Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, vio acercarse a Diana Quer, por lo que se abalanzó sobre ella creyendo que era una feriante. Para que no llamara la atención le apretó el cuello con tanta fuerza que la mató, al menos eso señala Enrique en su enésimo relato exculpatorio.

El Chicle niega también que la forzara antes de abandonarla en el pozo donde la encontraron, y recuerda, a modo de atenuante, que le hizo un gran favor a la Guardia Civil facilitando la ubicación del cadáver, que estuvo enterrado durante 496 días.

En el escrito de conclusiones lo deja claro la abogada de Enrique, Fernanda Álvarez: lo que ocurrió es constitutivo de un delito de homicidio imprudente que implica una pena de 2 años y 6 meses de prisión. Una condena que considera irrisoria el padre de Diana Quer, Juan Carlos: “Que le digan a cualquier padre si esa pena es el valor de una vida. Esa es la pregunta”, comenta el padre de Diana a Elcierredigital.com, en relación con la pena solicitada por la defensa del asesino de su hija. Juan Carlos espera que el jurado popular del juicio piense que “todo no vale en esta vida”.

3,2 millones de firmas

A raíz del asesinato de su hija, lo que quiere Juan Carlos es que “nos dejemos de políticas buenistas” y añade que van a presentar hoy ante el Gobierno 3,2 millones de firmas para que no se derogue la ley de prisión permanente revisable. En palabras del padre de Diana “siete de cada diez ciudadanos quieren que esta ley no se derogue”.

Juan_Carlos_Quer_y_Juan_Jose_Cortes

Juan Carlos Quer con Juan José Cortés enseñan las firmas que llevan | Europa Press

Es una “ley que ampara a nuestros hijos y a la mujer”, señala. Además, ha recalcado que van a reunirse con todos los máximos partidos políticos del país para hablar sobre este tema. “No hace falta educar sino sancionar a esta gente”, concreta Juan Carlos.

De momento solo hay cinco condenados con prisión permanente revisable: Patrick Nogueira, que mató y descuartizó a sus tíos y a sus sobrinos en 2017; Marcos Miras, que asesinó a su hijo de once años a palazos en 2017 con el fin de provocar “el mayor daño psíquico a su mujer”; David Oubel, que eliminó a sus dos hijos de cuatro y nueve años con una sierra radial y un cuchillo de cocina en julio de 2015; Sergio Díaz, que clavó 30 veces el mismo puñal al abuelo de su pareja el 14 de enero de 2016 y Daniel Montaño, que arrojó por la ventana a una bebé de 17 meses e intentó matar a su madre durante la madrugada del 25 de enero de 2016.

Transcripción de los hechos

“Los hechos que realmente sucedieron fueron los siguientes”, avanza el escrito en lo que supone toda una declaración de intenciones, como así explica La Voz de Galicia. Él está en la rúa Venecia, cerca del asentamiento de feriantes ubicado en dicha calle con motivo de las fiestas patronales. “Siendo alrededor de las tres menos cuarto de la madrugada, José Enrique Abuín Gey acababa de sustraer gasoil de uno de los camiones que se hallaban estacionados en esa zona cuando se encontró de frente a Diana María Quer López-Pinel”, que transitaba sola a la altura de la intersección con la calle Anxo Rei.

Diana_Quer

Diana Quer

La abogada alega que su representado fue víctima de una equivocación. En este caso mortal: “Al confundirla con una mujer de raza gitana y en creencia de que lo había descubierto in fraganti, de forma instintiva, sin pensarlo, se le acercó de frente para contenerla e impedir que lo delatara, echándole la mano al cuello y, al irse Diana María hacia atrás, con la mano izquierda le cogió la cabeza por detrás, sin ser consciente de la presión que estaba ejerciendo, cayendo al suelo de espaldas”.

Al reaccionar, agrega, “vio que la muchacha no se movía y que tenía los ojos abiertos. Ante esa indeseada e inesperada situación, José Enrique le dio varias palmadas en la cara para ver si reaccionaba y, al comprobar que estaba muerta, al no cerrar los ojos ni dar señales de vida, cogió el cadáver en brazos y lo llevó corriendo hasta donde estaba estacionado su coche Alfa Romeo”.

Ocultación del cadáver

La última versión del Chicle añade que “colocó el cadáver a lo largo de los asientos traseros del vehículo, y a continuación, fue a buscar el bolso y el móvil de Diana María que habían caído al suelo”. Más tarde, se desplazó a Rianxo por la autovía de Barbanza. En el puente de Taragoña tiró por la ventanilla el móvil de Diana y terminó aparcando en la nave de Asados, donde “una vez comprobado que no había nadie en su interior, llevó el cadáver al sótano donde existe un pozo y le quitó la ropa por temor a que quedaran pelos u otros vestigios de él atrapados que pudieran identificarlo”.

Acto seguido introdujo el cuerpo en el pozo, de diez metros y con agua dulce “por los pies y, con la intención de hundir el cadáver, dejó caer a cada lado del cuerpo dos bloques de adobe unidos por un cable que cogió dentro de la nave. También arrojó al pozo el bolso que llevaba Diana María”.

El_chicle_2

Enrique Abuín Gey, alias El Chicle

Al día siguiente, en Padrón, El Chicle arrojó la ropa de la joven en un contenedor, algo que no se cree la Fiscalía, que da por incierto el lugar elegido por el acusado para deshacerse de pruebas trascendentales en el caso que consigan una sentencia condenatoria para este asesino.

COMPARTIR: