24 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nuestro periódico aporta la sentencia dictada en Estados Unidos en la que se dictamina que la tenista debe asumir la decisión de la justicia española

Arantxa pierde otro partido en su batalla contra Josep Santacana: la Corte de Miami asegura que acudió con 'mala fe' al juicio

Exclusiva Arantxa Sánchez Vicario.
Arantxa Sánchez Vicario.
Arantxa Sánche Vicario sigue recibiendo malas noticias provenientes de los tribunales de justicia. En este caso de Estados Unidos. La Corte de Miami ha dictado una durísima sentencia donde remarca las aviesas intenciones de la tenista a la hora de trasladar su divorcio a América, intentando que no se tuvieran en cuenta las capitulaciones matrimoniales que firmó en su día para casarse y que son habituales en el derecho catalán. Ahora la tenista ya está divorciada en ambos países.

La justicia estadounidense le ha dado un varapalo a Arantxa Sánchez Vicario. La Corte de Miami coincide con el Juzgado de Instrucción nº 2 de Esplugues de Llobregat (Barcelona). Es decir, considera válidos los contratos prematrimoniales que la laureada tenista firmó con su ex marido el empresario Josep Santacana, debido en su día a la presión ejercida por sus padres, Marisa y Emilio.

Ahora, en los dos países, Estados Unidos y España, Arancha y Josep ya están divorciados en primera instancia. La sentencia americana, dictada el pasado dos de mayo por la Jueza Esperanza Espinosa Dennis, es demoledora para Arantxa. La Jueza americana no encuentra creíble el testimonio de la gran tenista española, ya que considera que entra en conflicto directo con las pruebas. “The Court does not give great weight to the testimony of the Wife as the Court does not find her to be a credible witness and her testimony at times conflicts with other evidence in the case. ("El Tribunal no le da gran importancia al testimonio de la Esposa, ya que el Tribunal no encuentra que ella sea una testigo creíble y su testimonio a veces entra en conflicto con otras pruebas en el caso)", se puede leer en la sentencia.

Por su parte, la Jueza sí encuentra creíble el testimonio de Josep Santacana y cree que es consistente con las pruebas que se aportan. “The Court gives great weight to the testimony of the Husband as the Court finds him highly credible and his testimony is consistent with other evidence in the case. ("La Corte le da gran importancia al testimonio del marido ya que la Corte lo encuentra altamente creíble y su testimonio es consistente con otras pruebas en el caso)", se señala en la sentencia.

La parte más dura de la sentencia es la que se refiere al testimonio que aportaba la defensa de la tenista. Se trataba de un ex juez español que acudió a la Corte Americana para hablar sobre derecho castellano y catalán y la no validez de los contratos prematrimoniales de la pareja. "El Tribunal considera que la Esposa acude al Tribunal con las manos sucias y presentó una simple petición de divorcio, sin ni siquiera MENCIONAR el Prenupt o Postnupt español, todo fraudulento para intentar reclamar al marido sus bienes, cuando tienen propiedades separadas según los pactos, y que pagara sus propias infracciones tributarias penales españolas pendientes desde el año 2000 y que son exclusivamente deudas de ella adquiridas incluso antes del matrimonio”, afirma la sentencia traducida.

La Jueza de Estados Unidos da la razón a Santacana y declara que los tribunales españoles, y no los americanos, son los competentes para conocer del divorcio de la tenista y Santacana.

 

La Jueza de Estados Unidos le da la razón a Josep Santacana y su equipo de abogados Winkels abogados en España y Luis Padrón asociados en USA, y declara que son los tribunales españoles, y no los americanos, los competentes para conocer del divorcio de la tenista y el empresario catalán, por lo que, en teoría, ya estarían divorciados. 

El futuro de Arantxa parece poco esperanzador. Según fuentes cercanas a Arancha Sánchez Vicario la tenista podría haberse gastado en torno a 350.000 euros sólo en el conflicto judicial en España. Además, la sentencia de la Corte de Miami puede ser contraproducente para el recurso que la defensa de la deportista ha interpuesto ante la Audiencia Provincial de Barcelona en su demanda de divorcio, ya que que en él se alegaba la posible resolución interpuesta en los Juzgados Americanos donde se esperaba una resolución positiva para ella.

Sola ante Luxemburgo

Estas duras sentencias en contra de Arantxa podrían abrir la puerta a algo peor. Su pleito con el Banco de Luxemburgo. A principios del verano de 2018, Josep Santacana, el marido de la tenista Arancha Sánchez Vicario, llegaba a Barcelona para poner en orden todo su patrimonio empresarial, sus bienes y sus empresas ante la petición de prisión preventiva que solicitó el Banco de Luxemburgo para ella y su todavía marido.

El grave problema con el que se enfrenta ahora la pareja, es su pleito con esta entidad bancaria, mucho más que su divorcio.

Se trata de poner en orden todo un entramado generado con el dinero que la tenista ganó durante sus muchos años como número uno del deporte mundial y que en 2010 se estimaba en unos 35 millones de euros. 

La preocupación de la todavía pareja es máxima al ampliarse hace unos meses la querella por alzamiento de bienes y fraude de acreedores en el Juzgado nº 4 de Barcelona. El Banco de Luxemburgo, que logró una sentencia favorable por la vía civil, aún no ha cobrado absolutamente nada y, por ello, a finales de enero de 2018 se fueron a la vía penal solicitando penas de cárcel. Arantxa, una vez divorciada de Santacaca, tendría que hacer frente a este problema ella solo. Todo un abismo judicial que podría tener nefastas consecuencias para la tenista.

Sin novedad con respecto a los hijos

Con respecto a los dos hijos que comparte con Josep Santanca, la Jueza mantiene lo ya dictado en su momento por la Corte de Miami, en una sentencia donde primó el bienestar de los niños. En este acuerdo, que Arantxa no firmó, pero que está cumpliendo de facto, se establece una igualdad en el reparto del tiempo que los progenitores dedican a los hijos. 

El cumplimento de este pacto es controlado por un coordinador parental, figura muy común en Estados Unidos cuando se producen separaciones con hijos muy pequeños de por medio. En España comienza a ser común que se recurra a estos coordinadores parentales pero su uso no está tan extendido como en el país norteamericano.

Por el momento, según la información que obra en poder de Elcierredigital.com, Josep Santacana desembolsa unos 5.000 euros mensuales: 300 euros  en un cheque doméstico de manutención para su todavía mujer; 2.000 euros para financiar los seguros médicos, algo habitual en los Estados Unidos; y, el resto, para pagar la luz de la casa donde viven Arantxa con los dos niños, así como las facturas de teléfonos móviles e internet. 

Estas medidas fueron tomadas después de que Santacana probase ante la justicia estadounidense, mediante facturas de teléfono y otros elementos probatorios, que él sí quería ocuparse de sus hijos, desmintiendo así las acusaciones realizadas por su mujer en el momento más duro de su separación, cuando sus posturas eran muy enconadas.

COMPARTIR: