08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es jefe de la Gendarmería Real marroquí y estuvo en el movimiento que llevó a cabo la ocupación marroquí del Sáhara español

Fernando Grande-Marlaska concede la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil al general Mohammed Haramou, que participó en la Marcha Verde siendo un niño

El jefe de la Gendarmería Real, Mohamed Haramou
El jefe de la Gendarmería Real, Mohamed Haramou
El Ministerio del Interior ha otorgado la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil a Mohammed Haramou, el jefe de la Gendarmería Real de Marruecos. Haramou es un general con una amplia trayectoria en materia de seguridad nacional y, entre su historial, cuenta un hecho polémico a la hora de valorar la insignia recibida: haber participado siendo un niño en la Marcha Verde, el movimiento de ocupación del Sáhara español por parte de Marruecos que provocó un conflicto diplomático.

Este lunes el Ministerio del Interior dirigido por Fernando Grande-Marlaska ha publicado en el BOE la concesión de la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil al jefe de la Gendarmería Real de Marruecos, Mohammed Haramou. Se trata del máximo distintivo que se puede conceder de entre las insignias de la Orden del Mérito de la Guardia Civil y se otorga a través de Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros.

Este premio se entrega a oficiales generales, personal civil, unidades, entidades y patronazgos por sus “sobresalientes méritos y circunstancias que concurran en ellos relacionados con el Cuerpo de la Guardia Civil o la seguridad pública”. Con estos requisitos, el último en beneficiarse de este mérito ha sido el Comandante en Jefe de la Gendarmería Real del Reino de Marruecos.

mohamed_haramou_rey_mohamed_vi

Mohammed Haramou junto al Rey de Marruecos Mohamed VI 

Mohammed Haramou fue nombrado jefe de la Gendarmería a sus 53 años el 4 de diciembre de 2017 por el Rey Mohamed VI, sustituyendo al general Hosni Bensliman, de 81 años, y uno de los hombres que más años llevaba en altos cargos marroquís. Bensliman sobrevivió al cambio de reinado de 1999, puesto que fue nombrado por Hasán II, el padre de Mohamed VI, en 1972.  Haramou es discípulo de este emblemático general y accedió al puesto gracias a su apoyo.

La Gendarmería Real de Marruecos es un cuerpo similar a la Guardia Civil en España. Fue creada el 29 de abril de 1957 y es una fuerza pública encargada de "garantizar la seguridad pública y garantizar el mantenimiento de la orden y la ejecución leyes". Este organismo "es una parte integral de las Fuerzas Armadas Reales" y está formada por "soldados de carrera, suboficiales y oficiales". La Gendarmería es militar en su "organización jerárquica, sus medios, su administración y su forma de mando".

Haramou participó en la Marcha Verde

Haramou, un hombre muy vinculado con la lucha contra el yihadismo islámico y gran valedor de los servicios secretos españoles, cuenta con una larga trayectoria profesional. Pero tiene una mancha en su historial.  Un antecedente un tanto polémico a la hora de valorar la insignia otorgada.

Este general llegó a participar siendo un niño en la famosa Marcha Verde, el movimiento planeado por el Rey Hassan II que llevó a cabo la ocupación del Sáhara español por parte de Marruecos en 1975. Aunque afirman desde el Ministerio del Interior que lo hizo con su familia y miles de marroquíes más, que se lanzaron sobre las posiciones españolas en el Sáhara. Los soldados españoles ante la llegada de cientos de mujeres y niños no dispararon para defender sus posiciones y España abandonó el Sáhara.

Su historia siempre ha estado ligada a la actividad militar y a los servicios secretos. Desde temprana edad quiso unirse a las filas de las Fuerzas Armadas del Reino de Marruecos, y así lo haría. Antes de su último nombramiento, ostentó el puesto de comandante del Grupo de Escuadrones de honor de la Gendarmería Real, cuerpo encargado de la protección y escolta de altas personalidades marroquíes, incluido el Rey.

Más tarde alcanzó el rango de coronel y, posteriormente, el de general de división, todo ello bajo la supervisión y el consejo de Hosni Benslimane. De hecho, la relación profesional entre ambos es tan estrecha que entre sus conocidos le llaman “el potro” de Benslimane.

Los expertos definen a Haramou como alguien "muy discreto y fiel a la monarquía", así como un conocedor de la geopolítica de Marruecos, sus estrategias y sus desafíos, según la información publicada en distintos diarios marroquís. Asimismo, Haramou cuenta con una amplia trayectoria en el aparato de seguridad nacional, habiendo realizado diferentes misiones por todo el país y colaboraciones con todos los servicios secretos extranjeros. Quizá por eso haya logrado este privilegiado distintivo que le ha otorgado el ministro Fernando Grande-Marlaska.

COMPARTIR: