28 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las granadas fueron halladas por agentes del GEAS de la Guardia Civil durante unas prácticas en Monreal del Campo

La Guardia Civil localiza cinco granadas de mortero de la Guerra Civil sumergidas en un acuífero de Teruel

Momento de la extracción de las granadas.
Momento de la extracción de las granadas.
Agentes del Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS) de Huesca, de la Guardia Civil, que se hallaban realizando prácticas de submarinismo en un acuífero de la localidad turolense de Monreal del Campo localizaron una granada de mortero que se encontraba en el fondo de dicho acuífero. Tras varias inmersiones los especialistas lograron recuperar cinco explosivos en total de la Guerra Civil.

Sobre las 10.30 horas del lunes agentes pertenecientes al Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS) de Huesca, que se hallaban realizando prácticas de submarinismo en el acuífero “Los Ojos del Río Jiloca” de Monreal del Campo (Teruel), localizaron una granada de mortero que se encontraba en el fondo de dicho acuífero.

De inmediato se dio aviso a los Técnicos Especialistas en Búsqueda y Localización de Artefactos Explosivos de la Guardia Civil de Teruel (TEBYL) y del Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil de Zaragoza, quienes se trasladaron al lugar para proceder a la inspección de este material.

Realizada una búsqueda más intensa en el acuífero los GEAS localizaron otras 4 granadas de idénticas características, sumergidas en el lodazal del fondo del acuífero, y procedieron a su extracción.

Una vez inspeccionadas por los especialistas del GEDEX, se verificó que se trataba de 5 granadas de mortero de 81 mm de calibre procedentes de la Guerra Civil, similares a las 538 halladas en verano de 2017 en el mismo lugar.

Estos artefactos fueron trasladados a una cantera ubicada en las inmediaciones, guardando las medidas oportunas de seguridad, donde se neutralizaron por los especialistas mediante explosión controlada.

Durante el presente año, el Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos de Zaragoza, ha procedido a la neutralización de un total de 135 artefactos explosivos procedentes de la guerra civil localizados en diferentes lugares de Aragón. Concretamente 63 proyectiles de artillería, 32 granadas de mortero, 34 granadas de mano, 3 bombas de aviación, 1 granada de fusil y dos espoletas.

Peligrosidad de estos artefactos

Es importante resaltar la extrema peligrosidad de estos artefactos. Si no se les somete a ninguna acción permanecen en estado “latente”, pero en caso de manipulación, por pequeña que sea, el resultado más probable es la explosión. En muchas ocasiones existe un exceso de confianza debido al aspecto deteriorado del artefacto por la acción del óxido y el paso del tiempo, pero es necesaria la reiteración de que la mayoría tienen intacta su carga explosiva y son muy peligrosos.

Cinco de los explosivos encontrados.

Si alguna persona tiene contacto con algún objeto que despierte sospechas de ser un artefacto explosivo se recomienda: No tocar, mover ni alterar en modo alguno el objeto. Señalar el lugar para poder reconocerlo posteriormente. Dar aviso a la Guardia Civil por los medios que permitan mayor rapidez

En el caso de que alguna persona tenga en su domicilio algún objeto que considere peligroso: Dar aviso al cuartel de la Guardia Civil más próximo. La atención de estas incidencias es prioritaria y se desaconseja totalmente transportar el objeto hasta un lugar apartado y abandonarlo allí, ya que, además del peligro inherente al transporte, se abandona un objeto peligroso a una situación descontrolada volviéndose más peligroso dado que puede sufrir acciones que le hagan explosionar.

Igualmente importante recordar que estos artefactos no explosionan espontáneamente si no se les somete a alguna acción, como la manipulación o fuego, por lo que, ante su hallazgo, hay que mantener la calma y seguir las recomendaciones dadas.

COMPARTIR: