27 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Paloma Maseda, una de las afectadas, pide que se identifique a los autores y que se frene la difusión de las imágenes tras captarlas en la vía pública

Graban a mujeres orinando y lo suben a webs porno: Las víctimas de A Maruxaina se niegan a que la Justicia cierre su caso

Una de las imágenes captadas.
Una de las imágenes captadas.
Un centenar de mujeres fueron grabadas mientras orinaban en la calle durante las fiestas de A Maruxaina, en la localidad lucense de San Cibrao. No sabían que las estaban captando, ni mucho menos imaginaban que esas imágenes acabarían circulando en páginas web porno gratuitas y de pago. Un año después, al percatarse de que esas imágenes circulaban por la red, presentaron una denuncia colectiva para dar con los autores. No obstante, la Justicia no ve indicio de delito y ha sobreseído la causa.

En el verano de 2020, un centenar de mujeres descubrieron que su cara y sus partes íntimas estaban colgadas en páginas web de contenido pornográfico. Tal y como  adelantaba el pasado domingo el programa de Telencinco, Viva La Vida, todas ellas habían sido grabadas, sin su conocimiento ni consentimiento, mientras orinaban en la calle durante las fiestas de A Maruxaina, en la localidad lucense de San Cibrao, un año atrás. Desde entonces, sus reivindicaciones no han cesado.

No es para menos. Paloma Maseda, una de las víctimas que pone voz a este caso, cuenta que se percataron de lo sucedido porque la pareja de una de las afectadas encontró un anuncio en Internet que aludía a esta romería marinera. Al pinchar sobre el enlace, este le dirigió automáticamente a una página pornográfica y, allí, reconoció a vecinas, conocidas y también a su novia. “Fue un boca a boca, las propias víctimas nos organizamos y nos encargamos de revisar todos los vídeos que circulaban, seis grabaciones de una hora de duración cada una. Fuimos identificando a las mujeres, anotando el minuto exacto en el que aparecían sus rostros, e informándolas de lo sucedido”.

Uno de los vídeos subidos por el individuo responsable de las grabaciones ocultas en las fiestas de A Maruxaina. 

Nada más tener conocimiento de los hechos, cuenta, las más de 80 víctimas identificadas, entre las que se hallan varias menores, acudieron a los tribunales. No fue una experiencia fácil, "muchas de las víctimas son niñas y adolescentes, que se sienten avergonzadísimas. Imagínate lo que se siente, una mezcla de rabia, impotencia e indignación”. Unos sentimientos que la Justicia, de momento, no alivia. Y es que el Juzgado de Instrucción número 1 de Viveiro ha sobreseído provisionalmente su denuncia, esgrimiendo que fueron grabadas en la calle y que, por lo tanto, “quedaría fuera de la protección penal la captación de imágenes en lugares públicos”.

En concreto, el magistrado, en un auto del pasado quince de marzo, sostiene que las mujeres realizaron una conducta que las exponía en la calle, un ámbito público “en el que podían ser vistas por cualquier persona que por allí transitase, y es por ello que no suponen ningún ataque ni vulneración de la intimidad”. En este sentido, la resolución judicial hace referencia al artículo 197 del Código Penal, el cual establece que, para que haya delito, la captación de la imagen debe producirse en lugares cerrados al conocimiento externo, como una casa o un despacho, por ejemplo.

Juan Rivera, letrado de Egolegal Abogados,  un despacho que representa a cerca de una veintena de víctimas, explica que el juez ha cerrado la instrucción sin hacer ningún tipo de investigación, que es precisamente lo que reclaman sus representadas. “Los procedimientos penales, como este que nos ocupa, se dividen en dos partes. La primera, de instrucción, donde se llevan a cabo las investigaciones, y la segunda, el juicio, que tiene lugar una vez el juez considera que existe un delito. En esta ocasión, no obstante, el magistrado ha optado por sobreseer el caso sin llevar a cabo ningún tipo de indagación, al considerar que no existe delito por encontrarse en la vía pública. Por ello hemos presentado un recurso de reforma, con la esperanza de que el magistrado cambie de criterio y realice las investigaciones pertinentes".

En este sentido, explica, además, que las mujeres afectadas por las grabaciones estaban en un lugar apartado, lejos de la vista de cualquier persona,  y que el autor o autores de los hechos utilizaron artificios de grabación de forma insidiosa, por lo que "aunque no existe precedente como tal, sí se han dado casos en la justicia similares, como en baños públicos, por lo podría llegar a valorarse de otra manera a la defendida por el juez de Viveiro". 

Para las víctimas, “la decisión del magistrado sienta un precedente peligroso en este sentido y otorga total impunidad a los autores de las imágenes, contribuyendo a que estas personas lo sigan haciendo, no solo con mujeres adultas, sino con niñas y con menores, que es más grave”.

Vecinas de San Cibrao durante las protestas convocadas. 

Por ello, se niegan a que el asunto se cierre sin más, y ya han presentado recurso contra la decisión del juez, por lo que el asunto está ahora en manos de la Audiencia Provincial de Lugo. “Ya no se trata únicamente de que tengamos razón o no, sino de identificar a la persona que lo hizo y ponerle freno tanto a ella como a las páginas que están difundiendo los vídeos y que se están lucrando con ellos”, explica Paloma que, además, reivindica una regulación que “les quite las ganas de que lo vuelvan a hacer” para que las que vienen detrás no tengan que pasar por lo mismo. “Hay cantidad de vídeos de cámaras ocultas en esas webs porno. Esto le puede pasar a cualquiera y no solo en la calle, también en gimnasios, en un probador de una tienda de lencería…”

Por desgracia, casos como el de las mujeres grabadas en San Cibrao distan mucho de ser una excepción. Hace tan solo tres semanas, la Policía Nacional detenía en Dénia  a un hombre de 42 años por presuntamente instalar una cámara espía en el cuarto de baño de su vecina. La misma semana, en Zaragoza, otro hombre de 54 años era arrestado por grabar sin su consentimiento a mujeres con fines sexuales, mediante la instalación de dispositivos ocultos en las habitaciones y el cuarto de baño que previamente les había alquilado. En diciembre del año pasado, la plataforma de  pornografía Pornhub eliminó más de la mitad de todos sus contenidos en una operación con la que pretendía evitar la difusión de vídeos ilegales, muchos de ellos obtenidos de manera ilícita y sin el consentimiento de las víctimas.

Uno de los vídeos subidos por el individuo responsable de las grabaciones ocultas en las fiestas de A Maruxaina. 

Precisamente esta es otra de las reivindicaciones que reclaman las mujeres captadas durante las fiestas de A Maruxaina. "Queremos que se retiren las imágenes, sabemos que es un proceso difícil, pero no nos rendimos". En este sentido, explica Paloma, en el pasado ya solicitaron a las propias webs la eliminación del contenido, sin embargo, no obtuvieron respuesta. Ahora, lo intentarán a través de Protección de Datos, a quienes ya han remitido un escrito conjunto. 

Investigación insuficiente 

Las víctimas denuncian el desamparo institucional, y la falta de diligencias por parte de las autoridades para dar con los autores de las grabaciones que, según opina Maseda, "sabían bien lo que hacían y que ese callejón era utilizado por los asistentes para orinar", ante la gran aglomeración que se produce cada año en las fiestas del pueblo y la escasez de urinarios públicos.

Además, tal y como puede verse en las grabaciones, las imágenes son de alta resolución, y el montaje, que incluye varias perspectivas, "está pensado para que se reconozcan las caras y va a por las mujeres". Sin ir más lejos, los momentos en que aparecen hombres se cortan.

Una de las imágenes captadas por las cámaras ocultas. 

Por otra parte, en sus pesquisas, las denunciantes han descubierto que uno de los vehículos que se utilizaron para ocultar las cámaras era de alquiler. “Es un hilo del que los investigadores podrían tirar, ya que, además, durante las fiestas el pueblo queda cerrado al tráfico, y nadie que no sea del entorno del pueblo puede acceder”.

COMPARTIR: