18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este veterano de la guerra de Vietnam recibió en febrero de 2019 una compensación de 21 millones de dólares por los años que estuvo en prisión

Craig Coley, un inocente que perdió 39 años de su vida encerrado en prisión por un doble crimen que nunca cometió

Craig Coley estuvo 39 años en prisión por un doble crimen que nunca cometió
Craig Coley estuvo 39 años en prisión por un doble crimen que nunca cometió
Este hombre fue encerrado en el año 1979, tras ser acusado de matar un año antes a su exnovia Rhonda Wicht de 24 años y al hijo de esta, Donald de tan solo cuatro. Su caso no pudo revisarse hasta el año 2016, ya que, en 1980, después de ser condenado el tribunal en instancia decidió destruir las muestras de ADN.

La historia de Craig Coley es como la de tantos otros que permanecen más de media vida en prisión siendo inocentes por culpa de un error judicial. El caso de este hombre comienza en 1978, cuando encuentran muertos por asfixia en una casa de la ciudad californiana de Simi Valley a su exnovia Rhonda Wicht, de 24 años, y al hijo de esta, Donald, de tan solo cuatro. El hombre, un veterano de la guerra de Vietnam, es declarado culpable por la violación y asesinato de Rhonda y la muerte del hijo y entra en prisión en 1979, cuando él todavía tenía 32 años.

Tras pasarse media vida entre rejas, en 2016 la Policía y la Fiscalía reabren su caso después de que un agente retirado tuviera dudas sobre la culpabilidad de Coley. Un año después, en noviembre de 2017, se pudo demostrar su inocencia, por lo que el Gobernador de California, Jerry Brown, le indultó. Coley tenía ya 71 años.

Su caso es uno de los más sonados en Estados Unidos, ya que se evidenció la falta de pruebas reales contra este hombre desde el principio. Lo que fundamentaba su inocencia era una muestra de ADN encontrada en el lugar del suceso no coincidía con Coley. Esas “muestras biológicas” se encontraron en la camiseta de Donald y también en el cuerpo de Witch, en concreto semen y saliva.

Craig_Coley_2

Craig Coley (dcha.) siendo detenido por el doble crimen cometido

Este hombre solo llevaba un año en la cárcel cuando recibió un nuevo varapalo. En 1980, el tribunal de primera instancia ordenó destruir las muestras de ADN. Aunque, había un pequeño rescoldo de luz para Coley, ya que un laboratorio privado las había guardado y las pudo volver a examinar.

Testimonios erróneos y pruebas contradictorias

Además del ADN, otro gran error que provocó la encarcelación de Coley, fue la veracidad que se le dio al testimonio de un vecino. El suceso ocurrió casi al amanecer, entre las 5 y 6 de la madrugada. Un vecino declaro que, sobre las 5:30 se despertó por culpa de una pelea y que, al mirar la ventana, vio la camioneta de Coley.

No obstante, cuando el exconvicto fue interrogado, afirmó que a las 4:30 se hallaba en un restaurante y que sobre las 4:45 acercó a un amigo a su domicilio y después se fue a casa. Incluso compañeros de trabajo respaldaron su versión.

Como parte de la investigación, la policía fue al edificio de apartamentos donde vivían los vecinos y determinaron que habría sido difícil distinguir la camioneta de Craig Coley. De la misma manera, admitieron que no le identificaron en el interior de la vivienda cuando ocurrió el crimen.

Una tercera incongruencia no se tuvo en cuenta en 1978. La puerta de la casa de Rhonda Wicht había sido forzada, algo que generaba incertidumbre, ya que el propio Coley tenía una copia de la llave de la vivienda.

Craig_Coley_3

Rhonda Wicht y su hijo Donald

Los principales argumentos que sostuvo la fiscalía durante el juicio fueron muy básicos, Coley tenida heridas en el cuerpo y en su casa habían encontrado una camiseta de un niño y una toalla con sangre, unas pruebas que no demostraban nada. El resultado: Craig Coley, inocente, 39 años en prisión. Incluso casi dos años después de salir, no se sabe nada todavía del verdadero culpable.

Fuerte indemnización

Después de casi un año y medio como hombre libre, en febrero de 2019, el Estado le dio a Craig Coley 21 millones de dólares (18,5 millones de euros) por haberse pasado casi cuatro décadas entre rejas condenado injustamente. “Si bien ninguna cantidad de dinero puede compensar lo que le sucedió al señor Coley, resolver este caso es lo correcto para el señor Coley y nuestra comunidad”, dijo en aquel entonces el administrador de Simi Valley, agregando que haber ido juicio habría sido costoso e irresponsable.

A menudo, las personas que han estado en la cárcel injustamente condenados se enfrentan a batallas por su compensación, ya que en distintas ciudades se culpan a las administraciones anteriores, además de disputarse la suma monetaria que equivalga a una expiación.

En el caso de Coley fue así, ya que todos los niveles del gobierno aparecieron en el caso. El Departamento de Policía de Simi Valley reabrió el caso, obteniendo el apoyo del Fiscal de Distrito del Condado de Ventura, Gregory Totten.

Jerry Brown indultó a este veterano y la Junta de Compensación de Víctimas de California le otorgó casi 2 millones de dólares (1,8 millones de euros), 140 dólares (128 euros) por cada uno de los 13.991 días que Coley estuvo en prisión. La ciudad, por su parte, le pagó alrededor de 4,9 millones de dólares (casi 4,5 millones de euros) y el restó provino de seguros y otras fuentes.

Craig_Coley_4

Craig Coley disfrutando de su libertad

A un mes del aniversario de su salida de prisión, Craig Coley es un hombre libre por derecho. Su caso ha sido llevado a la pequeña pantalla en forma de documentales, enseñando así que la inocencia se puede demostrar, aunque pasen cuarenta años, como ha sido en el caso de este hombre.

COMPARTIR: