24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Este lucense de 64 años está casado, tiene 2 hijas, es abogado del Estado y está al servicio del monarca español desde diciembre de 1995, hace 25 años

Jaime Alfonsín, la figura clave en la vuelta del Rey Emérito a España: El silencioso jefe de la Casa Real

Jaime Alfonsín tras los reyes.
Jaime Alfonsín tras los reyes.
Jaime Alfonsín no aparece en fotografías, o al menos intenta no hacerlo. Siempre en un segundo plano, a la sombra de Felipe VI desde 1995, cuando era Príncipe de Asturias. Brillante abogado del Estado, casado y con dos hijas, su vida privada es toda una incógnita, casi secreta. Pero lo que parece innegable es que su opinión es escuchada y muy a menudo seguida por el Jefe del Estado, Felipe VI, a cuyo servicio está desde hace 25 años.

Lo contaba el periodista Carlos Herrera, amigo personal del Rey Juan Carlos, hace unas semanas en su crónica del diario ABC: "Para que estés tranquilo, me voy", escribía que le dijo el Rey Juan Carlos al Rey Felipe. La reunión se habría producido en el despacho oficial del Rey Juan Carlos y habría sido Jaime Alfonsín, Jefe de la Casa Real, quien tomó la palabra y le habría dicho al Rey Emérito que debía abandonar La Zarzuela, porque así se lo había indicado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

Poco después la Casa del Rey publicaba una carta en la que agradecía la decisión de Don Juan Carlos de abandonar el país durante una temporada. Pero ahora quiere volver para pasar las navidades con su hija Elena y sus nietos Froilán y María Victoria. Juan Carlos de Borbón quiere regresar a su residencia habitual en el Palacio de la Zarzuela, pero ya se le ha negado esa posibilidad. Se especuló con que fuese a la vivienda de la familia en Puerta de Hierro, donde vivió su hermana Pilar hasta su fallecimiento hace un año. Pero esa casa está puesta en venta y permanece cerrada desde el fallecimiento de la Infanta Pilar, así que no parece estar acondicionada para acoger al Rey Emérito, que seguramente optará por ir con su hija Elena estas navidades, después a Sanxenxo unos días y seguramente comience el año en República Dominicana con su amigo Pepe Fanjul o en Miami en la mansión que tiene la familia de origen cubano allí.

Jaime Alfonsín en una foto oficial.

Lo que parece más claro es que será Jaime Alfonsín, el jefe de la Casa Real, quien puede influir decisivamente en la vuelta a España del Rey Emérito, ya que por mucho que se diga que Juan Carlos I es libre de ir y volver cuando le parezca es cierto que el padre no hará ningún movimiento que perjudique a su hijo Felipe VI, Jefe del Estado, y en medio se sitúa ahora Jaime Alfonsín.

Pero ¿quién es Jaime Alfonsín? Hace tres meses el futuro de Alfonsín parecía no atravesar un buen momento, tras especularse con su sustitución por Jaime Pérez Renovales, un hombre de la confianza de la banquera Ana Patricia Botín. Sin embargo, Alfonsín, abogado del Estado, ocupa este puesto desde que Felipe VI accediera al trono en 2014, pero trabajó para el entonces príncipe desde 1995. Se formó con su inmediato superior Domingo Martínez Palomo, Secretario General de la Casa, un binomio perfecto y gozando de la máxima confianza tanto del monarca como de la Reina Letizia Ortiz.

Su biografía oficial dice que Jaime Alfonsín Alfonso nació en Lugo el 18 de agosto de 1956. En 1978 se licenció en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, obteniendo el primer premio extraordinario de su promoción.

En 1980 ingresó en el Cuerpo de Abogados del Estado. Como Abogado del Estado ha prestado servicios en las Delegaciones de Hacienda de Teruel y Cuenca; en el Ministerio de la Presidencia; en el Tribunal Supremo y en la Asesoría Jurídica de la Comisión de la Unión Europea. Ha desempeñado el cargo de Director General de Cooperación con los Regímenes Autonómicos del Ministerio de Administración Territorial.

Desde 1984 hasta 1992 fue Secretario General y Jefe de la Asesoría Jurídica de Barclays Bank, y desde 1992 a 1995 ejerció la abogacía en el prestigoso despacho de abogados Uría & Menéndez, encargados de redactar las capitulaciones matrimoniales previas a la boda del entonces Príncipe de Asturias con Letizia Ortiz, antes intervino decisivamente en la crisis durante el noviazgo con la modelo Eva Sannum. Asimismo, ha sido Profesor de Derecho de la Unión Europea en ICADE y Profesor de Derecho Fiscal en la Universidad Autónoma de Madrid. Está casado y tiene dos hijas.

Alfonsín detrás de los Reyes.

En diciembre de 1995 se incorporó a la Casa de Su Majestad el Rey como Jefe de la Secretaría de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y fue nombrado Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey el 23 de junio de 2014, por Real Decreto 542/2014, de 23 de junio de 2014. Dicen que la primera recomendación para formar parte de la entonces Casa del Príncipe llegó de Aurelio Menéndez, ministro de Educación con Adolfo Suárez.

Se casó con la abogada Natalia Uranga, a la que conoció en el despacho de Uria. El matrimonio tuvo dos hijas Natalia y María, bilingües en francés porque fueron al colegio Saint Chaumond. Natalia luego fue a la Universidad Francisco de Vitoria, donde mantuvo muy buena relación con Irene Vázquez, la mujer del exministro José María Michavila, profesora del centro universitario que falleció en 2013. La pequeña, María, estudió Derecho y Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia de Comillas y un año de Erasmus en la universidad francesa de Nanterre, luego hizo prácticas en el afamado despacho Garrigues y ahora realiza un master en la Universidad Carlos III. Se maneja perfectamente en inglés y francés. Alfonsín, de 64 años, además posee la gran Cruz del Mérito Naval con Distintivo Blanco y la Banda de la Orden Mexicana del Águila Azteca.

Desde que Felipe VI era príncipe y desde que accedió al trono Jaime Alfonsín lo ha acompañado a todos y cada uno de los viajes oficiales. Los que han trabajado de cerca dicen que su principal característica es la discrección. Por eso no es partidario de exponer al Rey demasiado a los medios de comunicación. Su cargo tiene rango de ministro, pero sus decisiones no pueden ser tomadas de la misma manera, ya que aquí se trata del padre de su jefe inmediato, el propio Rey y Jefe del Estado. Solo acude a los actos oficiales a los que acude el Rey y si Felipe VI no está en el lugar, Alfonsín tampoco. Cuando llega el momento de las fotografías Alfonsín da un par de pasos atrás y sale de los focos, por eso hay muy pocas fotos suyas junto a los monarcas. Tal es su discrección que fue Jaime Alfonsín el encargado de organizar la agenda del príncipe durante su noviazgo con Letizia Ortiz y nadie se enteró hasta que anunciaron la boda.

El trabajo de Alfonsín, como el sus predecesores, está establecido por un Real Decreto, dirige la secretaría general de la Zarzuela, los departamentos de Protocolo, Comunicación e incluso el Cuarto Militar. Alfonsín también administra el presupuesto de la Casa Real, firma contratos y ejerce de nexo de unión entre el Rey y Presidencia del Gobierno. Y, como está previsto, ejerce de portavoz oficial de la Casa Real, una función que no es precisamente de sus favoritas y en la que se ha prodigado poco, nada que ver con su antecesor Rafael Spottorno cuando convocó a los medios en 2011 para el comportamiento reprobable de Iñaki Urdangarin, entonces yerno real.

Hay quien ve la mano de Alfonsín detrás de algunos signos aperturistas y de transparencia como la decisión de prohibir aceptar regalos caros o la retirada del título de Duquesa de Palma a la infanta Cristina. Pero sus detractores le echan en cara que a pesar de la aparente transparencia, todavía se desconoce el presupuesto completo de la Casa Real, ya que el citado presupuesto nunca aparece desglosado por ministerios ya que Seguridad depende de Interior, los Palacios de Patrimonio Nacional, los vehículos del Parque Móvil de Hacienda, etc. Se conoce el total anual, los 7.800.000 euros de los que dispone el Rey para sueldos, trabajadores de Zarzuela y gastos corrientes pero no en qué se gasta cada euro.

Lo que es seguro es que hoy la voz de Alfonsín es respetada y valorada por el Rey Felipe VI y tenida muy en cuenta. Quizás Alfonsín no decida el regreso del Rey Emérito pero a buen seguro sí que será escuchado.

 

COMPARTIR: