25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El estadounidense cofundador de Open IA se reunió la semana pasada con Pedro Sánchez como parte de su gira por Europa

Así es Sam Altman, creador de ChatGPT: De 38 años, profeta apocalíptico y vegetariano

Sam Altman.
Sam Altman.
Sam Altman lidera OpenAI, la empresa responsable de crear el producto de mayor crecimiento en la historia, conocido como ChatGPT. Aunque este logro es notable, no es la meta principal de la compañía. Con tan solo 38 años, Altman aspira a la conocida como “inteligencia artificial general”, un sistema capaz de reproducir y mejorar las capacidades de un cerebro humano de forma autónoma.

Sam Altman, el líder de la empresa responsable de desarrollar ChatGPT y DALL-E, tuvo recientemente un encuentro con Pedro Sánchez en La Moncloa para abordar el futuro de la inteligencia artificial. Durante la reunión se debatió sobre la próxima Ley sobre IA que se encuentra en proceso de aprobación en la Unión Europea, que inicialmente contaba con el apoyo del empresario. No obstante, durante una conferencia en Londres realizada posteriormente, Altman dejó claro que retiraría sus servicios de Europa si no estaba de acuerdo con las regulaciones.

Aunque Sam Altman tiene 38 años y no posee la juventud típica de un fundador tecnológico, es considerado un ejemplo perfecto del espíritu de Silicon Valley. Para Altman es imprescindible la tecnología y considera que sin ella no habría democracia. “Hemos perdido nuestro sentido colectivo de optimismo sobre el futuro. Todos deberíamos actuar como si recuperarlo fuera un deber. El único modo que conozco para volver a ese optimismo es usar la tecnología para crear abundancia”, comentó en el mes de mayo en Toronto.

Su producto estrella: ChatGPT

Altman tiene una gran confianza en la tecnología, pero no es muy hábil en la venta de su producto estrella actual. A pesar de reconocer sus virtudes, también destaca las deficiencias de ChatGPT, un programa basado en inteligencia artificial (IA) que ofrece respuestas plausibles a la mayoría de preguntas.

En una conferencia reciente, Altman describió esta tecnología como "impresionante, pero no completamente sólida". El empresario comparaba su estrategia para lograr la inteligencia artificial general con el Proyecto Manhattan, liderado por Robert Oppenheimer para desarrollar la bomba atómica.

APADENICA denuncia a ChatGPT

ChatGPT.

Ahora, el creador de ChatGPT muestra una excesiva confianza en la posibilidad de alcanzar la inteligencia artificial general, aunque aún no sabemos si será algo factible. “El caso positivo es tan increíblemente bueno que pareces un loco hablando de ello. El peor acontecimiento posible es que todos la palmemos”, escribió en Twitter.

Y es que, además, Altman habla de manera natural sobre las profecías apocalípticas, llegando a hacer  comentarios en Twitter, en varias ocasiones, sobre el fin del mundo. “Tema de debate popular entre mis amigos: ¿el fin del mundo será por biología sintética, IA o escasez de energía/guerra?”, escribió.

Mucho tiempo antes de la pandemia, Altman ya se había unido a la comunidad prepper, un grupo de personas que se preparan para sobrevivir a un hipotético fin del mundo en la Tierra.

Quién es Sam Altman

Sam Altman, empresario y emprendedor estadounidense, nació el 22 de abril de 1985 en St. Louis, Missouri. Altman es reconocido por su papel en el ámbito de la tecnología y la inteligencia artificial, siendo el creador de ChatGPT. Con tan solo ocho años, a Altman ya le encantaba trastear con ordenadores.

Sam Altman.

En cuanto a los negocios se refiere, Altman destaca como presidente ejecutivo de OpenAI, una empresa de investigación en inteligencia artificial cuyo objetivo es desarrollar y promover IA beneficiosa para la humanidad. Fue durante 2015, en una cena junto a Elon Musk, Peter Thiel y otros socios de Silicon Valley, cuando decidieron fundar Open AI.

Su objetivo principal era desafiar a Google y DeepMind para evitar que fueran los únicos dominadores en el futuro de la explosión de la inteligencia artificial (IA). La relación entre Altman y Musk no terminó muy bien. Musk intentó tomar el control total de OpenAI, pero no se lo permitieron, y desde entonces ha tratado de obstaculizar sus actividades.

Antes de unirse a OpenAI, fue presidente de Y Combinator, una aceleradora de startups con sede en Silicon Valley. A lo largo de su carrera,  Altman ha participado en numerosos proyectos y ha invertido en diversas empresas emergentes de tecnología, siendo conocido por su visión futurista y su creencia en el potencial transformador de la inteligencia artificial.

Uno de los mayores hobbies de Altman es alquilar aviones para sobrevolar California. También le gustan los coches de carreras. De hecho, posee un par de McLaren y un Tesla antiguo. A Altman le gusta crear listas con metas físicas y empresariales anuales, que suele revisar regularmente. En cuanto a su alimentación, sigue una dieta vegetariana y practica el ayuno intermitente.

Su segunda 'startup'

OpenAI es la segunda empresa emergente cofundada por Altman. La primera fue Loopt, un proyecto que creó a los 19 años, abandonando sus estudios de ciencias de la computación en Stanford. Para su desarrollo, Altman obtuvo una financiación inicial de YCombinator, una reconocida plataforma que ha ayudado al nacimiento de otras exitosas empresas tecnológicas como Reddit, Dropbox y Airbnb.

loopt-2

Aunque logró vender Loopt —aplicación que permitía compartir la ubicación selectivamente con otras personas— por 43 millones de dólares, este joven empresario esperaba obtener un valor mucho mayor. A los 28 años, los fundadores de YCombinator le ofrecieron dirigir su plataforma.

Para Altman ganar más dinero no es una de sus prioridades. Y es que, tal y como ha asegurado en varias entrevistas, Altman ya ha ganado “más de lo que nunca" necesitará. Sin embargo, lo que más le interesa es el poder, llegando a tener numerosas inversiones en decenas de startups, con lo que genera mucho dinero.

Según Altman, solo recibe la seguridad social de OpenAI y las ganancias económicas no son su motivación. En 2016 declaró que no necesitaba demasiado: su casa en San Francisco, sus automóviles, su rancho en el sur de California y una reserva de 10 millones de dólares, cuyos intereses anuales le permitirían cubrir sus gastos. Para Altman, el resto de sus ingresos se destinaría a mejorar la humanidad.

De gira por Europa

El interés por Altman es considerable y su influencia hay que tenerla en cuenta. Por eso, ha organizado una gira mundial para escuchar y ser escuchado. Hasta ahora se ha reunido con los líderes de España, Francia, Reino Unido y Alemania.

Sam Altman junto a Pedro Sánchez.

Después de su charla en IE University en Madrid, pasó media hora conversando con los estudiantes que se hicieron fotos con él y le hablaron de sus proyectos buscando su opinión. 

Gracias a su posición en YCombinator, Altman se convirtió en una autoridad en el ámbito de las startups —empresas emergentes—. En 2014 ofreció un curso en Stanford llamado Cómo empezar una startup. Durante el curso presentó una ecuación matemática que se puede utilizar como herramienta: “El resultado —de una startup— es algo así como idea multiplicada por producto, por ejecución, por equipo y por suerte, donde la suerte es un número aleatorio entre cero y diez mil. Literalmente. Pero si lo haces realmente bien en las cuatro áreas que puedes controlar, tienes una buena probabilidad de al menos cierta cantidad de éxito”, explicó.

COMPARTIR: