27 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

SEGÚN LOS EXPERTOS, PLATAFORMAS COMO INSTAGRAM O FACEBOOK fomentan UNOS CÁNONES DE BELLEZA QUE AFECTAN DIRECTAMENTE A LA SALUD FÍSICA Y MENTAL

La cara oculta de los móviles: Su uso excesivo da depresión y aumento de la papada

Redes sociales
Redes sociales
Las principales redes sociales dotan de muchas ventajas y entretienen a millones de usuarios, pero también son dañinas y pueden resultar contraproducentes. Se genera una idealización de la realidad que apunta a una vida de ensueño donde la autenticidad escasea. las personas que están más pendientes de sus redes sociales son más propensas a sufrir enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión. Además un uso excesivo puede acarrear problemas para dormir y generar adicción.

Los jóvenes disponen de cualquier momento o lugar para el uso del teléfono móvil, esto facilita el acceso y genera una inquietud continua por saber qué está ocurriendo y que nos estamos perdiendo. Los medios sociales ocupan una gran parte de nuestro tiempo. El hecho de que sean muy accesibles y gratuitas dota a las redes sociales de unas normas que establecen una nueva organización social.

La razón por la que las redes sociales se han convertido en un factor tan integral en nuestra vida cotidiana es clara. Son el vehículo que la mayoría utilizamos a la hora de buscar actualizaciones de noticias, encontrar opciones de entretenimiento e incluso es una vía de comunicación. 

Las principales redes sociales dotan de muchas ventajas y entretienen a millones de usuarios, pero también son dañinas y pueden resultar contraproducentes. Facilitan el hecho de conocer gente nueva pero son un medio para el ciberacoso que agrava el problema existente con el acoso dificultando la idetificación del acosador, los bullies se aprovechan del anonimato que brindan las redes sociales para humillar a otros usuarios, dando lugar a graves consecuencias en las víctimas.

Plataformas como Instagram o Tik Tok establecen unos cánones ideales de belleza que desfavorecen a la sociedad, en las redes sociales todo es bonito y feliz, nadie muestra un mal día o una mala experiencia. Se genera una idealización de la realidad que apunta a una vida de ensueño donde la autenticidad escasea. Vivimos una época en la que ser influencer es un trabajo que genera cuantiosas cantidades de dinero y que establece figuras a seguir que diluyen la realidad.

El 90% de los adolescentes quiere ser popular en redes sociales - Marketing  Directo

Jóvenes usando las redes sociales

Las redes sociales perjudican las relaciones personales, provocan que desviemos nuestra atención de lo que vivimos en el momento a lo que vemos en nuestro móvil, reducen la comunicación y debilitan el desarrollo cognitivo de los más jóvenes. La aprobación social es la cima de las redes sociales, donde tener un millón de me gustas te hace tener más valor que quien tiene 100 me gustas.

La obsesión con la tecnología podría generar consecuencias negativas en el estado de ánimo. Son muchos los estudios que afirman que las personas que están más pendientes de sus redes sociales son más propensas a sufrir enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión. Además un uso excesivo puede acarrear problemas para dormir y generar adicción.

Los medios sociales tienen el objetivo económico de que los usuarios pasen el mayor tiempo posible en cada una de sus plataformas. La adicción es una condición psicológica que obliga al individuo a preocuparse por las redes sociales dañando la salud mental.

El perfil mayoritario del adicto es el de un joven de entre 16 y 24 años. Los adolescentes son los que tienen mayor riesgo de caer en la adicción, según los expertos, por tres motivos fundamentales: su tendencia a la impulsividad, la necesidad de tener una influencia social amplia y expansiva y la necesidad de reafirmar la identidad de grupo.

La salud física también se puede ver perjudicada por el avance de las nuevas tecnologías. Uno de los problemas más frecuentes es el síndrome del túnel carpiano que afecta y deforma las manos y muñecas. Pasar horas mirando una pantalla puede dar lugar a problemas de vista cansada. La pérdida de sueño y la intranquilidad son otras de las deducciones que produce el uso del teléfono móvil.

El sedentarismo es otra de las consecuencias, dando lugar a la falta de ejercicio, ya que las redes sociales disminuyen en gran medida el tiempo que pasaría un individuo haciendo ejercicio. Mirar durante mucho tiempo en determinadas posturas podría generar el crecimiento de la papada y la desviación de la columna cervical.

COMPARTIR: