09 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tenía un coeficiente de 160, apareció en un programa de citas en la ABC y estudió artes en Nueva York con el famoso director polaco de cine

La historia de Rodney Alcala: De alumno aventajado de Roman Polanski a asesino y violador

Rodney Alcala
Rodney Alcala
Rodney Alcala fue un asesino serial, mayormente reconocido por haber participado en un programa de la American Broadcast Company llamado "The Dating Show". Este sujeto tenía un coeficiente intelectual significativamente superior y durante muchos años evadió a la justicia mientras se hacía pasar por fotógrafo para atraer a mujeres jóvenes e incluso niñas para poder abusar sexualmente de ellas y luego estrangularlas. A día de hoy muchos golpes de suerte le mantienen lejos de la pena de muerte.

En 1978 salió al aire un episodio del famoso programa estadounidense “The Dating Game”. La premisa de este programa era sencilla. Una joven conversaba a ciegas con tres hombres para poder elegir a uno de ellos al final del programa nocturno. Esa noche la joven concursante era Cheryl Bradshaw y de entre los tres concursantes masculinos uno se destacaba claramente de los demás.

Rodney Alcala disparó los índices de audiencia esa noche. Su actuación fue descrita como brillante, sus respuestas despertaban las carcajadas del público y Bradshaw no podía disimular su sonrisa, ni su favoritismo por el “soltero número uno”, como había sido presentado Alcala. Esa noche Cheryl se iba del plató, sin saberlo, con un asesino en serie que para el momento había asesinado a varias mujeres y a una niña. Las había violado a todas antes y después de matarlas. Las pruebas psiquiátricas revelarían más adelante que este hombre era además un genio con un cociente intelectual de 160, muy por encima de la media mundial

Rodney Alcala en "The Dating Show"

Por suerte, Cheryl no corrió la misma suerte que las demás víctimas del asesino. Su comportamiento siniestro despertó las alarmas en la joven quien decidió no volver a verlo y se encomendó a la protección de su familia.

El primer encontronazo del concursante de televisión con la justicia se produjo en Hollywood, en 1968, cuando un motorista denunció a las autoridades que lo había visto irse a casa con una niña pequeña que no había llegado al local con él. Cuando los agentes llegaron a su apartamento encontraron a la niña semi consciente. Había sido golpeada con una tubería de metal en la cabeza, violada y sufría una grave hemorragia vaginal. El agresor había huido.

Antes de los ataques Alcala había servido en el Ejército estadounidense, sin embargo, en 1964 sufriría un ataque de nervios y huiría a casa de su madre. Fue capturado como un desertor y sometido a evaluación psiquiátrica. Las pruebas determinaron que no era apto para permanecer en el cuerpo de soldados.

Alumno de Roman Polanski

Inició una nueva vida lejos de Hollywood. Se mudó a la ciudad de Nueva York y se matriculó en la Universidad de la ciudad, donde estudiaría cine con el nombre de John Berger, bajo la tutela del mismísimo Roman Polanski conocido por ser el director de la película de culto La Semilla del Diablo.

En 1971 ejerció como profesor de arte en un campamento en el estado de New Hampshire, su nombre falso poco había variado. Se hacía llamar John Burger. Ese mismo año atacaría a una azafata de Trans World Airways, Cornelia Crilley. Las autoridades la encontraron en su apartamento en el distrito neoyorquino de Manhattan. La autopsia reveló que había fallecido estrangulada y había sido violada. De alguna manera Alcala se las arregló para no dejar pruebas.

El famoso director de cine Roman Polanski junto a su mujer Sharon Tate

Ese año el crimen por el que sería arrestado sería la violación e intento de asesinato de una niña, Tali Shapiro. Los padres de la menor se negaron a testificar, así que finalmente el atacante solo sería juzgado por un cargo menor de agresión.

Cumplió 17 meses de prisión antes de lograr la libertad condicional en 1974. Sin embargo, tan solo dos meses más tarde volvería a atacar a una menor. Intentó violar a una joven de 13 años llamada Julia, por lo que fue nuevamente enviado a prisión hasta 1977.

El violador y asesino vuelve una vez más a Manhattan, donde se sospecha que asesinó a Ellen Jane Hover, de 23 años. Según supieron los investigadores, la joven tenía una entrevista con un fotógrafo llamado John Berger, uno de los alias utilizados por Alcala. Su cuerpo apareció cerca de la finca Rockefeller en el condado neoyorquino de Westchester.

Durante un tiempo trabajó como tipógrafo del diario Los Ángeles Times, mientras convencía a sus compañeros de ser un gran fotógrafo de éxito. Hecho que respaldó mostrando fotos de muchas mujeres y hombres, también adolescentes. Todas las fotos tenían una temática sexual.

The Dating Game en 1978 fue, sin duda alguna, uno de los manifiestos audiovisuales más famosos de la criminología, de cómo funcionaba la mente de este asesino, cuyo carisma era muy similar al que poseía otro famoso asesino de mujeres, Ted Bundy. En el famoso programa de la American Broadcast Company (ABC) donde las jóvenes buscaban el amor Alcala hizo cometarios satíricos y subidos de tono. El presentador, Jim Lange, estaba encantado y el público aplaudía cada vez que Rodney intervenía. Lamentablemente para él, nunca pudo acabar con su víctima de esa noche, la joven Cheryl Bradshaw. Sin embargo, el asesino no se rindió en la búsqueda de otras víctimas.

Rodney Alcalá en "The Dating Game Show"

El año siguiente, en 1979, después de posar para las fotos del asesino, la joven Monique Hoyt, de 15 años, fue violada y dada por muerta. Los investigadores que seguían la pista del famoso violador y asesino estaban cada vez más cerca.

Error fatal y retrato robot

La última víctima sería la pequeña Robin Samsoe, de 12 años, quien posó, sin saberlo, para las fotos de su verdugo en Huntington Beach, en el estado de California. Su cuerpo apareció en ya en descomposición dos semanas más tarde. Sus amigos declararían que un sujeto pidió hacer fotos de la niña para su estudio y se fueron juntos. No volvieron a saber de ella hasta el hallazgo de su cadáver.

Con la descripción que dieron los amigos de Robin, los investigadores pudieron elaborar un retrato robot, este retrato llegaría casualmente a las manos del oficial de libertad de Rodney, quien lo reconoció de inmediato. Una taquilla perteneciente al asesino fue revisada en la ciudad de Seattle, dentro encontraron los pendientes de la niña. Los agentes habían dado con el asesino. No obstante, se toparon con un problema: no había pruebas suficientes para condenar al fotógrafo.

Robin Samsoe

Finalmente, los investigadores encontraron una manera de probar la culpabilidad del asesino, o al menos de encerrarle. Cuatro nuevas mujeres aparecieron asesinadas y violadas y esta vez había una prueba infalible. El semen del famoso concursante de la tele estaba en los cuerpos, que además habían sido colocados en posiciones cuidadosamente elegidas.

Otras similitudes con Ted Bundy se encuentran presentes en esta historia. Alcala no solo era un tipo carismático, sino que también era astuto e inteligente. En su tercer juicio eligió representarse a sí mismo. Hasta entonces había estado evadiendo las penas de muerte que se le imponían en cada juicio. La primera fue impuesta en 1980, pero fue revocada debido a que el testigo clave perdió la credibilidad al haber cometido perjurio en un juicio anterior. En 1986 fue condenado nuevamente, pero el tribunal decidió liberarlo ya que se había impedido a la defensa presentar pruebas relevantes.

A este asesino se le considera legalmente responsable de las muertes de las cuatro mujeres donde fue encontrado su semen, sin embargo, no hay pruebas con respecto a los asesinatos de las niñas que se sospecha que son obras suyas.  En 2005 se le vinculó a otras tres muertes y en 2010 volvería a ser condenado a muerte. Sin embargo, no fue ejecutado debido a que el juez quería saber si estaba vinculado a otros casos archivados.

El mismo año de 2010 se publicaron 120 imágenes de mujeres que habían sido tomadas por Alcala. Las fotos habían sido encontradas 31 años antes en su apartamento de Los Ángeles y muchas de las personas que aparecían en ellas se encuentran a día de hoy desaparecidas.

Rodney_Alcal

Rodney Alcalá en una de sus últimas apariciones en público

En 2016 fue nuevamente acusado de otro asesinato. Christine Ruth desapareció en 1977. Las pruebas de ADN confirmaron que también era culpable de este crimen. Sus restos fueron encontrados por un granjero en 1982 y reconocidos tan solo hace 5 años, en 2015.

Rodney ha logrado evadir la pena de muerte hasta el día de hoy y probablemente lo hará durante unos cuantos años más debido a la moratoria de la aplicación de la pena de muerte declarada en 2019. Actualmente este asesino tiene 75 años y es conocido como uno de los asesinos más inteligentes de la historia.

COMPARTIR: