16 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aníbal Domínguez, portavoz de la familia, advierte que un auto del TSJA ya prohibió la emisión de unas grabaciones que aparecen en el documental

Crimen de Almonte: Las víctimas requieren a Bambú y Movistar para que nunca emitan la serie

Francisco Javier Medina en el docudrama./ FormulaTV
Francisco Javier Medina en el docudrama./ FormulaTV
La familia de María y Miguel Ángel Domínguez, asesinados en la localidad onubense de Almonte en abril de 2013, ha dado un paso más para paralizar la emisión de la serie “Bajo escucha” rodada por la productora Bambú para Movistar. El hermano de Miguel Ángel Domínguez, Anibal, ha enviado dos requerimientos tanto a Bambú como a MoviStar para que se abstengan de emitir la serie, cuya paralización ya fue lograda el pasado 17 de octubre, el mismo día que se iba a estrenar.

Los familiares de las dos víctimas del conocido crimen de Almonte quieren estar seguros de que no se hace nada sin su consentimiento. Por eso han expuesto a las dos productoras de la serie 'Bajo escucha. El acusado' que “habiendo tenido conocimiento que hace aproximadamente un año se ha grabado por parte de un equipo de Bambú Producciones SL en el cementerio de Almonte en los nichos de nuestros familiares sin consentimiento de nuestra familia” y al no haber consentimiento de las familias “entendemos que ha existido una clara lesión al derecho al honor, intimidad y privacidad de las víctimas”.

Entre los puntos más importantes de dicho requerimiento consta que “en la serie producida por Bambú se reproducen las grabaciones de una conversación telefónica entre Marianela y su abogada en aquel momento” y destaca que “esas escuchas filtradas por una parte interesada con un claro objetivo de manipulación previo a la celebración del juicio, fueron fulminantemente prohibidas para su reproducción por parte del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía mediante auto emitido el 9 de febrero de 2017”.

Escuchas de la Guardia Civil

El portavoz de la familia, Anibal Domínguez, se refiere a las grabaciones efectuadas por la Guardia Civil a Marianela Olmedo, todavía esposa y madre de los fallecidos y que mantenía una relación sentimental con Francisco Javier Medina, que acabaría siendo detenido, inculpado, juzgado y… absuelto. En aquellas escuchas, previas a la detención de Medina, Marianela hablaba con su abogada y su psicóloga sobre todo lo que estaba ocurriendo, ignorante todavía de la implicación de quien era entonces su pareja sentimental. Esas grabaciones fueron difundidas por un medio de comunicación semanas antes de la celebración del juicio. Fue entonces cuando el TSJA prohibió su difusión.

Además, la familia sostiene que el documental supone una grave imprudencia “en estos momentos en lo que hay una investigación abierta por parte de la Guardia Civil y el Juzgado de Instrucción número 1 de La Palma del Condado, el reproducir unas grabaciones que son secretas” y requieren “a Bambú Producciones que se abstenga de la reproducción de dicha serie”.

Un escrito similar fue enviado por correo certificado y acuse de recibo a Movistar, el pasado 21 de octubre, aunque la familia no ha obtenido respuesta de ninguno de los implicados.

Serie cancelada temporalmente

Movistar decidió a última hora cancelar la emisión de "Bajo escucha. El acusado", una miniserie de dos capitulos sobre el doble crimen de Almonte que había provocado el enfado de la familia de las víctimas porque no habían participado en la grabación ni consensuado con la productora la emisión de este docudrama.

La emisión de "Bajo escucha. El acusado" fue suspendida gracias a la presión social ejercida por la familia de las víctimas en los medios de comunicación, ante lo que Movistar tuvo que emitir un comunicado: "Ante las declaraciones de familiares de las víctimas, y en virtud de nuestro código editorial, estamos trabajando con Bambú Producciones para aclarar todos los procesos y emitir este contenido próximamente".

Marianela Olmedo y Aníbal Domínguez, madre y hermano de las víctimas.

La miniserie de dos capítulos con el formato docudrama narraba uno de los sucesos criminales más impactantes de la historia de la criminología española. El 27 de abril de 2013 Miguel Ángel Domínguez y su hija María, de 8 años, fueron cruelmente asesinados por una mano desconocida en su casa de Almonte, Huelva. La niña recibió 104 puñaladas y su padre, 47.

Tras una investigación fue detenido, juzgado y absuelto por un jurado popular Francisco Javier Medina, que mantenía entonces una relación sentimental con Marianela Olmedo, madre de la niña muerta. El 24 de junio de 2014, la Guardia Civil detuvo a Medina, que ingresó en prisión hasta que en enero de 2018 fue definitivamente  absuelto.

Con todos los datos del suceso, Movistar en colaboración con la productora Bambú, grabó una miniserie de dos episodios titulada "Bajo escucha. El acusado", que debería haber sido estrenada el jueves 17 de octubre. El director encargado de hacerla es Isaki Lacuesta, nominado a los premios Goya en 2018.

Este docudrama perteneciente al género True Crime, como los realizados sobre el crimen de Asunta o el caso Alcàsser cuenta con la colaboración de peritos, abogados e incluso del único acusado, Francisco Javier Medina. La familia de las víctimas no ha querido colaborar e incluso, como ha podido saber elcierredigital.com y ya adelantamos ayer se encuentran muy molestos con la emisión de esta serie.

Francisco Medina y su abogado Baena Bocanegra.

Por eso han remitido un comunicado que dice que "la miniserie documental de Movistar de dos capítulos dirigida por Isaki Lacuesta sobre el crimen de Almonte, no cuenta con la autorización de las familias de las dos únicas víctimas asesinadas en este vil crimen" y advierten de que "cualquier intromisión en el honor de las víctimas será denunciado y llevada a los tribunales".

Sin embargo, desde la productora han asegurado que la abogada de las familias sale en el documental. Pero fuentes familiares han asegurado a elcierredigital.com que "con nuestro abogado y la familia no han hablado". La investigación del doble crimen de Almonte se reabrió después de que Francisco Javier Medina fuese declarado no culpable y gracias a la insistencia de la familia se realizará una segunda autopsia en búsqueda de nuevas evidencias, además de otras nuevas diligencias.

COMPARTIR: