29 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"El payaso asesino", que inspiró el libro "It" de Stephen King, acumuló tal número de cadáveres que se necesitaron meses para extraerlos todos

John "Pogo" Wayne Gacy, el asesino homosexual que coleccionaba cuerpos bajo los cimientos de su casa

John Wayne Gacy caracterizado como
John Wayne Gacy caracterizado como "Pogo"
John Wayne Gacy fue un asesino que operó en Illinois (Chicago) durante los años 70 y que se destacó por tener un perfil muy claro en cuanto a las preferencias con sus victimas. Le gustaban los jóvenes adolescentes varones y se aprovechaba de su trabajo en una compañía de construcción para asesinar a la mayoría de sus víctimas. La ineficacia de las autoridades junto a su buena suerte y reputación evitaron que fuera capturado durante muchos años a pesar de que tuvo varios encontronazos con la ley.

John Wayne Gacy, conocido como 'Pogo, el payaso asesino', era considerado por su vencinos como una persona agradable, respetado y con grandes ambiciones en su comunidad de Illinois (Chicago, EEUU). Tenía una esposa, hijos y era el propietario de muchas franquicias del restaurante KFC.

Eventualmente montó su propia compañía. John Wayne Gacy estaba muy comprometido con su comunidad y participaba activamente con la Cámara Júnior de los Estados Unidos (Jaycee), una organización que ayudaba a las personas de entre 18 y 40 años a desarrollar habilidades de liderazgo.

En su tiempo libre, a Gacy le gustaba actuar como payaso en los cumpleaños de los niños de su localidad o también en labores de ejercicios de caridad en los hospitales. Es este el detalle que le otorgaría después su apodo como asesino: “Pogo, el payaso asesino”.

Entre 1972 y 1978 secuestró, violó, torturó y asesinó a al menos a 33 adolescentes. Lo que genera la pregunta consiguinte: ¿Qué llevó a este ciudadano ejemplar a convertirse en un asesino tan sádico? Para ello debemos conocer su pasado.

Infancia y origen de sus males

Nació el 17 de marzo de 1942 en Illinois y, como en el resto de historias de asesinos seriales de Estados Unidos, su vida no estuvo exenta de traumas. La relación con su madre y sus hermanas fue buena, pero con su padre era otra historia. Su progenitor era alcohólico y los abusos tanto físicos como verbales a los miembros de su familia serían constantes. John pasó toda su infancia y adolescencia tratando de ganarse la aprobación de su padre.

En 1949 John Wayne Gacy fue víctima de acoso sexual por uno de los amigos de su familia. El incidente tuvo lugar en la vieja camioneta de este individuo que lo tocó en varias zonas de su cuerpo. Nunca hablaría del tema con sus padres, ya que tenía miedo de ser culpado por ellos del incidente.

John Wayne Gacy cuando era un niño

En la escuela era un estudiante bueno, eso sí con pocos amigos y, ocasionalmente, era también objeto de bullying. Los amigos que hizo en esta época describieron luego a las autoridades americanas que en muchas ocasiones era atacado por su padre física y verbalmente sin ningún motivo.

No terminó sus estudios en la escuela. A los 18 empezó a trabajar como candidato del Partido Demócrata en su localidad, decisión que su padre, republicano y muy conservador, no aprobaría jamás. Gacy empezaba a desvincularse así de su familia.

Fascinación por los cuerpos y vida feliz

Debido a la creciente tensión que se iba generando en su hogar decidió mudarse a Las Vegas (Nevada) y en 1962 trabajó como asistente mortuorio. Trabajaba todos los días con cuerpos humanos.

Dormía en su lugar de trabajo y tenía una fijación especial por el proceso de embalsamado de los cuerpos para la preservación de los mismos. En una de las entrevistas posteriores a su captura confesó que cuando su jefe no estaba en el lugar se metía en los ataúdes junto con los cadáveres de jóvenes adolescentes y los acariciaba hasta que lo atacaban los remordimientos por lo que estaba haciendo.

Estas acciones provocaron que volviera a su hogar en Chicago después de tres meses trabajando como asistente mortuorio. Se matriculó en el Northwestern Business School a pesar de no haber terminado la escuela y se graduó en 1963. Y empezó a trabajar en una empresa de zapatería.

A pesar de casarse en 1964 con su compañera de trabajo, Marlynn Myers, sus primeras experiencias homosexuales tendrían lugar durante ese mismo año. Durante 1965 se mudaría a Waterloo (Lowa) para dirigir los restaurantes KFC de su suegro. No esperaría ni un segundo antes de unirse a la Cámara Júnior de los Estados Unidos de Waterloo, donde ganó la admiración de todos los miembros y varios reconocimientos por diversos méritos.

En 1966 sus padres lo visitaron para pedir perdón por el trato que había sufrido en su infancia. Finalmente, consiguió la aprobación de su padre. Entre 1966 y 1967, su esposa Marlynn dio a luz a los hijos de Gacy y éte describiría posteriormente a las autoridades estos años como "los más felices de su vida".

John_Pogo_Gacy

John Wayne Gacy trabajó como payaso.

No obstante, las cosas se torcerían muy pronto. La Cámara Júnior de los Estados Unidos de Waterloo empezó a participar en actividades relacionadas con las drogas, la pornografía y el intercambio de parejas. Gacy participaba frecuentemente en estas actividades.

Muchas veces engañaba a su mujer con prostitutas y transformó el sótano de su casa en un club donde se reunían muchos de sus empleados a beber alcohol y jugar al pool. John Wayne Gacy era especialmente cercano a sus empleados adolescentes, a los que ofrecía alcohol.

El primer ataque

En 1967 fue su primer asalto sexual. Donald Voorhees era un adolescente de 15 años, hijo de uno de los miembros de la Cámara Junior de Waterloo. Gacy convenció al joven de ir a su casa con la promesa de ponerle una película pornográfica. Una vez allí emborrachó al joven Voorhees y lo coaccionó para que le practicase sexo oral. Pero Gacy no estaba satisfecho y durante el transcurso de esa semana asaltó a otros jóvenes del distrito.

Donald Voorhees habló más tarde sobre el asalto sexual con sus padres y éstos llevarían el asunto a la policía. Gacy fue arrestado por abusos e intento de secuestro. Durante el proceso judicial alegó que las acusaciones eran falsas y escondían motivos políticos. El padre de este joven era el adversario de Gacy por la presidencia de la Cámara Junior de Waterloo. La popularidad del que luego fue un asesino hizo que muchas personas se pusieran de su lado.

En septiembre de ess mismo año, Gacy contrataría a un sujeto para que le diese una paliza a Donald Voorhees y evitara que este testificara en su contra. No obstante, el joven Voorhees logró escapar y avisó a las autoridades. Su atacante fue arrestado y ello llevó después a la detención de Gacy, quien fue ya obligado a someterse a evaluación psiquiátrica. Los médicos concluyeron que sufría un trastorno de personalidad antisocial.

Donald Voorhees, el agredido.

Según los informes, Gacy negaba cualquier responsabilidad sobre  sus acciones, pero a pesar de esto fue declarado apto para poder afrontar el juicio. Se declaró culpable de obtener sexo oral de Voorhees, pero alegó que este “venía buscándolo” y que "él solamente accedió a ello". Fue sentenciado en diciembre de 1968 a diez años de prisión en la cárcel de máxima seguridad de Anamosa en Lowa. Nunca más ya vería a su mujer y a sus hijos.

Durante su estancia en la prisión fue un convicto modélico. Se convirtió en el chef encargado y rápidamente se unió a un grupo de convictos que conformarían la Cámara Junior de la prisión, que creció rápidamente hasta los 650 miembros en solo 18 meses.

Resulta completamente inverosímil el hecho de que Gacy cumpliese solo 18 meses de prisión de una condena de diez años, pero lo cierto es que así fue. Le concedieron la libertad condicional con un periodo de prueba de doce meses durante 1970.

Nuevos ataques

Gacy volvió a Chicago, su hogar durante la infancia, y allí vivió gran parte de su vida adulta. Pero no soportó la tentación y volvió a ser arrestado por otro asalto sexual a un menor en 1971. No obstante, no fue condenado ya que la víctima no se presentó en la Corte. Los oficiales encargados de la libertad condicional de Gacy no tuvieron sorprendentemente notificación de este incidente y su periodo de prueba terminó ocho meses después. Los delitos no cesaron a partir de aquí.

En junio de 1972, disfrazado como un agente de policía, intentó de nuevo conseguir sexo oral de un joven que rápidamente lo denunció a las autoridades. Gacy era nuevamente arrestado. Una vez más la suerte estaba del lado del futuro asesino. Las autoridades desestimaron el caso luego de que el joven afectado tratase de chantajear a Gacy para pagar y que los cargos fuesen retirados. Este agresor sexual se casaría nuevamente e iniciaría nuevos negocios con una empresa de construcción en la que procuraba que sus empleados fuesen jóvenes varones.

Durante este periodo nacería su personaje: 'Pogo, el payaso', que además de las fiestas infantiles en su comunidad, también participó en los desfiles del Día de la Constitución Americana durante 1975 y 1978. Estas participaciones propiciaron que incluso apareciese en una foto junto a la mujer el ex presidente estadounidense Jimmy Carter, Roslynn Carter.

Gacy junto a la primera dama Roslynn Carter

Nadie lo sabía pero, durante este periodo de tiempo como personaje público, Gacy había estado secuestrando y asesinando adolescentes en su propio hogar.

En 1972 recogió con su coche al joven de 16 años Timothy McCoy en una estación de autobuses. El chico se encontraba de camino a Michigan y Gacy se ofreció a enseñarle Chicago y dejarle dormir en su sofá. Le aseguró que le dejaría de nuevo en la estación a la mañana siguiente.

Despertó durante la madrugada para observar al joven McCoy delante de su cama con un cuchillo de cocina y supuso que estaba siendo amenazado por el chico. Forcejearon y Gacy finalmente terminó asestando al adolescente varias puñaladas en el pecho.

El detalle más triste de esta historia es que después de observar la alfombra manchada de sangre, descubrió que el joven solo sostenía el cuchillo porque acababa de preparar el desayuno para los dos. Pero Gacy confesaría después a las autoridades que tuvo un orgasmo durante el homicidio. Enterró al chico debajo de los cimientos de su casa y selló la improvisada tumba con cemento. No sería el único enterrado en ese lugar.

El segundo asesinato conocido de Gacy fue durante 1974, pero a día de hoy el cuerpo no se asocia con ningún nombre. Todo lo que se sabe es que tenía entre 14 y 18 años en el momento de ser asesinado por John Wayne.

A partir de 1975 Gacy buscaría de manera más frecuente tener encuentros homosexuales con jóvenes adolescentes, aprovechándose de los muchos jóvenes que tenía trabajando para su compañía de construcción. En julio de ese mismo año, este asesino atrajo a John Butkovich, de 17 años, a su casa. El joven reclamaba que Gacy iba retrasado con su salario dos semanas y estaba muy enfadado.

John Butkovich

No se sabe exactamente como lo logró, pero lo cierto es que Gacy se las ingenió para poner al joven y agitado Butkovich un par de esposas. Se cree que lo hizo convenciéndolo de que era un truco en sus números como payaso.

Lo único que confesó el asesino fue que después de esposarlo lo violó y torturó hasta que estuvo listo para “el número de la soga”, así llamaba a la forma de estrangulamiento que usaba para matar a sus víctimas. Butkovich pasó a formar parte de la colección de cadáveres debajo de la casa de Gacy ese mismo día.

Gacy y su nueva esposa se divorciarían en 1976 y esto no hizo más que empeorar la situación. Los homicidios y violaciones de este individuo se volvieron cada vez más frecuentes. Varios homicidios con tan solo un par de meses de diferencia empezaron a tener lugar.

Entre los asesinatos destaca el de Samuel Stapleton, una de las víctimas más jóvenes de Gacy, tan solo de 14 años. Le siguieron James Haakenson, cuyo cuerpo no fue identificado hasta 2017 y otros jóvenes que a día de hoy siguen sin ser identificados. Todos estos asesinatos tuvieron lugar entre los meses de agosto y octubre de 1976. Todos enterrados debajo de su casa.

Más adelante empezó a permitir quedarse en su casa a sus empleados con problemas familiares. David Cram, uno de los empleados que vivió con John, estuvo a punto de ser violado en varias ocasiones, lo que ocasionó que abandonase el lugar, pero pronto pasó a ser reemplazado por otro empleado, Michael Rossi.

A finales de octubre fueron asesinados otros dos jóvenes, Kenneth Park de 16 años y Michael Marino de 14. El espacio debajo de la casa de Gacy seguía sumando así cuerpos de menores asesinados.

Nuevas investigaciones y sentencia

El 30 de diciembre de 1977 Gacy secuestró a punta de pistola a un hombre de 19 años llamado Robert Donnelly, a quien llevó hasta su casa y, como dictaba su modus operandi habitual, lo violó y torturó con ahogamientos, que llegaron a dejar al joven en estados cercanos a la muerte. Cuando esto ocurría  lo reanimaba y lo volvía a violar.

Una vez satisfecho su apetito sexual, condujo al joven Donnelly hasta su lugar de trabajo y lo liberó. A pesar de que Donelly denunció el incidente, las autoridades creyeron las alegaciones de Gacy de que todo había sido consensuado. Y aunque Gacy tenía antecedentes por agresión sexual a otros hombres, nadie los investigó.

En 1978 secuestró a Jeffrey Rignall de 26 años y repitió el mismo proceso, solo que esta vez el abuso sexual incluyó varios instrumentos. Una vez acabado, lo adormeció con cloroformo y lo dejó en un parque público.

Ante la negativa de las autoridades para estudiar el caso, Rignall decidió tomarse la justicia por su mano y buscar el vehículo de Gacy por la zona en la que había sido secuestrado. En abril finalmente logró encontrarlo. Fue gracias al trabajo realizada por este ciudadano, cuando las autoridades americanas finalmente decidieron investigar los casos. Gacy fue nuevamente arrestado en julio y durante la espera de la llegada del juicio siguió con sus asesinatos en serie.

El lugar donde fueron enterrados los cuerpos

En 1978 secuestró a su última víctima, Robert Piest. El joven tenía 15 años y trabajaba en una farmacia, donde Gacy le habló de que contrataba jóvenes para su empresa de construcción. Después de que éste hablara con su madre por teléfono acerca de cambiar de trabajo, nunca más volvió a casa.

La policía contactó con John Wayne al haber sido la última persona en hablar con el chico, pero este dijo que no sabía nada. Sin embargo, por primera vez la policía no creyó su historia y decidieron investigar sus antecedentes, solo para darse cuenta del largo historial de corrupción de menores que Gacy arrastraba.

La policía entró al domicilio de Gacy con una orden de registro, donde encontraron varios objetos incriminatorios como joyería perteneciente a los jóvenes, documentos de identidad, ropa de hombres de tallas que no concordaban con la del propio asesino, esposas y jeringuillas.

En un principio Gacy intentó hacerse amigo de los investigadores, pero finalmente la constante vigilancia a la que fue sometido quebró su fachada de seguridad e inocencia. Intentó salvarse llevando a cabo una demanda civil en contra de los investigadores porque “se sentía acosado”.

Finalmente, el 20 de diciembre sería arrestado, al ser avistado por los agentes que le vigilaban, ofrececiendo una bolsa con marihuana a un trabajador de una gasolinera para que se fuera con él.

Al mismo tiempo se aprobó una segunda orden de búsqueda para buscar el cuerpo de Robert Piest. Los agentes empezaron por el espacio debajo de la casa de Gacy, donde no encontraron a Piest, pero si muchos otros cuerpos.

El 25 de diciembre Gacy confesó todo y el número de cuerpos en su casa era tan grande que se necesitaron de varios meses para sacarlos todos. Se halló un total de 29 cuerpos, el resto habían sido arrojados a un río porque se había quedado sin espacio. John Wayne Gacy fue sentenciado a muerte el 12 de marzo de 1980. A pesar de que intentó apelar en numerosas ocasiones, fue ejecutado por inyección letal el 10 de mayo de 1994.

COMPARTIR: