03 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este gurú está acusado de delitos como violación y trata de personas por las prácticas de su Movimiento para la Integración Espiritual en el Absoluto

Así es la “secta del porno yoga” con sedes en España: Su líder Gregorian Bivolaru, detenido en Francia

El Cierre Digital en Gregorian Bivolarun detenido.
Gregorian Bivolarun detenido.
Gregorian Bivolaru, fundador de la “secta” MISA (Movimiento para la Integración Espiritual en el Absoluto) ha sido detenido en Francia. Al rumano de 71 años se le acusa de delitos de secuestro, trata de personas, violación y manipulación por las actividades que practicaba en el citado movimiento. Bivolaru, que ya ha sido detenido con anterioridad y también puesto en libertad, es conocido por sus prácticas de “sexo tántrico” y la presencia de la “secta” en el mundo de la pornografía.

Se llama Gregorian Bivolaru, tiene 71 años y este mes de noviembre ha vuelto a ser detenido en Francia debido a las prácticas que lleva ejerciendo durante años como parte del Movimiento para la Integración Espiritual en el Absoluto (MISA). Este movimiento, que fundó en el año 1990, es el motor de más de doscientas escuelas que, bajo el ala de la Federación Internacional de Yoga y Meditación Atman, se reparten alrededor del mundo. La especialidad de estas escuelas es lo que el líder llama “yoga tántrico”, a través del cual Bivolaru hacía presuntamente que sus seguidoras mantuviesen relaciones sexuales con él.

La detención de Bivolaru tuvo lugar el pasado martes en Francia, donde también se detuvo a unas 40 personas pertenecientes al MISA tras hallar a 26 mujeres hacinadas en una de sus propiedades. Bivolaru está acusado de presuntos delitos de secuestro, trata de personas, violación y manipulación.

Bivolaru y sus problemas con la justicia

No obstante, esta no ha sido la primera vez que Bivolaru ha tenido problemas con la justicia. Tras fundar el MISA, en el año 2004, en su Rumanía natal, tuvo lugar una redada en la que Bivolaru fue detenido por mantener relaciones sexuales con una menor, así como también fueron detenidos otros miembros de su organización, acusados de diversos delitos.

Tras esta primera detención, Bivolaru fue liberado y huyó a Suecia, donde pidió asilo político debido a que se consideraba perseguido por sus “creencias espirituales y/o religiosas”. Llegó a cambiarse el nombre a Magnus Aurolsson. Sin embargo, esto no hizo que se librara de ser detenido en otras tantas ocasiones y puesto en libertad posteriormente. Sobre él ha llegado a pesar una orden de búsqueda y captura de la Interpol.

Orden de búsqueda de Bivolaru.

El experto en sectas y miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) Luis Santamaría explica a elcierredigital.com que “curiosamente, en torno a Gregorian Bivolaru se ha creado un 'lobby' de apoyo a esta secta y su gurú bajo el pretexto de defensa de la libertad religiosa. La secta siempre ha tenido un discurso típico paranoico de muchas sectas según el cual son criticados y perseguidos por ser una minoría alternativa. Hay estudiosos y académicos que los han apoyado y los siguen apoyando en estos momentos a pesar de que se han probado abusos a menores, producción de pornografía con adeptos, tráfico de personas y prostitución en algunos países. Sus defensores siempre tienen argumentos para desmentirlo”.

Este “lobby” que señala Santamaría sería la clave para que, a pesar de sus múltiples detenciones, Bivolaru haya salido indemne. “En la sede central de su secta en Rumanía está documentado y aparece en testimonios escritos que por allí hacían cola para hablar con el gurú, para tener audiencia con él, personas del mundo de la política, de la judicatura, etc. Bivolaru tiene amistades y cómplices de alto nivel en Rumanía y en otros países de Europa. Esto hace sospechar, como ha ocurrido en otras sectas con el elemento de la explotación sexual, que se hayan ofrecido adeptas y quizá menores a personas de alto nivel”, apunta Santamaría.

Los delitos de los que se le acusan en esta ocasión son similares a anteriores detenciones del “gurú”. Aunque los delitos habrían tenido lugar en Francia, Bivolaru se habría cuidado a la hora de escoger a sus seguidoras: era importante que no fueran francesas, para evitar denuncias en este país que tenía como sede durante los últimos años.

La “secta del porno yoga”, con presencia en España

Las autoridades advierten que la organización de Bivolaru, que lleva ejerciendo estas prácticas aproximadamente desde el año 1990, tiene presencia en 34 países en los que se identifica con diferentes nombres. Entre ellos se encuentra España, donde habrían funcionado tres sucursales en Madrid, Barcelona y Zaragoza. Según Santamaría “las últimas informaciones públicas del grupo restringen esta presencia solo a Madrid y Barcelona o solo a Barcelona. En algunos lugares se habrá replegado”.

Bivolaru, desnudo, rodeado de sus adeptos.

Las sucursales de algunos países mantienen la denominación original, MISA, pero otras reciben nombres de asociaciones de yoga en las que detrás se encuentra la disciplina más conocida de Bivolaru: el tantra.

El tantra, según algunas asociaciones que practican yoga, significa tejer y consiste en conocerse a uno mismo a través de ciertas prácticas con el cuerpo, como puede ser el yoga. En el caso de Bivolaru, presuntamente practicaba el “sexo tántrico” con sus seguidoras.

Esto, además de la estructura y prácticas de su organización, han hecho que expertos en movimientos sectarios, como el psicólogo uruguayo Álvaro Farías, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) denomine a la organización de Bivolaru como “secta del porno yoga”.

Este mismo psicólogo, junto al filósofo Miguel Pastorino, realizó una investigación sobre la secta en Uruguay, tal y como explica Luis Santamaría a elcierredigital.com. “Desvelaron que unos cursos gratuitos de yoga en la Universidad de la República, que es una universidad pública, eran el gancho de captación del maestro de yoga, que era el responsable del centro de yoga de Montevideo perteneciente a esta secta, que es la Federación Atman. El primer paso era pasar de la universidad al centro de yoga particular. En el segundo paso algunos jóvenes del centro de yoga particular acabaron yendo a Rumanía para participar en los grandes eventos celebrados en Costinesti con la participación de Gregorian Bivolaru”.

Esta investigación es una muestra de los métodos de captación de adeptos del líder. Una vez conseguidos, se encargaba de dar rienda suelta a las prácticas de su organización, de carácter sexual.

El funcionamiento de la “secta” de Bivolaru

Gran parte del conocimiento sobre las prácticas de Bivolaru se puede conocer de la mano del testimonio de una de sus antiguas seguidoras: Agnes Arabela Marques, una rumana ahora asentada en Portugal. En su libro 'La adepta' cuenta la experiencia que vivió con tan solo 15 años al lado del “gurú”, con el que perdió la virginidad a esta edad.

Libro 'La Adepta', de Agnes Arabela sobre su experiencia en esta "secta".

Originaria de Rumanía, Agnes comenzó a interesarse por el yoga con tan solo 12 años. Siguiendo este camino y acudiendo a varios cursos, llegó hasta Bivolaru. Su hermana fue la primera de la familia en convertirse en una de sus adeptas, y la siguió Agnes. En el relato de su libro, explica cómo diversas chicas —entre las que se encontraban menores de edad— pasaban largas temporadas en casa del “gurú”, sintiéndose “privilegiadas”. Vestían ligeras de ropa y Bivolaru las iba llamando a su habitación para iniciarlas en el “tantra”.

Siempre según el relato de Agnes, este “tantra” consistía en mantener relaciones sexuales durante horas, ya que una de las prácticas del MISA consistía en el orgasmo sin eyaculación masculina. Cuando llegó el turno de Agnes de ser iniciada, afirma que el acto fue “largo y doloroso” (unas dos horas y media de duración) y que solo sintió “dolor”. “La cama quedó llena de sangre”, declaró en el libro.

La pornografía, uno de los motores de la “secta”

Estas prácticas sexuales en ocasiones eran grabadas, lo que hizo que el MISA comenzase a producir y distribuir películas pornográficas. “Bajo la capa del erotismo producen pornografía pura y dura en la que dan rienda suelta a las perversiones del gurú utilizando a sus adeptos con el pretexto de que eran producciones internas para el uso exclusivo del líder”, explica Santamaría sobre esta práctica, que sería una de las formas de financiación de la “secta”.

Una de sus películas llegó a ser premiada en el Festival de Cine Erótico de Barcelona en el año 2003. Los adeptos de este movimiento llegaron a hacer una performance en esta gala, en la que enseñaron a los allí presentes el denominado “orgasmo urinario”.

Es precisamente mediante su participación en festivales de cine erótico donde alcanzan cierta relevancia en algunos países. Según el experto en sectas, “en Portugal han tenido una actividad intensa en estos últimos años”.

Ahora, tras la detención de su líder, queda en espera el futuro de la organización y de este tipo de prácticas. Luis Santamaría desea que “realmente surta efecto y no vuelva hacer la secta las mismas trampas”.

COMPARTIR: