20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato policial reclama que se les reconozca la jubilación como baja en acto de servicio por su actuaciones en la 'Operación Ícaro'

Jupol denuncia que Interior jubila con la pensión básica a los agentes heridos en los disturbios de Cataluña del 1-O

Policías durante los incidentes que se produjeron en Barcelona
Policías durante los incidentes que se produjeron en Barcelona
El sindicato JUPOL califica de inadmisible que el Ministerio del Interior haya jubilado a tres agentes de la Policía Nacional que resultaron heridos en los disturbios de Cataluña tras la sentencia del Procés con la pensión básica por enfermedad común y no como baja en acto de servicio. Hecho que deja a los agentes y a sus familias en una situación económica mucho más precaria, suponiendo una pérdida económica en torno a 400 euros mensuales.

El pasado 31 de mayo, precisamente dos agentes de la Policía Nacional declararon en un juzgado de Barcelona por la querella interpuesta por JUPOL contra el director general de la Policía y el director adjunto operativo por la organización de las actuaciones durante los disturbios en la Operación Ícaro.

Unos disturbios donde resultaron heridos cientos de agentes llegando, como en el caso de estos dos policías, a tener que ser jubilados de manera prematura. Ahora bien, desde JUPOL se reclama al Ministerio del Interior y a la Dirección General de la Policía que estas jubilaciones se lleven a cabo como lesiones en acto de servicio y no como enfermedad común que ha sido la propuesta de la DGP.

Pablo Pérez, portavoz de JUPOL ha explicado a ElCierreDigital.com que “Como no puede ser de otra forma entendemos que toda aquella lesión que se derive de los actos ocurridos en la Operación Ícaro tiene que ser considerado como un acto de servicio. Por lo tanto, si hay algún compañero que debido a las secuelas que le han quedado, tanto físicas como psicológicas en este caso, entendemos que esa jubilación y esas bajas tienen que ser consideradas como acto de servicio. Ya que el origen de las mismas se produce en un acto, estando trabajando, y si no lo consideran como tal, la pérdida de poder adquisitivo en una jubilación por acto de servicio o por enfermedad común es bastante importante, pudiendo superar hasta los 400 o 500 euros mensuales. Entonces entendemos que es de justicia que sea de este modo”. “De hecho, la Dirección General de la Policía sí que insta a que se reconozcan esas bajas como acto de servicio” añadió.

Por este motivo desde JUPOL se ha puesto a disposición de los agentes jubilados todos los servicios jurídicos del sindicato para que puedan conseguir que se les reconozca la jubilación como baja en acto de servicio y no por enfermedad común.

Por otra parte, desde este sindicato se ha puesto de manifiesto la diferencia de criterio del Gobierno de España que precisamente en estos días está anunciando los indultos a los promotores del Procés, que derivó en graves disturbios en Cataluña y, por otro lado, deja abandonados a su suerte a los agentes de la Policía Nacional que en esos días se jugaron la vida para devolver el orden y la seguridad ciudadana a las calles catalanas.

Baja por estrés postraumático

El abandono del Gobierno, según explican desde JUPOL, resulta más extraño aún teniendo en cuenta que el propio ministro del Interior acudió al hospital para hacerse la foto con los policías heridos durante los disturbios.

ImagenGrande-Marlaska en su visita a uno de los policías heridos en el hospital.

Unas imágenes que se divulgaron por parte del ejecutivo en una campaña a través de las redes sociales y la web oficial de Moncloa, en las que se publicó una fotografía de uno de los policías heridos, sin ocultar su identidad, lo que le provocó que fuera reconocido por los sectores independentistas, obligándolo a tener que malvender su vivienda y sacar a sus dos hijas menores del colegio donde estudiaban.

Una situación que, según narra este sindicato policial, generó un cuadro de estrés postraumático que ha derivado en la jubilación anticipada propuesta por el Ministerio del Interior y la Dirección General de la Policía en la que, al igual que el caso de otros agentes heridos en estos disturbios, no se les reconoce la enfermedad profesional, ni en acto de servicio, sino una jubilación por enfermedad común.

JUPOL denuncia la decisión del Ministerio ya que deja a los agentes y a sus familias en una situación económica más precaria, suponiendo una pérdida económica para estos agentes en torno a 400 euros mensuales.

COMPARTIR: