28 de febrero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El nuevo mandatario de los EEUU, Joe Biden, aboga en su discurso por reunificar el país muy roto

El expresidente Donald Trump deja la Casa Blanca al ritmo del himno gay de los Village People

Donald Trump despidiéndose.
Donald Trump despidiéndose.
Tras haber convocado a las ocho de la mañana a una gran masa de seguidores para su ceremonia de despedida en la base aérea de Andrews, Trump se despide de la Casa Blanca dando plantón al momento de investidura de Joe Biden y con YMCA, de The Village People, famosos en la década de los ochenta, pero convertidos después en un icono gay de los 90.

Ha llegado el momento. Donald Trump se ha ido de la Casa Blanca.

Por restricciones del Pentágono, se ha limitado en la medida lo posible su colaboración en este evento, aunque la idea del actual expresidente de los Estados Unidos era otra, marcharse con la cabeza alta, protagonista de una especie de ‘gala’ con alfombra roja y banda militar. Todo digno del típico Reality Show que acostumbramos a ver por televisión.

Trump y Melania abandonando la Casa Blanca.

Trump salió ayer temprano de la Casa Blanca, evitando cualquier encuentro con su sucesor, a bordo de un helicóptero, con destino a la base aérea de Andrews, a 25 kilómetros. Allí, le esperaba un grupo de seguidores, al que ha premiado con un mitin, saliendo del escenario al ritmo de la famosa canción del neoyorquino grupo Village People ‘Y.M.C.A.’, y asegurándoles que volverá ‘de un modo u otro’, entre gritos y aclamaciones de sus incondicionales.

Y se ha despedido con un choque de manos de su jefe de gabinete, Mark Meadows, el único que ha acudido a su despedida, puesto que ninguna otra figura de los altos cargos pertenecientes a su Gobierno se ha presentado al acto.

Los asientos estaban vacíos en el momento de abandonar la presidencia y ni el vicepresidente Mike Pence, ni su exjefe de gabinete John Kelly acudieron al acto. Y el problema no radicó en el aforo, puesto que varias figuras excolaboradoras recibieron la invitación a la despedida presidencial.

Los militares de la base que acudieron al acto fueron sometidos a un estricto control de seguridad, y tenían prohibido llevar armas de fuego.

La familia de Donald Trump en la despedida.

Sus últimas palabras como presidente han sido de agradecimiento hacia el Congreso y hacia su vicepresidente. Sus hijos y parientes más próximos acudieron a la base para demostrar su apoyo al gobernante y despedirse de él, que ponía rumbo a su mansión ubicada en Palm Beach (Florida) de la mano de su mujer.

Trump y Melania de camino al helicóptero.

Acompañando el momento del despegue, por los altavoces de la base aérea se escuchaba ‘My Way’, uno de los grandes éxitos de Sinatra. Y justo cuando el Air Force One tomaba pista, la letra de la canción decía ‘lo hice a mi manera’.

Entre milagros y halagos

Se ha marchado de Washington tras desear apaciguadamente buena suerte a la nueva Administración Biden y asegurando que les irá bien, ya que ellos mismos han plantado los cimientos sobre los que se sostendrá durante los próximos años.

Tras haber repasado sus logros durante su último discurso en la base Andrews y celebrar la subida de la Bolsa de Valores, ha hecho hincapié en que la gente se acuerde de ellos cuando las cosas buenas que están por pasar ocurran.

Trump durante su último discurso presidencial.

También se ha atribuido un ‘milagro’ médico, asegurando que fueron capaces de crear una vacuna del COVID-19 en tiempo récord, destacando que la maravilla se gestó en un corto periodo de nueve meses, ‘y no en nueve años’, y se ha sentido orgulloso por los millones de votos que ganó, lo que valora como un logro para cualquier presidente activo.

El mitin de despedida 

Y no solo ha sonado la canción de los Village People cuya letra hace referencia a la Asociación Cristiana de Jóvenes (por el significado de sus siglas ‘Young Men’s Christian Association’), una organización juvenil expandida a lo largo del mundo y de carácter no lucrativo, sino otras melodías también muy conocidas.

Young Men’s Christian Association (Asociación Cristiana de Jóvenes) es una organización juvenil, no lucrativa, y repartida alrededor del mundo. La entidad fue fundada en la ciudad de Londres el 6 de junio de 1844 con el propósito de recoger, dar cobijo y proporcionar un futuro mejor a jóvenes de barrios marginales.

El creador de YMCA fue George Williams y fundó esta asociación cuando solo tenía 23 años. Williams se había trasladado tres años antes hasta la capital de Inglaterra para trabajar en una fábrica, pero se encontró sólo en aquella ciudad y malviviendo en una habitación en unas pésimas condiciones que debía compartir con otros que estaban en la misma situación que él. 

Consiguió que el patrón de la fábrica donde trabajaba le dejase un espacio donde reunirse los domingos y realizar actividades. Poco a poco se fueron sumando más jóvenes y captando ayuda de numerosos voluntarios que colaboraban altruistamente.

La asociación organizaba torneos deportivos y diferentes eventos y poco a poco fue adquiriendo relevancia mundial, abriéndose delegaciones del YMCA en numerosos países.

En 1978 los Village People quisieron dedicar una canción a la labor que desarrollaba esta asociación, pero dicho gesto no fue visto con buenos ojos por parte de los responsables de la organización que no creían que fuese correcto que un grupo que se había declarado abiertamente homosexual cantase un tema dedicado a una asociación cristiana. A pesar de eso la canción triunfó.

Como decíamos antes, no ha sido la única música que se ha escuchado durante la despedida de Trump. La canción ‘Gloria’, del artista Umberto Tozzi sonaba a medida que su helicóptero aterrizaba sobre la base aérea de Andrews. Esta canción ha sido utilizada en varios de sus actos electorales.

Otra canción que ha acompañado el acto, ha sido 'Don't Stop Believin' (del grupo Journey), que ha marcado el ritmo mientras Trump bajaba del helicóptero acompañado de Melania, una especie de homenaje a la música ochentera.

Plantón a la cita de investidura

En cuanto a la investidura de Joe Biden, estaba claro que Donald Trump no iba a asistir, y con él ya serían cuatro los presidentes de los Estados Unidos que se han negado a estar presentes en el momento en que su sucesor entra en la Casa Blanca.

El último en hacer este desaire fue Andrew Johnson, en el año 1869 (primeras elecciones de la Reconstrucción), que a su vez fue el primer expresidente en enfrentarse a un ‘impeachment’. Johnson se negó en rotundo a estar presente en la investidura de Ulysses Grant.

COMPARTIR: