30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El propósito de la app es conseguir en teoría “información real sobre la movilidad en los días previos y durante el confinamiento”, bajo el anonimato

Pedro Sánchez aprueba controlar los movimientos de las personas a través de su teléfono móvil para combatir el Covid-19

La aplicación permitirá que población tiene síntomas de coronavirus
La aplicación permitirá que población tiene síntomas de coronavirus
En el BOE de este sábado 28 de marzo se ordena el desarrollo de una aplicación informática por el Estado para la geolocalizacion de los ciudadanos a través de sus teléfonos móviles. Las operadoras telefónicas pasarán datos agregados y anonimizados al Instituto Nacional de Estadística (INE) para analizar la movilidad en los días previos y durante el confinamiento,de momento bajo el anonimato. El Estado podrá verificar si el usuario se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar.

El Boletín Oficial del Estado publicó este sábado día 28 de marzo la Orden SND/297/2020, de 27 de marzo, por la que se encomienda a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el desarrollo de diversas actuaciones a través de aplicaciones de control de teléfonos móviles para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

El Gobierno de Pedro Sánchez parece seguir la vía de Corea del Sur para combatir la enfermedad del coronovirus a través de la inteligencia artificial. Pero de nuevo se pone sobre la mesa la constitucionalidad de las medidas tomadas por el Ejecutivo de PSOE y Unidas-Podemos. El  difícil equilibrio entre la seguridad y la libertad, un principio básico en la Constitución española.

Para algunos constitucionalistas consultados por elcierredigital.com, "la nueva norma del  Gobierno sí mantiene un adecuado equilibrio entre la libertad y la seguridad", así lo afirma el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Castilla-La Mancha, José Luis García Guerrero.

En la Orden publicada este sábado en el BOE,  se establece en primer lugar "el desarrollo de soluciones tecnológicas y aplicaciones móviles para la recopilación de datos con el fin de mejorar la eficiencia operativa de los servicios sanitarios, así como la mejor atención y accesibilidad por parte de los ciudadanos".

También, se encomienda a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, "el desarrollo urgente y operación de una aplicación informática para el apoyo en la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19".

Dicha aplicación permitirá, al menos, "realizar al usuario la autoevaluación" en base a los síntomas médicos que comunique, acerca de la probabilidad de que esté infectado por el COVID-19, ofrecer información al usuario sobre el COVID-19 y proporcionar al usuario consejos prácticos y recomendaciones de acciones a seguir según la evaluación. Esta aplicación permitirá la geolocalización del usuario a los solos efectos de verificar que se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar.

La aplicación puede incluir dentro de sus contenidos enlaces con portales gestionados por terceros con el objeto de facilitar el acceso a información y servicios disponibles a través de Internet.

Una controvertida Orden 

Será la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, la encargada del desarrollo “urgente” de una aplicación de autoevaluación de síntomas del coronavirus que además incluya consejos prácticos y recomendaciones. Así, el Gobierno pretende desarrollar, según sus propiasn fuentes, "una aplicación similar a la que hay desarrollada en la Comunidad de Madrid".

Según el BOE, “se considera necesario el desarrollo de diversas actuaciones que, sin perjuicio de las competencias de otras Administraciones Públicas, contribuyan a mejorar la gestión de la crisis. Estas actuaciones van dirigidas, por una parte, a ofrecer canales alternativos de información fiable a los ciudadanos, a través de aplicaciones, asistente conversacional o página web que permitan aliviar la carga de trabajo de los servicios de emergencia de las distintas Administraciones Públicas con competencia en materia de salud”.

El fin de esta aplicación es el de pretender que se cuente “con información real sobre la movilidad de las personas en los días previos y durante el confinamiento. El objetivo es entender los desplazamientos de población para ver cómo de dimensionadas están las capacidades sanitarias en cada provincia”, como así detalla el texto.

App_3

Con la app se podrá controlar quien tiene síntomas y puede vulenrar el confinamiento

Aunque hay un creciente debate sobre la conveniencia o el peligro de replicar el modelo utilizado en países asiáticos, sobre todo Corea del Sur, donde aplicaciones móviles hacen un seguimiento detallado de los individuos para facilitar el rastreo de contactos, esta nueva aplicación solo usará, en teoría, la geolocalización para comprobar que la comunidad autónoma en la que el usuario declare estar es la correcta. Se pretende así lograr la realización de un mapa real de enfermos infectados para las contigencias adecuadas.

El control de la movilidad vía teléfonos móviles

La aplicación del teléfono “permitirá, al menos, realizar al usuario la autoevaluación en base a los síntomas médicos que comunique, acerca de la probabilidad de que esté infectado por el COVID-19, ofrecer información al usuario sobre el COVID-19 y proporcionar al usuario consejos prácticos y recomendaciones de acciones a seguir según la evaluación”, según el texto del BOE.

Además, esta app “permitirá la geolocalización del usuario a los solos efectos de verificar que se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar. La aplicación puede incluir dentro de sus contenidos enlaces con portales gestionados por terceros con el objeto de facilitar el acceso a información y servicios disponibles a través de Internet”, según detalla el Boletín del Estado.

Este método de control generó grandes polémicas. Así, el uso de datos de operadores telefónicos por el INE el año pasado para un estudio global de movilidad ya generó grande controversias y acusaciones de vigilancia invasiva. Pero el INE aclaró en un comunicado que en ningún momento seguía teléfonos concretos, sino "que recibía de las operadoras, en varios momentos del día, el número de personas presentes en una serie de 3200 “celdas” por toda España, cada una de ellas con al menos 5.000 personas".

App_2

La app cumple los requerimientos de la Ley de Protección de Datos

El INE recalcaba entonces que, como en todo su trabajo, el estudio “garantiza el secreto estadístico y cumple con todos los requerimientos de la Ley de Protección de Datos”.

Cuando la app entré en funcionamiento habrá que ver si surte efecto o no. Y se puede descender, gracias a los datos que ofrezca esta aplicación telefónica, los casos de contagios por coronavirus. Y si,además, este seguimiento solo se hace para combatir la la pandemia del Covid-19 y se guarda de verdad el anonimato. De nuevo, el equilibrio entre seguridad y libertad en cuestión.

COMPARTIR: