21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Irene se ha repartido el Ministerio de Igualdad con sus amigas Sofía Castañón y Beatriz Gimeno", asegura la líder del Partido Feminista

Lidia Falcón: "Pedro Sánchez tendría la gran satisfacción de su vida si pudiera echar del Gobierno a Iglesias y Montero"

Lidia Falcón.
Lidia Falcón.
Lidia Falcón, histórica líder del Partido Feminista, está en el centro del debate a público debido a la Ley Trans impulsada por el Ministerio de Igualdad que preside Irene Montero. Su expulsión de Izquierda Unida y sus críticas a la gestión de Unidas Podemos son algunos de los asuntos que aborda en su entrevista para Elcierredigital.com. en los que los actuales líderes políticos no se libran de su siempre agudo punto de vista.

Lidia Falcón (Barcelona, 1935) es una de esas personas que, independientemente de que se esté o no de acuerdo con ella, no deja indiferente a su interlocutor. La veracidad y la pasión que pone en todos sus argumentos hace que la labor del entrevistador se convierta en la de mero oyente.

- ¿Cuál es el origen de su negativa a la llamada Ley Trans?

- El conflicto principal está en la autodeterminación de género. Ha habido transexuales durante toda la Historia. Ya en obras clásicas griegas del siglo V a. C. aparecen y se travestían porque no existía la posibilidad de recurrir a la ciencia. Hay una Ley del año 2007 que contempla una serie de medidas y ayudas para estas personas. Una legislación que exige dos años de tratamiento y de análisis psicológicos, psiquiátricos y endocrinológicos, lo que nos parece absolutamente sensato. La diferencia entre la especie humana y las otras es que pensamos. Los sentimientos y los deseos es algo muy fluido. En un momento de la vida quieres una cosa y luego puede que no lo quieras. Por eso dos años de control médico y seguimiento son tan necesarios, y siempre en adultos. Lo más escandaloso de esta Ley es lo que tiene que ver con los niños, que incluso dice que si los padres no aceptan eso se les puede llegar a quitar la patria potestad y el niño puede acabar en un centro de acogida. Es un disparate. 

- Los defensores de la Ley Trans aseguran que a los menores no se los hormonará como tal sino que se les darán bloqueadores. 

- Es lo mismo. Si tu detienes el proceso de crecimiento se produce pérdida de masa ósea, peso, estatura... y, además, en ese proceso hay una serie de angustias y de problemas. En el Reino Unido, que es el primer país donde se hicieron estas cosas, una clínica fue cerrada por el Centro Nacional de Salud asegurando que habían convertido en enfermos a personas sanas. Todo esto busca convertir a personas en seres medicados durante años. La infancia es un periodo donde los géneros se confunden y no hay nada claro. Nunca pensé que viviría un disparate como este. 

- Lo que parece evidente es que esto ha supuesto una ruptura dentro del feminismo. 

- Esto no es feminismo. No hay ruptura. El movimiento feminista como tal está absolutamente en contra de esto. Detrás de todo está el poderosísimo 'lobby trans', que no sabemos si está financiado por las grandes farmacéuticas. Es que hormonar durante cuarenta o cincuenta años a varias personas es un gran negocio. Ese lobby es el que ha parasitado el llamado Ministerio de Igualdad. 

Lidia Falcón. 

- ¿Con Irene Montero sí que hay una ruptura?

- Es que ella se ha creído esa farsa. Está fanatizada por el tema. Todas las asociaciones feministas estamos en contra pero no nos ha recibido. Yo tenía una cierta relación con ella, pero mucho más con Pablo Iglesias. Desde enero del año pasado no me ha recibido. Ni siquiera se pone al teléfono. Además, todo esto va a cambiar el lenguaje jurídico, y esto es un trabajo ingente. Ahora no hay padres y madres sino progenitores gestantes, no gestantes... En Argentina ya se ha hecho. 

- ¿No hay posibilidad de acuerdo? 

- La ruptura es total. No hay posibilidad de acuerdo o de acercamiento. Lo que se pretende es abolir la realidad. Nos dicen: "Es que no han leído a Simone de Beauvoir que decía que la mujer no nace sino se hace". Bueno, pues es que esa señora decía una tontería. Nos construyen socialmente una serie de roles, eso es cierto, pero tu naces con una genitalidad determinada y a partir de ahí te desarrollas. También podían cambiar la Ley de la Gravitación Universal porque me molesta mucho caerme. Yo quiero tener diez años menos, porque no me siento identificada con mi fecha de nacimiento. Tu legislas en función de los deseos. Una locura. 

- ¿No le molesta coincidir en la oposición a esta Ley con la derecha?

- La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. Todo aquel que tenga ojos tiene que escandalizarse y me da igual quién lo vea. No se puede abolir la realidad sin tener en cuenta ni a los médicos ni a la ciencia. La realidad material no es obviable. 

- El debate también está en el seno del Gobierno de coalición. 

- No sé si tendrá raíces profundas. Confío en que el PSOE que no está de acuerdo haga algo. Ya les habría gustado echarlos. Pedro Sánchez tendría la gran satisfacción de su vida si pudiera echar del Gobierno a Pablo Iglesias e Irene Montero, pero está agarrado porque tendría que convocar elecciones y el PP tampoco ayuda. 

-  ¿Cuál es la postura personal de Pablo Iglesias?

- Le escribí al tomar posesión del cargo y me pidió que me pusiera en contacto con Irene que no me respondió. Pasó un mes y lo mismo. Lo que les interesa a los dos es el sillón. Por poco que hagas, que no haces nada, pues tienes un presupuesto, aunque no sea mucho, pero tienes capacidad organizativa y de lucimiento. Irene no tiene capacidad ninguna. Ni política ni intelectual. Es una muchachita que le gustó a Pablo y ya está. No sé si él está convencido. Ella sí lo parece. Al menos así se manifiesta. El nivel de nuestra clase política, si lo comparas con el de hace un siglo es patético. Se ha repartido el ministerio con sus amigas Sofía Castañón y Beatriz Gimeno. Estas niñas no han estudiado lo que tenían que estudiar. Con históricas como Charo Carrazedo o Ana María Pérez del Campo, ni hablan. Esta niña, como se ha enamorado Iglesias de ella, pues ya es ministra y tiene un presupuesto. Cada vez que habla dice 'yo como ministra'. Ha entrado en un delirio. Además, sus Leyes están muy mal redactadas. 

"Para Podemos hablar de la desigualdad económica era estar en el siglo pasado. Lo moderno es cambiar tu aspecto físico"

- Dicen que su mayor enemiga dentro del Gobierno es Carmen Calvo.

- Es que Carmen Calvo tiene una biografía y unos conocimientos jurídicos. Consejera, Ministra, profesora de Derecho Constitucional... Le dolió tener que regalar el Ministerio de Igualdad que tenía ella. Sé que están pilladas por los números que no dan. Además, Ciudadanos tampoco ayudó y por eso se ha hundido el partido. Yo sabía que Albert Rivera era tonto. Ya lo hemos visto, e Inés Arrimadas sigue el mismo camino. Están atados. 

- ¿Cómo se gestó su expulsión de Izquierda Unida? 

- Federación Trans, los mismos que me denunciaron ante la Fiscalía por un delito de Odio que se ha archivado, solicitó nuestra expulsión a finales del 19. El 22 de febrero de 2020 me dieron cinco minutos para explicarme y 20 a los que pedían mi expulsión. Cuando pregunté a los que allí estaban cuántos habían leído la Ley, de 57 personas sólo 4 levantaron la mano. El resto votan nuestra expulsión sin haber leído la Ley. Hay un argumentario interno defendiendo a capa y espada la Ley Trans. Alberto Garzón ha llegado a decir que estoy en contra de los Derechos Humanos.  Les he llevado a los Tribunales y veremos a ver en qué acaba todo. 

- ¿La izquierda está dividida? 

- Qué es la izquierda. Está desnortada. Me han echado de Público, que es el nido de Podemos, por decir esto. Estamos en un momento 'bonito' de la democracia. Los nuevos líderes de la izquierda nos desprecian. Recordemos que al principio, los de Podemos decían que eran transversales. Nos llamó Pitufos Gruñones a los clásicos. Según él estábamos envejecidos y anticuados. Hablar de la desigualdad económica era estar en el siglo pasado. Lo moderno es cambiar tu aspecto físico. Hay uno en Barcelona que dice que es un delfín. Es un transespecie. Todas estas cosas indignan a las verdaderas transexuales porque es una burla. Yo he defendido homosexuales y transexuales desde los años de la dictadura. Cuando se aprobó la Ley de Peligrosidad Social en el 70, fuimos pioneros en criticar que se les incluyera en esa legislación. Desde entonces hemos tenido una evolución: el matrimonio igualitario, la ley de 2007...,pero que vengan estos farsantes con todo esto es indignante.

COMPARTIR: