02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A menos de quince días de su ingreso en la cárcel, la madre sevillana que lleva 20 años de pleitos judiciales contra su exmarido continúa su lucha

María Salmerón, condenada a prisión: “El instinto materno está por encima de todo, proteger a un hijo no es delito”

El Cierre Digital en
/ María Salmerón.
María Salmerón, la madre sevillana con veinte años de pleitos judiciales contra su exmarido a sus espaldas, sigue luchando por los deseos de su hija de no ver a su padre. La mujer, que se enteró este jueves de que tiene menos de quince días para entrar de manera voluntaria en la cárcel, cuenta su historia y su situación actual a elcierredigital.com.

María Salmerón, la madre sevillana que lleva veinte años de pleitos judiciales contra su exmarido por respetar los deseos de su hija de no ver a su padre, se enteró este jueves de que tiene menos de quince días para entrar de manera voluntaria en la cárcel.

Se trata de una madre que tiene como estado de Whatsapp la frase “sin lucha no hay victoria”. El Estado la considera reincidente de un delito continuado de desobediencia grave a la autoridad.

María Salmerón está trabajando actualmente como auxiliar en una residencia de ancianos y tiene embargado el treinta por ciento de su sueldo para costear todo el dinero que le exige su exmarido. De hecho, los tres mil euros que ha tenido que pagar a su pareja los ha conseguido con un crowdfunding (recaudación de fondos) entre muchos ciudadanos anónimos que se han sentido identificados con su historia y hay una petición por medio de change.org para conseguir paralizar su entrada en la cárcel.

-Resumiendo su caso, su exmarido tiene una sentencia firme de veintiún meses de cárcel por violencia reincidente y usted tiene  cuatro condenas por un mismo delito: incumplir las visitas con el progenitor condenado por violencia de género y una más por impago de pensiones. O sea, él casi dos años de cárcel pero nunca entrará. Sin embargo, a usted, por ser considerada reincidente, le dan quince días naturales para entrar en la cárcel nueve meses.

-Reincidente significa que se sigue cometiendo. Lo primero que quiero decir es que yo no he cometido ningún delito. Proteger a una hija no es delito. Deberían protegerla los que imparten la ley y son los que le han dado la espalda. Si tú ves que a tu hijo lo están martirizando, el instinto de una madre está por encima de su propia vida.

-¿Cómo se siente ahora mismo, después del mazazo judicial?

-Estoy muy triste, desolada, no me lo esperaba para nada. Ya me han indultado dos veces, ya existe una ley que dice que los maltratadores no pueden tener derecho de visita, aunque visto lo visto, lo pongo en duda.

-Ha dicho “No es violencia, es tortura institucional”. Háganos un resumen de estos 20 años de viacrucis de denuncias y de idas y venidas a los juzgados.

-Han sido veinte años de penar por los juzgados, de puntos de encuentro, de psicólogos... Todo porque él quiso quitarme la custodia de la niña.

María Salmerón y su hija.

-Su hija no quería ver a su padre desde que tenía seis años. Sin embargo, ya tiene veintiuno y siguen sin querer hacerle caso.

-Exacto. Cuando era pequeñita le obligaban a irse con él, pero al ir creciendo yo me di cuenta que algo no iba bien. Me quitaron la custodia, se la dieron a él en bandeja de plata cuando ya tenía una condena firme de maltrato y lo que la niña vivió allí fue un infierno, ella lo ha contado. Cómo sería que me volvieron a dar la custodia a mí.

-¿Qué piensa de este Gobierno, que se proclama progresista y feminista y que no da el indulto en un caso como este?

-Pues hay un clamor que se respira por todos los rincones ahora mismo. Que aprovechen bien los del Gobierno ahora mismo, les queda un año y medio de legislatura.

-Además, el gobierno del PP le dio dos indultos en 2012 y 2016. ¿Cree que la Justicia es machista?

-Es machista y seguirá siendo machista y por mucho tiempo, sin duda. Vamos a necesitar muchos siglos para poder erradicarlo. En realidad ahora estoy viendo que vamos hacia atrás, está habiendo una involución grandísima, un auge atroz del patriarcado y el machismo, y más con cierto partido político que cada vez está más metido en las instituciones. Como dicen en mi tierra 'y lo que te rondaré, morena'.

-Su hija, que está estudiando periodismo en Irlanda, carrera que costea usted, dijo hace pocos días 'la única misión de mi padre es destruir a mi madre y con ella me lleva a mí por delante'.

-Ahí lo ha clavado y esa es la frase que ha movido a muchas conciencias.

-Ahora mismo, ¿cuál es su situación al tener que pagar el treinta por ciento de su sueldo a su exmarido? 

-Tengo que seguir manteniendo al maltratador, pero quiero dar las gracias a la ciudadanía que ha conseguido el dinero en menos de veinticuatro horas para intentar que no entrase en prisión, pero a la jueza no le ha importado nada que yo pusiera ese dinero.

-Dijo una vez que con todo lo que ha pasado en estos veinte años, lo volvería a repetir, porque si no hubiera sido así y se hubiera dejado en manos de la justicia,  a saber dónde estaría su hija hoy en día.

-Por desgracia hay muchas madres que hoy se están planteando todo lo contrario y eso no debería pasar nunca, que se cometan esas ejecuciones contra niños por hacer daño a otra persona.

-Lo que tendrá claro es que no está sola…

-Sí, he visto que hay mucha gente que me apoya. Como se dice, va tanto el cántaro a la fuente que al final se parte y está claro que el sistema judicial de Sevilla me tenía entre los ojos por hacer las manifestaciones que hago, pero yo no digo nada que no sea mentira, y el movimiento feminista ya no tiene vuelta atrás.

-¿Es su situación un ejemplo de violencia machista y vicaria?

-Hay muchas personas que están errando el mensaje, la violencia vicaria es cuando un maltratador usa a su hijo para hacer daño a la madre, sea como sea, desde usando el régimen de visitas como ha sido mi caso hasta lo más grave, que es culminar quitándole la vida. Todos los días no hay asesinato, pero sí violencia vicaria.

COMPARTIR: