25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La hija del expresidente José María Aznar y su marido viven en un mansión de lujo en Richmond upon Thames y tienen amigos como Cara Delevingne

Así es la vida de Ana Aznar y Alejandro Agag en Londres: Rodeados de lujo y con contactos en la Jet Set y Hollywood

Ana Aznar y Alejandro Agag.
Ana Aznar y Alejandro Agag.
Alejandro Agag y Ana Aznar fueron durante un tiempo el matrimonio más popular y criticado de España. Hoy viven en Londres y los contactos de su agenda corresponden con estrellas de Hollywood y personalidades de la Jet Set internacional. Agag, el 'yernísimo' de Aznar, pasó de ser un político ambicioso a un exitoso hombre de negocios. Su último negocio es una aplicación de móvil, aunque lo que le da más visibilidad es la Fórmula E, campeonato de coches de carreras eléctricos que ideó en 2012.

Hace casi 19 años un desconocido para el gran público, Alejandro Agag, protagonizó con Ana Aznar Botella un enlace que sorprendió a todo el país: unos criticaron ese alarde de lujo y prepotencia por parte de la hija del entonces presidente del Gobierno José María Aznar y otros se tomaron a chanza una ceremonia que tenía algo de 'paletada nacional'. 

Hoy el matrimonio Agag-Aznar vive en Londres, en una mansión de lujo en Richmond upon Thames, un lujoso distrito al sur de la capital británica, y se codea con la jet set internacional.  Previamente, residieron en un casoplón de 300 metros cuadrados en el barrio de Chelsea

Agag, lejos del día a día de la política española, comparte sus días con estrellas de Hollywwod como Leonardo Di Caprio, Orlando BloomIrina Shayk. Otras amistades entre la jet set internacional, sin embargo, le han dado más de un dolor de cabeza como Jefrey Epstein. 

Wikiliks contra Alejandro Agag

En junio de 2020 Wikiliks volvió a protagonizar una de sus filtraciones escandalosas. Esta vez tenían que ver con Jefrey Epstein, el millonario y depredador sexual. 

“Hiciste matar a Jeffrey Epstein para encubrir tu historia de tráfico de niños y violación”, escribieron desde Anonymous en Twitter, junto a un link de otro tweet que el grupo había publicado en 2019, en el que aparece un archivo con una lista de nombres vinculados a Epstein que, oficialmente, se suicidó en agosto de 2019, antes de que su juicio arrancase.

El documento en cuestión es conocido como The litle black book of Jeffrey Epstein. Allí se exponen nombres de personas que, supuestamente, asistieron a eventos organizados por el financiero pederasta, entre ellos la hija del expresidente de Estados Unidos, Ivanka Trump, y su exmujer, Ivana.

La lista de nombres célebres aumenta con los de la modelo Naomi Campbell, el ex primer ministro británico Tony Blair, el antiguo alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, el actor Kevin Spacey y el cantante Mick Jagger. La lista también incluía a otros como Alejandro Agag y Jacobo Gordon.

Al volante de la Fórmula E

En 2020 Alejandro Agag crea otra empresa con su olfato habitual para los negocios. Se trata de Clearzone App Limited que gestiona una aplicación de distancia social denominada 2Near rastreando así los restos de Covid en los teléfonos móviles. Sin embargo, lo que de verdad le posicionó para entrar en conexión con la alta sociedad internacional fue su entrada en el negocio de la Fórmula 1. 

El matrimonio Aznar-Agag con Cara Delevinge. 

A través de Liberty controla los derechos de retransmisión de las carreras. Además, con la empresa Formula E Operations Ltd controla el campeonato de coches de carreras eléctricos que fundó él mismo en el año 2012. Una idea en la que cuenta con el apoyo de la modelo y actriz Cara Delevingne que debutó como piloto en esta modalidad en un acto propagandístico de Alejandro Agag. "¡No me puedo creer que sea la primera persona no deportista que ha conducido el coche de carreras eléctrico Gen2 por las calles de Londres! Creo que he encontrado mi nueva vocación en la vida", exclamó la actriz. 

De promesa de la derecha española a magnate empresarial

Alejandro Tarik Agag Longo nació en Madrid el 18 de septiembre de 1970. Es hijo del banquero José Tarik Agag Deval, un belga de origen argelino que perteneció al Frente de Liberación Nacional de Argelia (FLN), secretario del banco nacional de ese mismo país y consultor de inversiones en el Magreb. Estudió en el Colegio Retamar de Madrid, la institución que tiene el Opus Dei en Pozuelo de Alarcón y donde coincidió con el más alto estrato social madrileño. Tras compatibilizar sus estudios con estancias durante varios años en el extranjero, se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales en el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF), un centro privado financiado por la gran banca española asociado a la Universidad Complutense de Madrid y donde han estudiado los hijos de las casas nobles y reales españolas, como Luis Alfonso de Borbón.

En esta etapa universitaria fue donde inició sus proyectos de uniones temporales de intereses (denominadas popularmente como UTI´s) y fundó la Asociación de Estudiantes del CUNEF, para estar en contacto con las grandes figuras del establishment político y financiero español de aquel entonces. Por sus aulas pasaron desde banqueros como Mario Conde, Mariano Rubio o Claudio Boada hasta empresarios como Abel Matutes, así como políticos como Marcelino Oreja o el mismísimo José María Aznar, con el que más tarde Alejandro aunaría esfuerzos y amistad.

Por esas fechas, Alejandro ya se había afiliado a las Nuevas Generaciones del PP y pronto empezó a escalar puestos en  la organización al ser elegido en el Congreso de NG, celebrado en Sevilla en octubre de 1993, miembro de su Comité Ejecutivo Nacional y coordinador de Relaciones Internacionales de Nuevas Generaciones. Su facilidad para aprender idiomas (habla cinco lenguas, entre ellas, el italiano, el francés y el inglés) le sirvió para que en las elecciones al Parlamento Europeo del 12 de junio de 1994 ocupara el puesto 45 en las papeletas de salida del PP. Aunque Agag no obtuvo escaño en esta ocasión, sí que esta aventura le sirvió de entrada en el mundo profesional de la política. Así, ese mismo año, ya fue elegido vicesecretario general del Partido Popular Europeo (PPE).

Agag se erigió como coordinador nacional desde las Nuevas Generaciones del PP de la campaña electoral de José María Aznar que le llevó en marzo de 1996 a La Moncloa. En esas mismas elecciones también intentó alcanzar el acta de diputado al Congreso por Madrid, pero no lo consiguió. Lo que sí logró fue convertirse en uno de los personajes del círculo más próximo de José María Aznar, que enseguida lo nombró para ocupar uno de los tres puestos de ayudante reservados al Presidente del Gobierno en Moncloa: el llamado “de carácter político”. Los otros dos, eran de ámbito militar y diplomático. Alejandro Agag era el enlace entre el presidente del Gobierno y el aparato del PP en la sede de la calle Génova de Madrid. Un puesto de esa responsabilidad durante cuatro años junto a Aznar fue para él un observatorio privilegiado.

boda_aznar_hija_agag

Boda de Alejandro Agag y Ana Aznar. 

Ya en 1999, el ex presidente Aznar le mandó a Bruselas para que ampliase y mejorase las relaciones internacionales de su Gobierno. Alejandro fue nombrado miembro del Comité Ejecutivo del PP y también sería elegido secretario general del PPE en Bruselas. En las elecciones de junio de 1999 alcanzó el sillón de eurodiputado y se convirtió oficialmente en el número dos del Partido Popular Europeo.

Entre los muchos cargos que ocupó durante su vida política, cabe destacar que fue nombrado secretario ejecutivo de la Internacional Demócrata Cristina, de la que fue nombrado presidente Aznar en noviembre de 2001. También fue secretario de la Fondation d´Etudes Européens y secretario general del Instituto para la Democracia de Budapest. Esa etapa fue el punto de inflexión en la carrera profesional política de Agag.

Pero en el año 2001 Alejandro cambió definitivamente la orientación en su vida. Agag había sido invitado por su colega José María Aznar júnior a pasar unos días con la familia presidencial en la isla de Menorca y fue durante esos días de agosto cuando Alejandro y Ana Aznar se enamoraron. Un noviazgo de apenas tres meses que acabó en anuncio de compromiso en las navidades de ese mismo año. Más tarde decidió, junto a su futuro suegro, que lo mejor para evitar especulaciones y malas interpretaciones era abandonar la política. De este modo abandonaba su veloz carrera política en la que ya se había convertido en una gran promesa. En febrero del año 2002 notificó públicamente su decisión para dedicarse y adentrarse en el mundo de la banca y los negocios.

Tras su fugaz pero intenso paso por la política española de la mano de José María Aznar, Alejandro Agag ha ocupado puestos en entidades como la firma portuguesa Sociedade Lusa de Negócios. Pero por lo que más se le conoce a este hábil empresario es por el deporte de motor, concretamente con el mundo de la Fórmula 1, por su amistad con Flavio Briatore y con el magnate Bernie Ecclestone. Tal es el vínculo de los tres empresarios que se embarcaron juntos en un negocio, comprando a finales de 2007 el club de fútbol inglés Queens Park Rangers.

 

COMPARTIR: