24 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Europol junto a Policia Nacional acaban de arrestar a 23 personas por pertenecer a una red que blanqueaba dinero en nuestro país de procedencia ilegal

Mafias rusas en España, la historia que nunca termina: Kalashov, Rakhimov, Vorontsov, Barateli, Oniani y ahora Shikorov

Alexey Shikorov.
Alexey Shikorov. / Facebook de Alexey Shikorov
En una operación conjunta, Policía Nacional y Europol han desarticulado una red delictiva que se dedicaba, presuntamente, al blanqueo de dinero procedente de mafias de origen ruso. En esta ocasión el hombre señalado como clave es Alexey Shikorov, un abogado ruso de poderosos contactos y negocios que vivía en una mansión de Altea. Desde hace años la Policía desarticula una y otra vez estos grupos pero vuelven a resurgir de sus cenizas, ocupando el vacío que dejan los detenidos.

Es el cuento de nunca acabar. Cada vez que la Policía española cree haber desarticulado una organización criminal relacionada con las mafias rusas a las pocas semanas otros toman el control y se hacen cargo de los negocios que han dejado vacíos los detenidos.

En España se han dedicado al tráfico de drogas, de armas, robos en viviendas, de vehículos, extorsiones, blanqueo, contrabando de tabaco y hasta corrupción deportiva. En julio de 2018 la Operación Kus acabó con una de estas internacionales del crimen, en aquella ocasión los detenidos fueron 132 armenios y georgianos. Entre ellos, siete jefes, "Vor v Zakone" o "ladrones de ley". Entonces fue Europol la encargada de coordinar las detenciones en Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Albacete, Murcia, Girona y Granada. Se registraron 74 viviendas. Los detenidos incluso manejaban los amaños en partidos de baloncesto de Azerbayan y voley playa en Rusia.

Ya en aquel momento los agentes constataron que las organizaciones delictivas se intentaban infiltrar en todo tipo de estructuras de la administración e, incluso compraban a gente en los consulados. Ahora, tras la detención de Alexey Shirokov en Altea, Alicante, se ha demostrado esta teoría, al ser también detenidos el concejal de Seguridad de Benidorm Lorenzo Martínez y el expresidente del PP de Altea, Jaime Sellés.

Todo arrancó en 2005 y culminó en 2016 con la Operación Avispa y el arresto entre otros de Oleg Vorontsov  y Zakhar Kalashov, que acabó siendo expulsado a Rusia en 2014, lo que generó un enorme vacío de poder que durante estos años ha provocado enfrentamientos y ha terminado hace unos días con estas 23 detenciones. En este caso hay que explicar que esta red se dedicaba, presuntamente, al blanqueo de dinero, traían grandes cantidades de otros países y los invertían en España.

 Tariel Oriani.

Estos grupos rusos se centran en el blanqueo de capitales. En agosto de 2018 fue detenido en Marbella Lasha Barateli, alias “el gusano”. Este capo, considerado por las fuerzas del Estado como el número 3 de la mafia rusa a nivel mundial, fue detenido cuando se dedicaba a reconstruir la organización, que había sido desmantelada en el Levante español, donde fueron arrestadas 129 personas.

Pero apenas un mes después la Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra detuvieron a tres nuevos "ladrones de ley" que habían viajado a Marbella para una "shodka" o reunión con otros líderes en la que supuestamente se iba a concretar el asesinato de un rival. Con esa muerte, la demostración de poder quedaría clara y el reparto del territorio, asegurado. El más importante fue Lasha Barateli, alias "el Gusano", considerado ni más ni menos que el "número 3" de la mafia rusa a nivel mundial, pese a su juventud –unos treinta años– que alcanzó el grado de "vor v zakone" en 2014.

Su objetivo no estaba claro, pero se sabe que entonces los georgianos, con órdenes desde Rusia, donde vive Zakhar Kalashov (aún considerado el número uno de los ladrones de ley) o desde Lituania, centro de mando de Saratovski, otro poderoso cabecilla vinculado a los ahora detenidos, iban a recuperar su antiguo territorio.

 Lasha Barateli con su carta de presentación.

Estos tres nuevos arrestados ingresaron en prisión, acusados de tentativa de homicidio, falsedad documental y organización criminal. En un mes la policía española detuvo a diez "vor v zakone". Entre ellos a Tariel Oniani (Taro), un influyente “ladrón de ley” georgiano.

Una característica única y especial de todas las organizaciones rusas es utilizar a políticos como el concejal de Seguridad Ciudadana y Comercio de Benidorm, Lorenzo Martínez, y el expresidente del PP en Altea, Jaime Sellés, detenidos este pasado jueves. De hecho, en Altea se detuvo también al jefe de la Guardia Civil en el municipio, en concreto a un teniente, y a un brigada. También fue detenido un policía nacional.

Shikorov, el hombre clave

A quien los investigadores señalan ahora es Alexey Shirokov, tras la intervención de esta semana donde se detuvo a 23 personas. En la operación policial, la Policía Nacional y Europol entraron en su lujosa mansión situada en la urbanización de Altea Hills. Alexey tiene 50 años, es de religión ortodoxa (y un firme defensor de ella) y ejerce la abogacía. Obtuvo su titulación en Derecho en la Universidad de Alicante después de haber estudiado en los jesuitas de la misma ciudad.

El abogado ruso, padre de dos hijos, tenía numerosos negocios inmobiliarios y llevaba una gestoría desde donde se dedicaba a asesorar a otros rusos sobre asuntos fiscales. Dirigía una inmobiliaria denominada Realty Lab Altea Hills, especializada  en los aspectos legales de la compraventa de todo tipo de inmuebles, como edificios de oficinas, centros comerciales, naves industriales y logísticas, hoteles... Lo cierto es que Shikorov había tejido una influyente red de contactos que se traducía en tratos de favor y regalos. Entre estos contactos se encontraban los dos políticos del Partido Popular (él era también afiliado al PP de Altea), como los dos ediles detenidos.

Alexey Shikorov. / Alexey Shikorov

Shikorov tenía fama de ser alguien con la habilidad de conseguir cosas para los demás, a veces favores importantes. Esto fue determinante para que forzara esas poderosas amistades que van más allá de la política.

Además, durante los peores momentos de la pandemia Alexey se dedicó a repartir mascarillas entre los profesionales que la necesitaban, como el cuerpo de bomberos o la Policía Local. Fue un hecho que demostró su habilidad para conseguir lo imposible, ya que era un momento de extrema escasez de recursos sanitarios.

Foto de un Lamborghini publicada por Shikorov en sus redes. / Alexey Shikorov

Incluso Shikorov llegó a tener su momento de gloria en la televisión. El ruso fue entrevistado el año pasado en Fuera de Cobertura, un programa de Mediaset. En este espacio televisivo manifestó su amor tanto por España como por Rusia afirmando que era de "corazón español y alma rusa", y habló de lo bien que vivían muchos nacionales de Rusia como él en nuestro país. También se conocía su devoción por las armas, contando con un poderoso arsenal que llegaba a ser superior al de algunas comisarías locales. Entre las más de diez armas que le han incautado hay un rifle de francotirador. En este sentido, Shikorov argumentó que posee licencia de tirador olímpico, algo que deberá acreditar.

Así pues, en los registros realizados por las fuerzas de seguridad se han intervenido numerosas armas: Seis armas de fuego cortas, dos escopetas de combate, un fusil de asalto, un rifle de francotirador con silenciador y miles de cartuchos de distintos calibres. También se han incautado más de 300.000 euros en efectivo, cajas de seguridad en bancos, monederos virtuales con criptomonedas, diamantes y 16 coches de lujo. Asimismo, los agentes bloquearon cuentas bancarias y activos patrimoniales que tenían valor de millones de euros.

COMPARTIR: