10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

JUPOL reclama el aislamiento preventivo de los recién llegados, que no disponen de lugares adecuados de descanso ni aseo

Los policías reclaman un protocolo de actuación efectivo para actuar ante la llegada masiva de inmigrantes irregulares a España

Última hora Instalaciones para inmigrante irregulares.
Instalaciones para inmigrante irregulares.
El sindicato JUPOL ha remitido a las delegaciones del Gobierno de las zonas afectadas por la llegada de pateras a las provincias de Alicante, Murcia y Almería, escritos solicitando la elaboración urgente de un protocolo de actuación efectivo que permita a los agentes de la Policía Nacional trabajar de forma segura ante la llegada de inmigración irregular a las costas españolas y que fije unas líneas para garantizar la salud tanto de los policías nacionales, como de los inmigrantes.

JUPOL asegura que en los últimos días la situación en las costas españolas se está descontrolando ante la llegada de numerosas embarcaciones clandestinas, ocupadas por personas en su gran mayoría procedentes de Argelia, recordando que en la última semana han llegado a las costas de Almería, Alicante, región de Murcia y Baleares, cerca de un millar de personas (948) en más de 50 embarcaciones tipo patera.

Actualmente, a la llegada de los inmigrantes a las costas el Gobierno Nacional y Autonómico respectivo, les proporciona todo lo necesario para velar por su seguridad y salud y tienen establecido que se les debe realizar a todos ellos una prueba de detección de la Covid-19 (PCR), ofreciéndoles un lugar para pasar la cuarentena de obligado cumplimiento ante la pandemia mundial que nos ocupa.

Parte de las instalaciones.

Una situación insostenible, "que dista mucho de la que viven los policías nacionales allí destinados, que deben velar por el cumplimiento del aislamiento preventivo de los recién llegados sin disponer de lugares adecuados de descanso ni aseo y bajo un sol que se traduce en elevadas temperaturas que pueden ocasionar en estos profesionales síntomas como fatiga, falta de concentración, náuseas, quemaduras y problemas a la vista, todo ello a consecuencia de una exposición prolongada a las radiaciones solares", explican desde el sindicato.

Carpas donde se aloja y trabaja el personal que recibe a inmigrantes.

Dichas condiciones, según este sindicato, contravienen lo establecido en la normativa relacionada con la prevención de riesgos laborales, como por ejemplo lo contemplado en el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.

En este sentido, se ha denunciado que actualmente, "en muchas ocasiones, se está dejando en libertad a estos migrantes sin ni siquiera conocer si son positivos o no en COVID-19, lo que supone un grave riesgo para la población general y un posible foco de rebrotes en las ciudades costeras españolas", añaden.

Falta de colaboración

Por otro lado, desde JUPOL se pide la elaboración de este protocolo de actuación con medidas especificas para evitar situaciones como la vivida estos días en Cartagena, en la que un centenar de inmigrantes se fugaron de las zonas habilitadas para cumplir la cuarentena establecida por el COVID-19.

Este sindicato ha denunciado la total falta de colaboración por parte de los migrantes recién llegados a las costas españolas, algo que, sumado a la falta de efectivos policiales, provocan la fuga de muchos de los inmigrantes de las zonas de cuarentena, sin saber si son portadores o no del COVID-19 o de otras enfermedades, causando un grave riesgo para la seguridad y la salud de todos los ciudadanos.

Parte de las instalaciones que usan policías.

Además, desde esta organización sindical se denuncia "la falta de civismo que muestran en muchos casos los inmigrantes, que han destrozado gran parte del mobiliario hospitalario que se les había facilitado para su estancia durante la cuarentena, para usarlo a modo de arma o de herramientas para lograr su escape. Una situación que una vez más pone en riesgo a los agentes de policía allí desplegados y que además supone un grave perjuicio económico".

Escasez de EPI

En esta situación, desde JUPOL, tenemos que reiterar a la Dirección General de la Policía, la necesidad de que se dote a todos los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de los Equipos de Protección individual necesarios para evitar posibles contagios de los funcionarios policiales por Coronavirus, o por otras enfermedades infecciosas, de las que pudieran ser portadores los migrantes que llegan a nuestras costas. Un problema, la escasez de EPI ́s, que parecía estar solventado tras las primeras semanas de la pandemia, pero que ahora vuelve a manifestarse tras el incremento de actuaciones con posibles contagiados que tienen que llevar a cabo los policías.

Algunos inmigrantes en cuarentena.

Desde JUPOL, se pide tanto a la Dirección General de la Policía, como a las Delegaciones del Gobierno y los diferentes gobiernos regionales que habiliten zonas adecuadas para el confinamiento y aislamiento de los migrantes durante el tiempo que dure la cuarentena de los mismos.

Este sindicato denuncia que, en muchos casos, "las zonas donde están siendo acogidos los recién llegados, no cumplen con las medidas mínimas de seguridad, higiene y habitabilidad. Un hecho que supone un incremento en el riesgo sanitario y en las intenciones de fuga de los inmigrantes".

Por otro lado, JUPOL asegura que con la puesta en marcha de estas zonas habilitadas se evitarían también situaciones, cuanto menos injustas, como las que se han vivió en Cartagena, "en la que se ha procedido a trasladar de madrugada a los niños de un centro de tratamiento de niños autistas para poder albergar a los inmigrantes irregulares", aseguran.

Otra situación de este tipo se ha vivido en Almería, donde el exceso de migrantes llegados de forma irregular en estos días ha obligado al CATE de la ciudad a dar salida a 50 inmigrantes "sin realizarles previamente la prueba del COVID-19", dicen.

"Por lo que requerimos una vez más la puesta en marcha un Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) en todas las ciudades que se están viendo afectadas, así como más coordinación con las autoridades sanitarias y más acciones de protección y prevención en las aguas del mar Mediterráneo, puesto que la previsión es fundamental en estos dispositivos", aseguran desde JUPOL..

Problemas en otras regiones

El sindicato JUPOL además denuncia que los problemas de seguridad y salubridad con los inmigrantes irregulares, no solo afectan a las provincias de llegada, ya que en muchos casos los migrantes que se fugan de las zonas de cuarentena consiguen viajar a otras provincias, especialmente a Barcelona, donde solicitan protección internacional.

En el día de ayer precisamente, este sindicato ha tenido conocimiento de la presencia de 10 menores, que llegaron en patera hace un mes a las costas de Motril, y que deambulaban por las calles de Barcelona completamente desamparados.

Incluso desde otros gobiernos autónomos, como el de Castilla y León han reprochado al Gobierno de Pedro Sánchez que ubicara a seis inmigrantes en Soria que llegaron por vía marítima, de forma irregular, sin haber pasado ninguna cuarentena, dando además uno de ellos positivo por COVID-19 tras practicarle posteriormente el PCR.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, envió recientemente una carta al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, lamentando que se proceda de esta manera con personas que llegan de forma irregular y sin control sanitario alguno.

Desde la creación de JUPOL ya se ha solicitado a la Dirección General de la Policía, así como al Ministerio del Interior, la elaboración de un protocolo eficaz y operativo enfocado a una correcta y adecuada recepción, detención y primera toma de contacto, traslado y custodia de los integrantes de pateras, no habiendo respuesta aún, casi dos años después y a pesar del aumento de la inmigración. Con este reglamento que JUPOL solicita se garantizaría la seguridad y la salud de los efectivos que tienen que atender y supervisar la llegada de los inmigrantes.

 

COMPARTIR: