04 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La asociación profesional Jucil pide mejores condiciones y que se refuerce la plantilla específica de la Agrupación de Tráfico

Los guardias civiles piden un plan para rebajar los accidentes en carretera de los agentes de Tráfico

Agentes de Tráfico de la GC.
Agentes de Tráfico de la GC.
Con motivo del aumento del número de agentes fallecidos en carretera, la Asociación Profesional de la Guardia Civil, JUCIL, ha solicitado a la Dirección General de la Guardia Civil la elaboración de un plan de choque para disminuir el número de accidentes viales de los agentes. Desde la asociación, señalan las malas condiciones laborales de los agentes de la Agrupación de Tráfico y la falta de personal como los principales factores que incrementan el riesgo de accidentes de este tipo.

El fallecimiento en carretera de un Guardia Civil de Zaragoza ha sido el último episodio de una serie de decesos de miembros del cuerpo en las carreteras españolas. En este sentido, el presidente de la asociación JUCIL, Ernesto Vilariño, ha instado al Ministerio del Interior a elaborar, con la colaboración de las organizaciones de la Guardia Civil, un plan destinado a “analizar y reducir la siniestralidad y sus trágicos resultados en la Benemérita”. Concretamente, se trataría de “un estudio pormenorizado sobre las causas de estos accidentes”, analizando “si tiene que ver las horas de servicio descanso y todo aquello que pueda influir en las circunstancias que puedan llevar a un accidente”.

Desde JUCIL sostienen que la mayoría de los siniestros de este tipo son evitables. Además, denuncian situaciones laborales específicas que aumentan, según el criterio de esta organización, el riesgo de accidentes. Es el caso de las jornadas laborales de hasta 16 horas en las que no se respeta el descanso mínimo establecido por ley de 11 horas o la falta de turnos de trabajo fijos, que dificultan el sueño de los integrantes del cuerpo.

Agentes de Tráfico.

Vilariño también ha lamentado la falta de personal de la agrupación, un hecho que fuerza a los agentes a realizar largos desplazamientos, incrementándose de este modo los riesgos aparejados al recorrido de estas distancias. Desde el año 2000, el número de agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha aumentado únicamente en 800 efectivos. Por ende, los 9.100 agentes que componen esta agrupación deben cubrir nada menos que 165.000 kilómetros de carreteras y 35 millones de vehículos.

Otra de las reivindicaciones de JUCIL tiene que ver con los servicios que se realizan en motocicletas. En la asociación entienden que las peculiaridades de estos transportes obligan a concederles una atención especializada, puesto que, tal como ha indicado Vilariño, los agentes de estas unidades han de soportar en verano temperaturas por encima de los 40ºC. Finalmente, la organización critica el incumplimiento reiterado de las normativas de seguridad en los controles de alcoholemia y drogas, un hecho que supone un elevado riesgo de atropello para los agentes, especialmente en controles nocturnos.

COMPARTIR: