18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La identidad del autor del brutal de asesinato de cinco prostitutas del East End de Londres es una incógnita que alimenta todo tipo de teorías

Jack el Destripador: Se cumplen 133 años del primer crimen vinculado a este misterioso asesino en serie

Representación de la policía encontrando la primera víctima de Jack el Destripador
Representación de la policía encontrando la primera víctima de Jack el Destripador
El 31 de agosto de 1888 la policía de Whitechapel en Londres encontró el cuerpo de la primera víctima reconocida de Jack el destripador. La mujer presentaba cortes en la garganta, el abdomen parcialmente rasgado con una profunda hendidura y varias incisiones realizadas con un cuchillo. El 'modus operandi' del asesino le hizo ganar el nombre de destripador. Ese mismo año llevaría a cabo cuatro asesinatos más, aunque los expertos piensan que pudo haber cometido más.

El 31 de agosto tuvo lugar el primero de los asesinatos a mujeres atribuidos a Jack el Destripador. Cinco homicidios de mujeres en la localidad londinense de Whitechapel, entre abril de 1888 y febrero de 1891, habrían sido obra de este famoso asesino. Sin embargo, pese a que se registraron once asesinatos durante este período, solo cinco presentaban suficientes elementos comunes como para atribuirse al homicida londinense. Su 'modus operandi' se caracterizaba por la realización de cortes en la garganta, mutilaciones en el área genital y abdominal, extirpación de órganos y desfiguración del rostro.

Los dos primeros casos ocurridos en Whitechapel entre esas fechas no presentaban estas características. En el primero, la mujer siguió con vida durante unas pocas horas y declaró haber sido atacada por un grupo de hombres. En el segundo caso, la mujer asesinada no presentaba cortes en la garganta ni en el abdomen y sus heridas no seguían el patrón de los denominados cinco canónicos. El primero de los canónicos fue el asesinato de Mary Ann Nichols, hallada a las 3:40 de la mañana del viernes 31 de agosto.

Mapa de los asesinatos atribuidos a Jack el Destripador

La policía encontró su cuerpo en la calle Durward de Whitechapel. Tenía un par de cortes en la garganta, algunas partes del abdomen habían sido arrancadas mediante una profunda fisura y presentaba varias incisiones realizadas con un cuchillo. La víctima, al igual que ocurría en los otros casos achacados a Jack el Destripador, se dedicaba a la prostitución.

Apenas ocho días después del primer asesinato, la policía encontraba el cadáver de Annie Chapman cerca de la entrada del patio interior de la calle Hanbury en Apitalfields. En este caso, además de las dos incisiones en la garganta, su vientre había sido apuñalado y, por primera vez, el útero había sido extraído. Aunque fue el primero, no sería el único de los asesinatos en los que algunos de los órganos eran extirpados.

La madrugada del 30 de septiembre tuvieron lugar dos homicidios a prostitutas. Elizabeth Stride y Catherine Eddowes se convertían en la tercera y la cuarta víctima canónica de Jack el Destripador. La primera, nuevamente presentaba un corte en la garganta que le dañó la arteria carótida y no presentaba incisiones en el vientre, lo que hizo sospechar a los investigadores que el asesino se habría visto obligado a paralizar su actuación. El cadáver de la segunda víctima de la noche, Eddowes, sí presentaba los cortes en garganta y vientre y, además, se le habían extraído el útero y el riñón. 

Imagen del cuerpo destripado de Mary Jane Kelly, la última víctima canónica de este asesino

Este incremento en la severidad del "castigo" infringido por el homicida de las prostitutas se hizo patente en el último de los cinco asesinatos canónicos. Mary Jane Kelly, una mujer de Spitalfields, fue mutilada y destripada en noviembre de 1888. Tenía un corte que viajaba desde la garganta hasta la espina dorsal y le habían extirpado todos los órganos del abdomen además del corazón. Es el caso más atroz de los cinco.

No obstante, durante esa época en Londres se registraron otros asesinatos a mujeres de los que no se pudo asegurar la autoría de Jack el Destripador. Este asesino ha pasado a la historia como uno de los más despiadados. Por desgracia, nunca fue identificado. 

COMPARTIR: