08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ministro de Exteriores, Josep Borrel, habla de "leyenda urbana" para calificar la amenaza de Donald Trump

Alarma ante las sanciones de EEUU a España por la connivencia económica con el gobierno de Nicolás Maduro

Borrel califica de falsas las informaciones publicadas.
Borrel califica de falsas las informaciones publicadas.
Hace dos meses la agencia de noticias Bloomberg reveló que el Banco de España permitía movimiento de dinero por parte del régimen de Nicolás Maduro, a pesar de las sanciones impuestas por la Unión Europea y España. Ahora, los rumores de que Estados Unidos pueda sancionar a España crecen, mientras el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, ha tildado de "historieta" y "leyenda urbana" esas amenazas.

Josep Borrel, ministro de Exteriores español, ha negado la “supuesta cooperación financiera" con el Gobierno de Nicolás Maduro, algo que también hizo el Banco de España cuando se publicó la primera información, acusando a España de connivencia económica con el régimen de Maduro. No obstante, Donald Trump, presidente de EEUU, respondió a una periodista en rueda de prensa que le preguntó sobre esta posibilidad de sancione económicas a España, diciendo “ya veremos”.

"Yo me pregunto de dónde diablos ha salido esta leyenda urbana", ha dicho Borrell, preguntado por el asunto en un desayuno informativo de The Executive Forum, recalcando que eso no es lo que han transmitido al Gobierno español "los amigos americanos".

Donald Trump insinuó a una periodista la opción de las sanciones.

Además, ha dejado claro que no se le ocurre "dónde está esa supuesta cooperación financiera" y ha opinado que eso puede "formar parte de eso de lanzar una idea que todo el mundo repite y nadie contrasta".

La información sobre posibles sanciones se refería a una cuenta del Banco de Venezuela en el Banco de España. Según adelantó Bloomberg, las operaciones realizadas por el Banco Central de Venezuela (BCV), controlado por Maduro, en la Institución Española son la respuesta al reciente portazo del banco turco Ziraat, que suspendió las relaciones y operaciones relacionadas con el régimen de Caracas para evitar cualquier sanción por parte de Estados Unidos.

Además, en un comunicado publicado por la Institución que preside Pablo Hernández de Cos, se especifica que la cuenta del BCV fue creada hace años para realizar pagos puntuales. Según el texto difundido, “la operativa de esa cuenta es muy reducida, tanto en número de operaciones como en su importe, y no presenta variaciones significativas en los últimos años”.

Las operaciones se “limitan a pagos relacionados con actividades propias del banco central y al abono de transferencias a organismos multilaterales para hacer llegar fondos a representaciones de Venezuela”. No obstante, la institución no aclara cuales son los organismos, ni a que representantes se refiere.

El Banco de España ha negado que apoye a Maduro.

Este año más de 50 países, entre ellos, el grupo de los 28 europeos han reconocido a Juan Guaidó, presidente del parlamento venezolano, como presidente encargado del país y algunas instituciones como la Organización de Estados Americanos (OEA) o Mercosur han retirado las delegaciones diplomáticas de Maduro, en favor de las de Guaidó.

En principio Bloomberg aseguró que está operativa podría considerarse una “ayuda” a Caracas, que se encuentra cada vez más aislada, tras las sanciones de Estados Unidos. Aunque los últimos años se han interpuesto varias sanciones contra funcionarios del gobierno de Maduro de parte de Estados Unidos y la Unión Europea, este año, la administración Trump dio un paso más y decidió congelar activos del Estado venezolano en el exterior y amenazar con sanciones a aquellos países que mantenga relaciones económicas con el régimen.

No obstante, la posición de la Unión Europea (UE) se mantuvo en solo sancionar con prohibición de visados y congelación de fondos a funcionarios y no al país. A pesar de esto, otros países, normalmente aliados del Caracas han comenzado a cerrar las puestas de sus bancos por temor a represalias de Estados Unidos.

Una de las rupturas más destacadas fue la de la petrolera china CNPC, que suspendió todas sus operaciones con el país sudamericano después de que se anunciaran las sanciones. Algunos bancos rusos han seguido el ejemplo de las empresas del gigante asiático. Y recientemente ha sido el banco turco Ziraat, el más grande de ese país, el que ha dejado de operar con Caracas.

La ruptura de las relaciones con Turquía supone un revés para el régimen de Venezuela, que hasta ahora encontraba en Ankara un respaldo. Varias investigaciones relacionaban a los bancos turcos con las operaciones de sustracción y lavado de dinero del Banco Central de Venezuela, que sustrae oro de las reservas, lo funde en refinerías africanas y lo revende sin etiquetar en el mercado negro turco.

Sede del Banco turco Ziraat.

Ahora, según Bloomberg las operaciones del régimen de Maduro se concentrarán en Madrid, que aún no ha impuesto sanciones a la institución venezolana y que reconoce a Juan Guaidó como presidente, pero “mantiene relaciones con todas las partes”, según el Ministro de Exteriores Josep Borrel.

España víctima o causa

Mientras las “leyendas urbanas” se mantienen en la prensa venezolana y estadounidense, España continúa la batalla de los aranceles que impondrá Washington a productos de la Unión Europea. La plataforma del sector agroalimentario contra los aranceles de Estados Unidos, integrada por representantes de la industria de alimentación y bebidas y del sector primario, ha pedido al Gobierno español que impulse las negociaciones bilaterales y de la Unión Europea con la Administración Trump para alcanzar un acuerdo que contribuya a recuperar el equilibrio competitivo entre todos los países miembros de la UE y el del propio mercado interior.

Esta plataforma pide al Gobierno que tome una serie de "medidas urgentes" que incluyan iniciativas en materia fiscal, así como de compensación al sector productor para paliar los "graves daños" que amenazan a un sector estratégico de la economía española y ponen en riesgo más de 5.000 puestos de trabajo.

De esta forma, el sector confía en concretar estas medidas en una reunión pendiente con el presidente del Gobierno, que tendrá lugar a la mayor brevedad posible. Unas medidas que deben contemplar el daño sufrido por la aceituna negra en el mercado estadounidense desde noviembre de 2017.

"Entendemos que, en un caso de esta gravedad, una intervención del Gobierno español está plenamente justificada. Creemos que España y la Unión Europea deben seguir negociando y alcanzar un acuerdo, pero mientras tanto el Gobierno puede adoptar una serie de medidas de carácter excepcional para minimizar los efectos de la desventaja competitiva en la que se encuentran ahora mismo las empresas españolas", ha asegurado el director general de FIAB y portavoz de la Plataforma, Mauricio García de Quevedo.

El sector ha recordado que las ventas de los productos agroalimentarios de España a EEUU fueron cercanas a los 2.000 millones de euros en 2018.

En la actualidad, Estados Unidos es el primer mercado de destino de las exportaciones de alimentos y bebidas después de la Unión Europea, siendo los sectores más afectados por las medidas arancelarias el del aceite de oliva, vino, aceitunas, quesos y otros lácteos, productos del porcino, zumos, cítricos, licores, moluscos y frutas preparadas o conservadas. 

Los aranceles sumados a una sanción, la primera a un país aliado de EEUU podría suponer un duro golpe para la economía española que comienza a mostrar indicios de recesión.

COMPARTIR: