28 de febrero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El juzgado de Vigilancia Penitenciaria se lo da a cambio de acudir a un programa de rehabilitación sobre delincuencia económica y seguir trabajando

Urdangarin obtiene al tercer grado penitenciario, que tendrá que ser ratificado por la Audiencia Provincial de Palma

Iñaki Urdangarin en uno de sus permisos.
Iñaki Urdangarin en uno de sus permisos.
A pesar de que Iñaki Urdangarin no cumple los requisitos legales para obtener el tercer grado, como haber cumplido la mitad de la pena que hará en junio, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid le ha concedido el tercer grado. Ahora, si una de las partes acude a la Audiencia Provincial de Palma, será ésta como órgano juzgador quien decida sobre el paso a tercer grado del exduque de Palma.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 1 de Castilla y León ha estimado el recurso de Iñaki Urdangarin, preso en la cárcel de Brieva (Ávila), y le ha concedido el tercer grado penitenciario, de modo que trabajará fuera de prisión, regresará al centro para dormir y disfrutará de todos los fines de semana. Se someterá, además, a un programa de tratamiento de delincuencia económica. La resolución es firme.

En el auto, que ya ha sido notificado y se hará efectivo en las próximas horas, el magistrado revoca el acuerdo que dictó el pasado 30 de diciembre el director general de Ejecución Penal y Reinserción de Instituciones Penitenciarias por el que se mantuvo a Urdangarin en segundo grado.

Sin embargo, el penado recurrió y contó con el respaldo de la Fiscalía, que apoyó su paso a tercer grado siempre y cuando mantuviera su actividad laboral y se sometiera a un programa de tratamiento de delincuencia económica, condiciones que ahora impone el juez contra la "falta de motivación" de la decisión previa de Instituciones Penitenciarias.

Es la segunda vez que Vigilancia Penitenciaria otorga el tercer grado a Urdangarin que tendrá que ser ratificado por la Audiencia Provincial de Palma, que fue el órgano juzgador, sobre todo cuando no tiene cumplida ni la mitad de la condena. En la anterior ocasión le denegaron el paso de grado por no tener cumplida aún la mitad de la pena, que en su caso será a principios de junio de 2021.

Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI, cumple una condena de cinco años y diez meses por delitos fiscales. Aunque Instituciones Penitenciarias le denegó ya el tercer grado, a cambio le ha concedido salir un fin de semana extra al mes si su situación penitenciaria seguía sin cambios. Estos nuevos permisos se sumaron a los 36 días libres anuales de los que ya dispone el exduque de Palma por su calificación de preso de segundo grado y que le permitió salir unos días en las navidades de 2019 para visitar a su familia en Vitoria. Posteriormente le otorgó el segundo grado cuya única diferencia con el tercer grado es el lugar donde pernocta el penado, que ahora lo hace en el CIS de Alcalá de Henares y con el tercer grado lo haría en su casa.

Beneficios del tercer grado

El tercer grado permite a los presos ir a trabajar durante los cinco días laborables y acudir a dormir esas noches, solo durante ocho horas, a los Centros de Inserción Social (CIS) de la ciudad donde trabajan, pasando los fines de semana en sus domicilios que tienen oficializados ante Instituciones Penitenciarias. En caso de tener pulsera telemática adjudicada no tienen ni que acudir a los CIS correspondientes.

Cuando el exduque vea ratificado su tercer grado por la Audiencia Provincial de Palma, primero deberá presentar una oferta de trabajo y dependiendo del sitio donde este empleo esté situado -posiblemente Madrid o Vitoria- el marido de Cristina de Borbón podría ir a dormir a casa de su hijo mayor Juan Valentín, en Madrid.

Un proceso aún lento

La decisión del juzgado de Vigilancia Penitenciaria puede ser recurrida, como explicamos antes ante la Audiencia Provincial de Palma, ya que el artículo 36.2 de la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre del Código Penal es claro: "Cuando la duración de la pena de prisión impuesta sea superior a 5 años, el juez o Tribunal podrá ordenar que la clasificación del condenado en tercer grado de tratamiento penitenciario no se efectúe hasta el cumplimiento de la mitad de la pena impuesta". Es decir, el cuñado de Felipe VI debería cumplir al menos 35 meses, ya que Urdangarin fue condenado a 70 meses de prisión. Y por ahora solo ha cumplido 31 meses y algunos días desde que ingresó en junio de 2018 en la prisión de Brieva para cumplir la citada condena.

Hay que recordar que en anteriores ocasiones la Audiencia Provincial de Palma estimó los recursos interpuestos por la Fiscalía en contra de los permisos de fin de semana pedidos por Iñaki Urdangarin. La última vez fue en septiembre de 2020.

De esta manera, la Audiencia de Baleares dejaba sin efecto la aplicación del artículo 100.2 del Régimen Penitenciario y, por lo tanto, dejaba sin efecto las salidas de dos fines de semana al mes que al principio iba a tener el marido de la infanta Cristina de Borbón. El Ministerio Público argumentó en su escrito que “lo relevante en este caso no es el tiempo de cumplimiento de condena” que lleva Urdangarín en el centro penitenciario de Brieva (Ávila), sino “las restricciones de vida ajenas al régimen que corresponde al interno, como si lo extraordinario fuera la norma”.

Urdangarin y su esposa, Cristina de Borbón.

Iñaki Urdangarin ingresó en la prisión de Brieva el 18 de junio de 2018 para cumplir prisión por los delitos de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales en el marco del ‘caso Noós’.

El marido de la infanta Cristina sí sale ya del CIS donde pernocta para realizar labores de voluntariado en el Hogar Don Orione, de Madrid. El marido de la infanta Cristina ya disfruta de permisos penitenciarios al estar calificado en segundo grado. Estos permisos son de 36 días al año para los penados clasificados en segundo grado o de hasta 48 días para los que estén en tercer grado o régimen de semilibertad.

COMPARTIR: