13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Lo último que se sabe es que salió de la cárcel de Aranjuez hace dos años y ahora su hermana de padre pide ayuda porque desconoce su paradero

Adela Cantero busca a su hermano desaparecido José Luis, hijo primogénito del cantante El Fary

Exclusiva El Fary, en una foto promocional.
El Fary, en una foto promocional.
José Luis Cantero Rodríguez tiene ahora 52 años y nadie sabe dónde está. Toda su vida estuvo enganchado a las drogas y la mitad de su existencia la pasó en diferentes cárceles. Incluso, para la familia ha sido imposible conseguir una fotografía de él. José Luis es el hijo mayor de José Luis Cantero Rada, El Fary, fallecido en el año 2007 de un cáncer fulminante y su hermana Adela lo busca.

José Luis Cantero Rodríguez nació el 7 de junio de 1966, por tanto le quedan solo unos días para cumplir los 53 años, pero nadie conoce su paradero actual. José Luis o "Luisito" es fruto de la relación de José Luis Cantero, el Fary, con Ana Rodríguez Abad, ambos ya fallecidos. Desde muy joven José Luis, nacido en Madrid, tuvo problemas con las drogas y se enganchó pronto a ellas. Sólo tuvo contacto con su hermana Adela Cantero de Miguel, fruto de la relación de el Fary durante 10 años con Pilar de Miguel, que nació dos años después que José Luis.

"Yo me lo traje a mi casa de Alicante hace diez años, intentamos que dejara las drogas y el juego. Se gastó los 300 mil euros de la herencia de nuestro padre en apenas un año y aunque lo llevé al médico y quisimos ayudarlo no hubo manera", recuerda Adela Cantero, la única hermana que intentó sacarlo de las drogas. Su último domicilio conocido, según ha podido investigar elcierredigital.com fue en el número 103 de la calle Ronda del Sur, en el madrileño barrio de Entrevías.


Adela Cantero en una foto reciente.

José Luis había estado unos 20 años en prision por varios delitos de robo. Era politoxicómano, pero en una de sus salidad penitenciarias su hermana Adela lo recogió y José Luis aprovechó para reclamar su parte de la herencia de El Fary, 300.000 euros, que gastó, según su hermana "en drogas y juegos online, porque estaba enganchado al juego también" y recuerda que "volvió a las andadas aquí en Alicante y cuando se acabó el dinero, robó un coche y lo estrelló, luego entró en una tienda, les dijo a las chicas que se metiesen dentro de las cortinas y luego salió a esperar a la policía sentado en un banco". El dinero lo agotó en apenas un año y el hijo de El Fary no tenía donde ir.

Durante un tiempo el dinero de la herencia se lo estuvo administrando su abogado, Ramón Fernández de Mera, pero luego Luisito se lo reclamó y, evidentemente, se lo dio. Su abogado logró que evitase la prisión por última vez, donde querían meterlo por conducir sin carnet. En 2017 un informe médico presentado por su abogado dice que padecía cáncer de próstata y  de riñon y que tenía que acudir a diálisis con frecuencia, también destaca que era "consumidor activo de cocaína y heroína", que padecía hepatitis C sin tratar y una EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Adela Cantero en Alicante.

Adela reconoce que "aunque me duela mucho reconozco que cuando estaba en la cárcel estaba más tranquila porque sabía que estaba controlado" y añade que dejó la prisión hace dos años y "desde entonces no sabemos si está vivo o muerto y sus hermanas de Aranjuez nunca han querido saber nada de él". Precisamente, la última cárcel donde estuvo fue la de Aranjuez, en Madrid.

El féretro de El Fary llegando al cementerio de la Almudena para ser incinerado.

La única hermana  de los cuatro dice entender la postura del resto y no critica que los hermanos pequeños, Raúl y Javier Cantero Olmedilla, que nacieron de la relación de El Fary con Conchi Olmedilla, no hayan querido saber nada de su hermano, al igual que las dos hermanas por parte de madre, que viven en Aranjuez: "yo también tenía a mis hijas pequeñas entonces en casa y no quería que vieran aquello así que le alquilé un piso, que dejó sin pagar y tuve que pagar yo cuando lo volvieron a meter en la cárcel". Nadie tiene una foto de Luisito, "pero era la viva imagen de su padre", recuerda su abogado. El 19 de febrero de 2013 salió de la cárcel de Navalcarnero y un  juzgado penal de Almería le pidió dos años y seis meses, pero Luisito nunca hizo caso a la requisitoria y no llegó a ingresar en prisión.

La hermana de José Luis, Adela, teme ahora que su hermano hay corrido la peor de las suertes para su hermano "porque tenía tumores cancerígenos y no sabe vivir en la calle", aunque reconoce que "aquí en casa le llamábamos "el gato" porque tenía siete vidas, tuvo varios accidentes con coches robados e incluso una vez le atropelló un camión y sobrevivió, así que lo mismo anda por ahí y si está vivo me gustaría saber cómo está y su estado de salud y si está muerto pues saber donde fue enterrado". Ahora, la prioridad es dar con su paradero.

COMPARTIR: