22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exgerente aporta nuevos datos a elcierredigital.com: "Los restos mortales se sacaron en una bolsa al garaje para que la Prensa no se enterase"

Ángel Gutiérrez, representante de Lina Morgan: "La actriz ocultó la muerte de su hermano José Luis por SIDA"

Exclusiva Lina  junto a amigos, entre los que se encuentra Ángel Gutiérrez y su hermanos José  Luis.
Lina junto a amigos, entre los que se encuentra Ángel Gutiérrez y su hermanos José Luis.
Ángel Gutiérrez, ex gerente de Lina, descubre más aspectos íntimos de la biografía de la actriz. Entre ellos, como la cómica vive distanciada de sus hermanos José Luis y Juia, cuando estos fallecen; la extraña forma de sacar de su domicilio el cuerpo sin vida de su hermano para que la Prensa no supiera que había fallecido de sida y las confesiones más personales que realizó su exchófer Daniel Pontes al contable del teatro sobre Lina.

Esta semana el ex representante de la popular actriz, Lina Morgan, después de que lo hiciera su amiga Ana Valdi, siguió sacando de la caja de Pandora más capítulos, que habían estado ocultos para la opinión pública, sobre la biografía de la cómica. Especialmente sobre los últimos años de vida de Maria Ángeles López Segovia, nombre de pila de la artista.

Una época en la que vivió apartada de sus compañeros y amigos y donde la figura de su ex chófer, Daniel Pontes, acaparó toda la presencia y notoriedad dentro del mundo Lina Morgan. Tanto fue su protagonismo y la dependencia que la artista tenía hacia Pontes, que llegó a convertirse en el heredero universal de su fortuna, que según Ángel Gutiérrez en 2006 solo en sus cuentas corrientes había 3 millones de euros.

Dicha fortuna, según palabras de Gutiérrez basadas en informaciones de terceros, fue repartida finalmente entre Pontes, otro chófer llamado Abelardo, el Padre Ángel y un sobrino de la actriz.

Así mismo, el ex gestor del Teatro La Latina desvela como la artista, quizás influenciada por su ex chófer, acaba con los servicios profesionales de este a consecuencia de unas supuestas dudas sobre desvíos de dinero en la contabilidad. Tiempo después con dos auditorías positivas, se descubrió que no existía ese problema. Este despido condujo a una gran batalla judicial entre ambos, durante la cual Gutiérrez sufrió un infarto.

Su distanciamiento de José Luis y Julia

Ángel Gutiérrez llegó a la vida de Lina a través de su hermano Jose Luis. Ángel y José Luis se conocieron siendo muy jóvenes, cuando trabajaban juntos en el hotel Sanvy de Madrid. Un día su hermano le dijo que Lina necesitaba a una persona que le ayudara a llevar sus cosas y que si quería trabajar para ella. Y de esta forma Ángel y Lina iniciaron una relación de complicidad.

Lina junto a sus hermano Jose Luis, su hemana Julia y sus padres para ABC.

El hermano de la artista, José Luis, depositó, por la gran relación de amistad que tenían, mucha confianza en Gutiérrez y este en varias ocasiones fue el hombro donde encontró consuelo. “Lina no entendió que su hermano fuera homosexual. Este hecho provocaba en ambos varios puntos de desencuentro y muchas de las discusiones que tenían. Yo he visto llorar a José Luis por este tema. Me decía que entrara a su despacho y allí se desahogaba conmigo.”

Tal era el grado de desacuerdo entre Lina y su hermano que un día José Luis decide abandonar la casa de la actriz, donde vivía. “Como Lina no reconocía su orientación sexual, un día José Luis decide marcharse de casa. En primer lugar se va a un apartamento de la calle doctor Esquerdo. De ahí se traslada a la calle Maldonado y de ahí se va a la torre del Retiro. Finalmente, regresa a casa de Lina para morir.”, recuerda Ángel.

Lina ocultó el cadáver de su hermano, fallecido por sida

En 1995 el hermano de Lina fallece a consecuencia del sida. Para que la prensa no descubriera los motivos de su muerte, la actriz idea un tétrico plan para sacar del domicilio el cuerpo sin vida de José Luis.

“Yo estuve presente en esa operación. Al hermano se le bajó por el ascensor al garaje en una bolsa de plástico. En la puerta principal de la casa había dos periodistas esperando haber que ocurría en el domicilio, porque sabían que Jose Luís estaba muy enfermo. Aprovechando que el vehículo mortuorio era pequeño y se le metió al garaje. El garaje daba a otra calle y por ahí salió. Y dos meses después se enteraron de que había fallecido.”, de esta forma lo narra el ex gerente.

                                    Así recoge la prensa el fallecimiento de José Luis.

La tristeza por la pérdida de su hermano nunca la llegó a superar la artista. Fue un acontecimiento que marcó y lastró su vida, llevándola a tener un bajo estado anímico hasta el final de sus días. “El fallecimiento de José Luis fue el latemotiv de su decadencia psicológica.”, asegura Ángel.

“Su hermana Julia también siguió los mismos pasos que su hermano. Tras una discusión con Lina, decide marcharse de casa y se ingresa en una residencia en Aravaca. También fue un palo para Lina que no pudo superar, pues desde pequeña había vivido junto a Julia y casi ni se separaban.”, afirma su ex mánager.

La verdadera opinión de Pontes sobre Lina

La historia de la ocultación del cadáver del hermano de la artista pronto corrió por las calles del municipio madrileño de Alcorcón, lugar de residencia del heredero universal de Lina, Daniel Pontes. Gutiérrez asegura que esto sucedió así, ya que Pontes lo fue contado a sus vecinos y la historia se fue transmitiendo de unos a otros. Hasta llegar a los oídos de la prima del ex gestor que era del mismo municipio Pontes y además trabajaba de empleada del hogar en casa de Lina.

La actriz junto a su mano derecha, Daniel Pontes

“El siempre lo ha negado pero él divulgó que al hermano se le bajó en un ascensor para que la prensa no supiera que había fallecido. Y yo lo supe por mi prima. Después llegó a los oídos de Lina y de Julia. Y esta si tuvo unas palabras bastante serias con Pontes.”, cuenta el ex gerente.

“No fue la única deslealtad hacia su jefa. En momentos de confianza con el contable que había en el teatro, Pontes se despachaba a gusto. Decía de Lina que tenía unas grandes manías persecutorias y que no la aguantaba. Que estaba deseando de cumplir los 65 años y poderse jubilar.”, asevera Ángel Gutiérrez.

COMPARTIR: