14 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aunque las revelaciones se producen tras una sentencia firme, en España ha habido filtraciones antes del juicio como en el caso de 'La Manada'

Reino Unido expone la identidad de los agresores sexuales y reabre el debate entre privacidad y libertad informativa

El Cierre Digital en Reino Unido revela la identidad de 24 agresores sexuales condenados y reabre el debate entre privacidad y libertad informativa.
Reino Unido revela la identidad de 24 agresores sexuales condenados y reabre el debate entre privacidad y libertad informativa.
La semana pasada más de 20 depredadores sexuales fueron condenados a penas de prisión de hasta 30 años en el condado británico de West Yorkshire por abuso sexual. Las autoridades británicas revelaron las identidades de los agresores tras levantarse las restricciones para informar una vez publicada la sentencia. Los condenados, que en su mayoría proceden de países del Magreb, fueron expuestos ante la opinión pública en medio del debate entre derecho a la privacidad y libertad de información.

La semana pasada más de 20 "depredadores sexuales" fueron condenados a penas de prisión de hasta 30 años por explotar sexualmente a niñas en el condado británico de West Yorkshire. El abuso, que incluyó violación y delitos de trata, fue descrito por la policía como "abominable en extremo".

En concreto, las 24 condenas tuvieron lugar después de que los agentes investigaran el abuso sexual de ocho niñas en el área de Kirklees del norte entre 1999 y 2012. La policía dijo que la operación se centró en las localidades de Batley y Dewsbury. Paradójicamente, lo que más ha llamado la atención ha sido el hecho de que las autoridades británicas hayan hecho públicas las imágenes de los condenados, sus nombres y su nacionalidad, al contrario de lo que suele verse en otros países como España.

Las restricciones de informar que cubrían una serie de juicios celebrados durante dos años fueron levantadas el pasado viernes, después de oficializarse la última sentencia a siete de los condenados en la Corte de la Corona de Leeds.

Según informaron las autoridades británicas, la mayoría de los condenados son de origen extranjero, siendo países árabes, el Magreb o Paquistán los mayoritarios entre los países de origen de los agresores. Cuatro de los hombres condenados en la serie de juicios recibieron penas de más de 20 años de prisión. La policía de West Yorkshire dijo que los jurados escucharon detalles de una "ofensa absolutamente impactante", con víctimas tratadas como "mercancías indefensas para ser abusadas y comerciadas a voluntad".

Los 24 arrestos se llevaron a cabo desde finales de 2018 en todo West Yorkshire, sentando a los sospechosos en el banquillo de los acusados en diciembre de 2020. Por otra parte, tal y como declaran algunos agentes de la policía de West Yorkshire a diversos medios de comunicación británicos, entre los detenidos destaca Asif Ali, declarado culpable de 14 delitos de violación y que “cometió un abuso sexual espantoso a una escala que apenas se puede creer”.

Las autoridades británicas, que han hecho públicas las identidades de los agresores una vez confirmada su autoría, han destacado el importante papel de las mujeres denunciantes que, en palabras de los agentes de West Yorkshire: “Han luchado y han obligado a los responsables a rendir cuentas por sus crímenes. Su valentía al identificar a los abusadores permitió tomar medidas contra hombres cuya conducta fue descrita como abominable”. 

Al igual que en España, en Reino Unido existen restricciones para mostrar o revelar la identidad de los procesados judiciales hasta que se demuestre que son culpables de los delitos de los que se les acusa. Concretamente, el artículo 24.2 de la Constitución Española establece que todas las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario, por lo que los medios de comunicación deben respetar la privacidad de las personas implicadas en casos judiciales. 

Sin embargo, en España en algunos casos hemos visto revelada la identidad de algunos criminales incluso antes de recibir su sentencia, como fue el caso de 'la Manada', aunque lo habitual es que las caras, nombres y nacionalidades de los criminales no sean difundidos a la opinión pública antes de una sentencia firme.

Lo que no es tan común es que las identidades de los agresores sexuales investigados desde hace años se revelen una vez el caso ha perdido actualidad mediática. En este sentido, el Reino Unido ha sentado un precedente al revelar diversos datos sobre los sentenciados.

Por otra parte, son cada vez más las voces que señalan que es difícil equilibrar el derecho a la intimidad con la libertad de informar. Uno de los temas que genera controversia es el pixelado del rostro de los imputados en imágenes difundidas por los medios, que en más de una ocasión ha generado tensiones y comentarios en las redes.

En este sentido, la opinión pública se debate entre la necesidad de estar informada y la importancia de proteger la privacidad y dignidad de las personas involucradas, un debate que se mantiene hoy día y que promete prevalecer en el futuro.

Libertad de información vs protección de la privacidad

En los últimos años hemos vivido numerosos casos de violación y abuso sexual en España, una estadística que no deja de crecer ante la indignación de la sociedad, especialmente de las mujeres, que cada vez acusan sentirse más desprotegidas ante este tipo de crímenes. Un tema que genera controversia es el pixelado del rostro de las personas imputadas en las imágenes difundidas por los medios, un debate que enfrenta la presunción de inocencia con el derecho a informar

El caso de ‘la Manada’ de Pamplona fue uno de los más mediáticos de nuestra historia reciente y, la filtración de imágenes de los involucrados fue un punto de inflexión enorme en el recorrido del juicio. La identidad de los acusados fue revelada aún sin haber finalizado el juicio y haberse hecho firme su sentencia, lo que despertó un enorme malestar entre los familiares de los acusados y su defensa legal. 

Por otra parte, un elevado número de usuarios compartió las identidades a través de la red, consiguiendo que una buena parte de la ciudadanía pusiese cara a los acusados en uno de los casos más mediáticos de nuestra historia reciente.

634534553

Imagen de los condenados por el caso de 'la Manada' de Pamplona

Como ya se ha mencionado, el artículo 24.2 de la Constitución Española establece que todas las personas tienen el derecho a ser consideradas inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Por lo tanto, los medios de comunicación deben respetar este principio y proteger la privacidad de las personas implicadas en casos judiciales. Aunque la identidad de los condenados se puede hacer pública cuando ya existe una sentencia firme, como ha ocurrido en el caso reciente del condado británico de West Yorkshire, no es algo tan común entre los medios de comunicación y las autoridades españolas en casos de agresión sexual.

En este sentido, los menores están especialmente protegidos en lo que respecta a la protección de sus datos personales y de su intimidad. Su imagen y nombre no pueden ser difundidos sin autorización y cualquier intromisión en su privacidad conlleva consecuencias legales.

Como venimos mencionando, no es tan frecuente que se revelen las identidades de los agresores sexuales investigados durante mucho tiempo una vez que el caso ha dejado de ser relevante en los medios de comunicación. El Reino Unido ha establecido así un nuevo estándar al divulgar información sobre los culpables, algo que rara vez se hace en otros casos similares.

COMPARTIR: