16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras nueve años de inactividad, este jueves abrió sus pistas destinadas a mantenimiento de aeronaves, vuelos cinegéticos y rodajes cinematográficos

Arranca el aeropuerto de Ciudad Real: Este es su dueño, Rafael Gómez Arribas, que debe más de 16 millones a Hacienda

Rafael Gómez Arribas
Rafael Gómez Arribas
El dueño del aeropuerto de Ciudad Real, Rafael Gómez Arribas, posee un imperio empresarial y una deuda millonaria con Hacienda que se eleva a 16,3 millones de euros. Tas un proceso largo que comenzó en 2016, se hizo con la propiedad del aeródromo a través de la empresa CRIA (Ciudad Real Internacional Airport), gracias a la polémica indemnización de 86,7 millones que le tuvo que pagar el Gobierno de Baleares. El aeropuerto recibirá su primer vuelo tras nueve años de inactividad este jueves.

El espacio aéreo del aeropuerto de Ciudad Real ya ha entrado en funcionamiento y tiene previsto el primer aterrizaje de su primer avión tras nueve años de inactividad en torno a las 21.00 horas de este jueves, en lo que será un vuelo simbólico organizado por CRIA (Ciudad Real Internacional Airport), la empresa propietaria del aeropuerto controlada por el empresario Rafael Gómez Arribas.

Para la adjudicación del aeropuerto el empresario recibió el pago de 86,7 millones de euros del Gobierno de Baleares su empresa CRIA por un proyecto inmobiliario que iba a levantar en Ibiza y que fue suspendido cuando ya se estaban construyendo los pisos. Gómez Arribas empleó esta indemnización en hacer frente al pago de la deuda que dejó la empresa anterior en torno al aeropuerto de Ciudad Real y, de esta manera, conseguir hacerse con la infraestructura aérea.

aeropuerto_ciudad_real

Aeropuerto de Ciudad Real

La decisión de hacerse con el dominio del aeródromo, inoperativo desde el año 2012, ha estado cargada de polémica. Gómez Arribas se adjudicó el aeropuerto en abril de 2016 ofreciendo 58 millones de euros, pero el empresario sólo había podido sufragar unos tres millones de euros quedando pendiente el pago de más de 50.

El juez Carmelo Ordoñez, a cargo del Juzgado Mercantil de Ciudad Real, aceptó la cesión del derecho de cobro de la deuda del Gobierno balear para pagar el aeropuerto y en julio autorizó la venta a la empresa de Rafael Gómez Arribas. La adjudicación definitiva fue en octubre de 2018, y continuó en enero de 2019, cuando el Ministerio de Fomento le reconoció la condición de Gestor Aeroportuario.

Deuda con Hacienda de más de 16 millones

Este magnate tiene numerosas sociedades, dedicadas a la construcción, las reformas de pisos y el control de calidad entre otras actividades, la mayoría con sede social en Serrano 38. Pero algunas de estas corporaciones le han convertido en uno de los mayores morosos que tiene Hacienda en su lista negra, acumulando una deuda de 16,3 millones de euros.

La cifra millonaria que aún tiene pendiente de pago con el Ministerio Fiscal viene principalmente de la empresa a su nombre Reformas de Pisos (15.237.295,75) y el resto de Realizaciones de piso tienda (1.104.368,12). Una deuda que va en aumento año tras año, siendo de 13 millones en 2018 y de 9,2 en 2017.

De trabajar en Iberia a levantar un imperio

Rafael Gómez Arribas ha amasado una importante fortuna a través de los diferentes negocios que ha levantado, así como numerosas deudas y alguna que otra demanda. Pero no siempre estuvo ligado al mundo empresarial.

El dueño del aeropuerto de Ciudad Real cuenta con una larga trayectoria como ingeniero aeronáutico, título que le sirvió para trabajar durante 22 años en la aerolínea Iberia. Además, Rafael es abogado y tuvo un pasado como funcionario del Estado. Tal y como se observa en el BOE del 6 de abril del año 1973, aparece como miembro de un tribunal de oposiciones para calificar las reválidas de los estudios de Coordinador de datos y Operador en el Instituto de Informática.

rafael_gomez_arribas

Rafael Gómez Arribas en una rueda de prensa

Dos años antes, se casó con la que sería, además de su compañera sentimental, la persona con la que emprendería sus negocios y desarrollaría el imperio urbanístico, María Francisca López-Brea Espeso. María Francisca pertenece a una familia pudiente, estrechamente ligada al mercado inmobiliario. Los López-Brea poseen un emporio de entidades mercantiles, teniendo a la cabeza la empresa López-Brea Servicios inmobiliarios, de la que participa o ha participado gran parte de los miembros de la familia. Se trata de una compañía que trabaja con inmuebles de calidad y zonas exclusivas de Madrid.

Se casaron el 4 de febrero de 1971, un enlace que tuvo lugar en la iglesia parroquial de Santa Rita y posterior banquete en el restaurante José Luis de Illescas (Toledo). María Francisca también está metida de lleno en el mercado inmobiliario, tanto en las empresas de su familia como en las de su marido, habiendo llegado a dirigir algunas de sus múltiples firmas, como Realizaciones de Piso Tienda.

Futuro del aeropuerto

En cualquier caso, ahora el proyecto por el que ha apostado todo es el Aeropuerto de Ciudad Real, que puede derivar en diferentes vías de negocio. Se trata del único aeropuerto de gestión privada y uno de los únicos que hay en Europa, por los que las posibilidades van más allá del transporte de viajeros, que no se descarta para más adelante.

Pero la primera estrategia de CRIA es de carácter industrial y pasa por el mantenimiento de aeronaves, sin dejar de lado la fabricación de las mismas. Una segunda vía está marcada por la logística, teniendo como fin asentarse como puerto seco y depósito aduanero.

cr_airport

Aeropuerto de Ciudad Real desde fuera

Otra línea de negocio está relacionada con la formación, tanto de mecánicos de aviones como escuela de pilotos y personal de tierra. El resto de actividades serán la aviación privada de vuelos cinegéticos y el empleo de sus infraestructuras para rodajes cinematográficos. 

La inversión inicial para los dos primeros años de funcionamiento será de 18 millones de euros para las instalaciones, que llevan 10 años paralizadas, con una previsión de generar cerca de 650 empleos entre directos e indirectos, de los cuales 30 propios, 130 de empresas implantadas y el resto relacionados con la construcción y transporte.

COMPARTIR: