18 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Contaba con un amplio historial de detenciones a sus espaldas, hasta un total de 36, y era temido por su novia y cómplice

El Tranki, el perfil del asesino del Crimen del WhatsApp al que "se le iba la cabeza, la liaba y le daba igual"

Andrés Isamel Sánchez
Andrés Isamel Sánchez "El Tranki" con Joshua Betun antes de asesinarlo
Andrés Ismael Sánchez, alias 'El Tranki', y su novia María José Gálvez se encuentran ya en la cárcel por el asesinato del joven Joshua Batun. Verdugo y víctima estuvieron reunidos antes tomando algo donde se tomaron una foto, que el propio Joshua puso de perfil en el WhatsApp. El perfil del Tranki asusta a su propia pareja, que confiesa temerle porque "se le va la cabeza, la lía y le da igual".

El conocido como Crimen del WhatsApp ha terminado con el resultado de dos personas encarceladas, al menos, hasta ahora. Andrés Ismael Sánchez, conocido como El Tranki y su novia María José se encuentran en prisión por el asesinato del joven Joshua Batun. El juzgado envió a la cárcel a El Tranki, apodado así por su predilección por el fármaco Trankimazín. La familia ha quedado agradecida por la labor policial y judicial.

El crimen se llevó a cabo el 30 de diciembre de 2018 y le detuvieron el pasado jueves 21 de marzo en el barrio sevillano de las Tres mil viviendas. Andrés Ismael llevaba 81 días refugiado en este lugar hasta que los agentes dieron con él. El caso se dio a conocer como Crimen del WhatsApp debido a que la víctima, antes de morir, se puso de foto de perfil una que se había hecho con su propio asesino. Antes del asesinato, los dos habían estado reunidos tomando algo y se podía apreciar como estaban "entre risas", algo que no parecía presagiar tal suceso.

La novia del asesino, María José, se entregó veinte días antes de que arrestaran a su novio alegando que no podía escaparse y que no había participado en el homicidio. También concreta que el cuerpo, el cual habían metido dentro del maletero antes de deshacerse de él, se les cayó en una avenida de Málaga, algo que para la policía es inverosímil, según explican las fuentes consultadas.

Historial de El Tranki

Apodado así porque tomaba de manera asidua el fármaco conocido como Trankimazín. Andrés Ismael Sánchez, de 30 años, es una persona agresiva y peligrosa. María José, que en su última declaración se expresaba como si hubiera dejado al que fuera su novio, aseguró que le temía, que tenía mucho miedo “por que se le puede ir la cabeza y la lía y le da igual”.

El Tranki cuenta con un amplio historia delictivo, algo que se pudo conocer debido a las declaraciones que hizo el padre de Joshua Batun, Ángel, para los medios. El Tranki no es muy buen chico si lleva 36 detenciones”, explicaba. “Llevaba un mes y poco libre”, aseguraba Ángel. “Ahí había estado ocho años y tiene más de 30 antecedentes, entre atracos con violencia y violencia a su pareja”. Esto último podría concordar con la versión que dio María José después de su retención, ya que afirmaba que la estuvo agrediendo durante 20 días cuando estaba en busca y captura.

Andres_Ismael_y_Maria_Jose

"El Tranki" con María José.

Su hermana Magdalena también incidió en este tema. “A nosotros nos han comentado que estaba en un régimen con solo una hora de patio y que en la cárcel agredió a un funcionario con un bolígrafo”, argumentó. La cárcel en la que supuestamente estuvo este asesino fue en la de Botafuegos, en Algeciras.

Por otro lado, el padre de Andrés Ismael, en declaraciones para Telecinco, aseguró que María José era “muy buena” y que no tenía nada que ver con el caso, ya que para él era inocente. En cuanto a su hijo, antes de que lo encontraran, afirmaba que si supiera donde estaba “lo buscaba y lo entregaba, mi hijo es bueno, lo que pasa es que está malamente de la cabeza, que se entregue, que yo voy a estar a tu lado”, expresaba.

Rastro del asesino

Joshua acudió al Bar Guaraná situado en Málaga capital, un lugar que frecuentaba de manera asidua. Allí se encontró con dos parejas a las que el chico conocía, una de ellas estaba formada por El Tranki y María José. Durante la noche, la foto de perfil de WhatsApp de la víctima se cambió, en ella aparecía la víctima con Andrés Ismael y una tercera persona. Desde entonces Joshua no dio señales de vida.

La familia intentó ponerse en contacto con él poco después de las cuatro de la mañana, pero no contestaba a los mensajes. Fue su hermana Magdalena la que se dio cuenta de que se había cambiado la imagen del perfil. Después de salir del bar Joshua fue asesinado. Al chico le asestan un total de 19 puñaladas, de las cuales “13 fueron en la espalda”, afirmó el director de elcierredigital.com, Juan Luis Galiacho.

A Joshua también le asestan varias puñaladas en el cuello, después lo introducen en el maletero del coche particular de la pareja y lo arrojan en una avenida para que, acto seguido, sea atropellado por un coche. Aunque la Policía pudo confirmar que la muerte no había sido producto del arrollamiento, ya que estaba muerto antes. En la declaración realizada por María José, argumentaba que su novio le decía que “algún día esto iba a pasar”.

La Policía monta una investigación que termina durando tres meses. Tras cometer el asesinato, la pareja se dirige a la casa de la madre de María José para lavarse la ropa que tenían manchada de sangre, algo que aseguró la propia madre a los investigadores.

Joshua_Batun

Imagen de Joshua Batun.

Después de registrar la casa, encuentran en el garaje el coche de la pareja y en él se puede apreciar la figura que había dejado el cuerpo de la víctima. Estaba en posición fetal. Tras inspeccionar el vehículo, los agentes se dirigen a un contenedor cercano y en él ven que hay dentro unas zapatillas y unos vaqueros manchados de sangre, ambos pertenecientes al presunto asesino.

En un intento desesperado, El Tranki, intenta deshacerse de más pruebas que le involucraban en el lugar donde estaba refugiado, entre las que está el cuchillo con el que ejecutó a Joshua. El crimen catalogado finalmente como “chapucero absoluto” ha concluido con el encarcelamiento de Andrés Ismael y María José, ambos protagonistas del Crimen del WhatsApp.

COMPARTIR: