12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Audiencia Provincial de Mallorca inicia el proceso de juicio oral donde les piden seis años de cárcel para cada uno de los seis hermanos

Los Ruiz Mateos de cárcel en cárcel: De Aranjuez a Palma para ser juzgados por estafa

Todos los hermanos Ruiz Mateos.
Todos los hermanos Ruiz Mateos.
El juicio a los seis hermanos Ruiz-Mateos Rivero (Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Francisco Javier y Álvaro), que comenzó este lunes en Palma de Mallorca, quedó suspendido hasta este martes, cuando serán oidos los acusados por el Tribunal que les juzga en Baleares, acusados de estafa en la compra elhotel Eurocalas de Mallorca.

El juicio comenzará previsiblemente a las 10.00 horas y han fijado sesiones hasta el 14 de septiembre. Los hermanos Ruiz Mateos han sido trasladados desde la prisión de Aranjuez a la de Palma solo paraque puedan asistir a las sesiones del juicio.  El fiscal y la acusación particular piden seis años de cárcel por la estafa de 14 millones de euros al grupo Miralles, anterior propietario del hotel Eurocalas y una multa de 54.750 euros para cada uno de los acusados.

El escrito del fiscal data de julio de 2016, cuando los Ruiz Mateos no tenían antecedentes penales firmes, por lo que el fiscal no aprecia en sus conclusiones provisionales la agravante de reincidencia. En octubre de 2018, el Tribunal Supremo condenó a los seis hermanos a dos años y medio de prisión por otra estafa agravada, en relación a la compra de dos hoteles, uno en Mallorca y otro en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), a dos años y medio de prisión, condena que cumplen desde el 29 de abril en la prisión de Aranjuez.

En este caso, el fiscal Ramón Vázquez acusa a los Ruiz-Mateos de haber aparentado "una solvencia en realidad inexistente" cuando eran directivos de Nueva Rumasa para obtener participaciones en la sociedad propietaria del hotel Eurocalas, ubicado en Calas de Mallorca.

Según la Fiscalía, los acusados "presentaron garantías y avales personales que eran inveraces" y con ello "indujeron al desplazamiento patrimonial" del vendedor. "Una vez obtenida la entrega del hotel y siguiendo el plan diseñado, no pagaron el precio de la adquisición", de 23,67 millones de euros por el 99,99 por ciento del capital social, indica el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación.

La querella fue puesta hace ocho años por el empresario Francisco Miralles, titular de Inversiones Grupo Miralles, que vendió a Nueva Rumasa el hotel Eurocalas en mayo del 2006. La familia pactó entonces la compra del establecimiento a plazos, mediante una serie de pagarés, que en principio se abonaron, hasta que dejaron de pagar.

El Grupo Miralles formalizó la venta a Calwell del 99,99% del capital social de Bastimentero, entidad propietaria del Hotel Eurocalas, por 23,67 millones de euros. Como representantes de Calwell constaban Zoilo Pazos Jiménez -sobrino del patriarca de Nueva Rumasa y por tanto, primo del resto de imputados- y el empresario Nicolás Faure. Del importe total, se pagaron 789.028 euros y se acordó el pago aplazado de lo restantes 22,88 millones de euros a través de pagarés con vencimientos mensuales y con la garantía y el aval de la sociedad Montumo, así como de José María Ruiz-Mateos y todos sus hijos varones con avales personales hasta la suma de 24 millones de euros. El patriarca de la familia incluso llegó a declarar en los juzgados de Palma, antes de su muerte, sobre este tema, echándose toda la responsabilidad sobre sus espaldas.

El hotel Eurocalas.

 Sin embargo, la acusación particular no exonera de responsabilidad a ninguno de los hijos, ya que "todos ellos avalaron con evidente mala fe, aprovechándose de su acreditada solvencia de cara a la galería gracias al nombre de Nueva Rumasa, puesto que ninguno de ellos ni tenía ni tiene activo alguno a su nombre, al menos en España, y tampoco lo tenía la entidad Montumo", según contó el Diario de Mallorca.

Los pagarés se fueron haciendo efectivos hasta el verano de 2010  que se dejó de pagar. En enero de 2011, "dados los problemas de cumplir el calendario de pagos", ambas partes acordaron rebajar las cuotas mensuales a la mitad durante un periodo de dos años y sustituir el aval de Montumo por los avales de Clesa, que en abril de 2011 presentó concurso de acreedores, lo que, a juicio de la acusación particular, "demuestra nuevamente el engaño por parte de los deudores".

En la querella, redactada por la abogada Isabel Fluxá, se detalla que faltan por pagar 12,81 millones de euros, que sumados intereses y actas de Hacienda ascenderían a 13.93 millones de euros. En el auto de procesamiento, la jueza María Pascual, sobre quien recayó la causa, observó también "indicios racionales de una gestión desleal" por parte de los acusados, calificando, de hecho, su forma de actuar de "proceder habitual" y aseverando que los Ruiz-Mateos no tenían patrimonio ni activo alguno con el que responder, por lo que "eran perfectamente sabedores de que no podrían restituir el hotel Eurocalas en las condiciones fijadas".

Avales personales y de una empresa

Las negociaciones empezaron a principios de 2005 y se ofrecieron avales de la familia y de la entidad Montumo SL, propietaria de un hotel de Torremolinos.

Por decisión de la familia, según la Fiscalía, actuó como entidad compradora Calwell Allianz Corp, mercantil perteneciente a otro de los acusados. El Ministerio Público cree que los Ruiz-Mateos utilizaron "testaferros u hombres de paja" con la única finalidad de "ponerlos en primera línea de fuego y dificultar sobremanera la averiguación de la verdadera titularidad de las empresas". Los hermanos varones Ruiz-Mateos Rivero y su padre, José María Ruiz-Mateos -ya fallecido- aparecían como avalistas, "aprovechándose de la credibilidad personal de la familia y empresarial de Nueva Rumasa, si bien ninguno de ellos tenía, ni tiene, activo alguno en su nombre".

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca.

Según la Fiscalía, los acusados, "siendo conscientes de que no podrían cumplir con lo pactado", planearon "una nueva operación fraudulenta": convencieron a la otra parte para que renegociara los pagarés impagados y sustituyera el aval de Montuno por otro de Clesa, propiedad de Nueva Rumasa. Habiendo transcurrido sólo dos meses después de la última negociación, Nueva Rumasa inició el concurso voluntario de acreedores de Clesa.

Ya cumplen condena

Los seis hermanos Ruiz-Mateos Rivero (Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Francisco Javier y Álvaro) fueron condenados en julio de 2017 por la Audiencia Provincial por otra estafa en la compra de dos hoteles, uno en Paguera (Mallorca) y otro en Maspalomas.

Las condenas impuestas oscilaban entre cinco años y 11 meses y seis años y medio de cárcel, pero en octubre de 2018 el Tribunal Supremo estimó un recurso de los hermanos y rebajó la condena a dos años y medio de prisión, al anular la condena por alzamiento de bienes y estimar que no concurría una agravante.

COMPARTIR: