16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sindicatos policiales afirman a elcierredigital.com que detrás se esconde "un cementerio de elefantes para comisarios salpicados por algún escándalo"

Así es el 'Consejo Asesor de la Policía', el órgano más opaco de las Fuerzas de Seguridad españolas

Francisco Pardo Piqueras, director general de la Policía.
Francisco Pardo Piqueras, director general de la Policía.
El Consejo Asesor de la Policía sirve, en teoría, para "emitir informes y elaborar estudios" para que el director general del Cuerpo, que también pertenece a este órgano, pueda "mejorar la organización". Sin embargo, fuentes policiales aseguran a elcierredigital.com que, en realidad, es un "cementerio de elefantes" que ofrecería una “salida honorable” a mandos polémicos que van allí "únicamente a pasillear". Es el caso de José Javier Cuasante, explican desde el sindicato ARP.

La sospecha acerca de su verdadera utilidad se cierne sobre el Consejo Asesor de la Policía, un órgano interno de la Policía Nacional sin poder real aparente, pero que ofrecería una “salida honorable” a mandos que han tenido que ser destituidos por diversos motivos. Principalmente, por pérdida de confianza política, o porque su imagen se ha visto salpicada por algún tipo de escándalo.

Es el caso, por ejemplo, de José Javier Cuasante, jefe superior de Policía en la Comunidad Valenciana. Destituido en el año 2019 por el ministro Fernando Grande-Marlaska, de Cuasante trascendieron a la prensa nacional sus problemas con el Poder Judicial, al retrasar durante cinco años la entrega de un informe sobre el caso Brugal, de presunta corrupción del PP de Alicante. A nivel interno, además, las acusaciones que pesan contra él versan sobre su condición de persona con un "carácter de marcado autoritarismo, regido por unas actuaciones nulas con respecto a la ética y código profesional" que entorpecían la correcta labor de quienes tenían que trabajar bajo sus órdenes, tal y como en su momento denunciaron varios agentes.

Contra él, además, y tal y como ha podido saber elcierredigital.com, se prepara estos días una denuncia que el sindicato Agrupación Reformista de Policías (ARP) presentará ante el Ministerio del Interior. 

José Javier Cuasante. 

“El Consejo Asesor de la Policía es el ejemplo de lo que no puede ser”. Creado en el año 2013 por el ministro del 'popular' Jorge Fernández Díaz, explican desde ARP, “se ha convertido en un lugar donde van defenestrados altos cargos de la administración por pérdida de confianza. No se puede permitir este trato desigual, que a determinados funcionarios les respeten a cambio de guardar silencio, que permanezcan ahí, en el banquillo". 

De hecho, este órgano, tal y como adelanta eldiario.es, “les permite mantener casi intactos sus honorarios pese a que pasan años sin recibir un solo encargo, hasta que llega el momento de su jubilación”. 

En este sentido, el caso de Cuasante, subrayan desde ARP, "es un claro reflejo de cómo determinados cargos pueden hundir a sus compañeros de profesión y aquí no pasa nada. Es más, les premian con puestos como el Consejo Asesor, para mantener un estatus hasta que finalmente se retiran". 

"Órganos como este son los puntos negros de una institución que tiene que ser reformada. Un mal endémico que no podemos permitir. Este tipo de personas no merecen seguir formando parte de la Policía. Por ello, desde ARP exigimos la máxima transparencia" sentencian desde el sindicato.   

Las funciones del Consejo Asesor de la Policía

En teoría, el objetivo del Consejo Asesor de la Policía es el de "asesorar, emitir informes y elaborar estudios" para que el director general del Cuerpo, que también pertenece al citado órgano, pueda "mejorar la organización policial". Sin embargo, algunos policías indican a elcierredigital.com que, "al tratarse de un órgano tan opaco, es difícil saber para qué sirve exactamente. Nos llama la atención desde su creación", apuntan. "Es un cementerio de elefantes. Quienes ocupan los puestos de este consejo pintan todo y nada, si van allí es para pasillear". 

"Siempre quise aportar ideas para mejorar. Jamás las tomaron en consideración. Tampoco los partidos políticos, que están en otras cosas muy importantes para sus intereses, nunca para el bien de la sociedad, a la que dicen servir", indican fuentes cercanas al cuerpo.

Aunque en la Ley interna que lo regula se establece que estará integrado por dieciséis miembros, en realidad, además del ya citado José Javier Cuasante, tan solo otros tres nombres completan el cuadro: Enrique Barón, jefe antiterrorista de la Policía en el momento de su destitución, el comisario Antonio Jarabo de la Peña, cesado con el cambio de Gobierno en 2018, y el comisario Daniel Rodríguez López, cesado de su puesto de jefe superior de Policía en Navarra por proferir insultos desde su cuenta de Twitter contra varios políticos.

Daniel Rodríguez López. 

De hecho, Rodríguez López llamó “asquerosos” a varios dirigentes de Podemos y calificó de “analfabeta” a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Más contundente fue con el diputado de ERC Gabriel Rufián, a quien se refirió como “imbécil patológico” y le deseó que fuera corneado por un toro en los sanfermines. Además, en esa cuenta, en la que ocultaba su identidad bajo un nombre falso, alababa a Antonio Tejero y al líder de Vox, Santiago Abascal, del que aseguraba que “le va a tocar ser el José Antonio de este siglo”.

Pese a ello, hoy, sin embargo, disfruta de un puesto en este polémico Consejo Asesor, al igual que Cuasante, Barón, y Jarabo de la Peña. 

COMPARTIR: