23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sindicatos han denunciado ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Vitoria que "los enchufados" subrayaban palabras clave para conseguir plazas

Terremoto político en Euskadi ante el presunto amaño de unas oposiciones sanitarias

/ Oposiciones
Sindicatos han denunciado ante el juzgado de instrucción número 2 de Vitoria que algunos opositores conocían las preguntas de unos exámenes de traumatología que se celebraron en 2018 ya que muchos de los que consiguieron plaza subrayaron algunas palabras clave.

El sindicato LAB ha denunciado ante el juzgado de instrucción número 2 de Vitoria un presunto caso de corrupción en un examen de ingreso al servicio sanitario vasco (Osakidetza) que se realizó en 2018. El examen, que según el sindicato estaba amañado, formaba parte de una OPE (Oferta de Empleo Público)

LAB asegura que las palabras Lenke, Mason, Lichman o Reagan Morrey se escribieron subrayadas y con mayúsculas por los supuestos 'enchufados' y servían para identificar a simple vista a las personas que debían sacar buena puntuación. Y es que el 95% de las personas que sacaron más de 70 puntos utilizaron estas palabras clave. 

"A la vista de este relevante hallazgo, esperamos que la magistrada reconsidere su criterio sobre la importancia de analizar los exámenes de las 21 categorías investigadas y acepte la prórroga de 6 meses para poder ser analizados como se merecen", afirman desde LAB.

El sindicato ha pedido la ubicación geográfica del puesto de trabajo de las y los 48 aspirantes de traumatología que obtienen más de 70 puntos y que emplearon dichas palabras clave. Esta solicitud va dirigida a poder estudiar la vinculación de estas personas con los miembros del tribunal. En Alto Deba, por ejemplo, su jefe de servicio participó en la confección del examen y todos sus subordinados y subordinadas utilizaron la señal detectada y acumularon las notas más altas del ejercicio.

Osakidetza. 

"Ese tipo de situaciones no fueron investigadas en su momento por Osakidetza, a pesar de descubrir que los vocales del tribunal, conociendo ya los casos que formaban parte del ejercicio, se reunieron de manera clandestina en el hotel Astoria días antes del examen", dice el sindicato.

La central asegura que "los exámenes encierran las evidencias definitivas de filtración. De ahí nuestra insistencia por aportar esos documentos originales a la causa. Hasta ahora, en las dos únicas categorías en que hemos conseguido los documentos originales se han identificado serias anomalías y coincidencias, muy difíciles de explicar salvo si se ha producido una filtración".

Cabe recordar que Osakidetza no vio indicios de filtración en traumatología ni en ninguna otra categoría, "a pesar de situaciones que rozan el bochorno y que solo son posibles cuando se goza de una impunidad total", afirman en LAB, que cree que "la investigación farsa que efectuó Osakidetza es una evidencia más de la actuación del ente. Los directivos del ente fomentaron y blindaron un mecanismo de garantía para que se produjeran las filtraciones e intentaron ocultar la existencia de las mismas de múltiples maneras, incluidas reuniones clandestinas y ocultadas a la investigación durante más de dos años".

El Gobierno Vasco se pone de perfil

El Gobierno Vasco, liderado por el PNV, declara que "serán los tribunales, la autoridad competente, la que deba llevar a cabo el desarrollo de las investigaciones que corresponda. Nosotros colaboraremos, como siempre lo hacemos, con la justicia para el esclarecimiento de todos los hechos que se nos requieran y luego habrá que esperar a que ellos resuelvan sobre esos supuestos hechos". 

COMPARTIR: