24 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Miguel Rivera será el letrado que defenderá a Bernardo en la instrucción judicial por el asesinato de la joven profesora zamorana

La familia de Bernardo Montoya venderá la casa de El Campillo para pagar a su nueva defensa en el caso Laura Luelmo

La casa de la familia Montoya que ahora sale a la venta.
La casa de la familia Montoya que ahora sale a la venta.
Manuel Montoya, padre de Bernardo, presunto asesino de Laura Luelmo, ha puesto en venta la casa de El Campillo donde fue asesinada la joven profesora zamorana. Toma esta decisión porque necesita dinero para pagar al nuevo abogado, Miguel Rivera, que se ha hecho cargo de la defensa de su hijo Bernardo.

Tal y como publicó elcierredigital.com el pasado 8 de enero, la decisión del patriarca del clan, Manuel Montoya,  ya estaba tomada. La familia de Bernardo Montoya vende la casa de El Campillo para hacer frente a los gastos de un nuevo abogado, Miguel Rivera, porque Bernardo ha renunciado a su abogado de oficio y su familia va a proporcionarle otro nuevo, que ya ha pedido la venia al anterior, paso previo para hacerse cargo de la defensa.

Este nuevo letrado andaluz es quien ha recomendado la nueva línea de defensa a Bernardo, consistente en culpar del asesinato de Laura Luelmo a su exnovia Josefa, una exreclusa con la que coincidió en la cárcel de El Puerto de Santa María, con la que seguía manteniendo hasta ahora una relación. Entre los investigadores no se le ha dado credibilidad alguna a esta supuesta confesión de Bernardo Montoya, porque policialmente es un tema cerrado para la Guardia Civil.

La familia Montoya de Cortegana nunca le ha dado la espalda a Bernardo a pesar de las declaraciones de repudio públicas efectuadas en innumerables ocasiones delante de las cámaras de televisión. Incluso han ido a visitarle a la cárcel de Morón de la Frontera (Sevilla) donde se encuentra ingresado en el módulo de aislamiento bajo todo tipo de control. Luciano, el otro gemelo de los Montoya también recibe el apoyo familiar de sus padres, su mujer y sus hijas.

Manuel, el cabeza de la familia Montoya, ha tomado definitivamente la decisión de vender la casa después de que el pasado 1 de enero, varios desconocidos asaltasen esta vivienda donde vivía Bernardo, situada en la calle Córdoba de la pequeña localidad onubense de El Campillo y escenario del supuesto crimen.

Manuel Montoya ha decidido delegar todo lo referente a esta vivienda en su hijo mayor, Jesús, que vive en Barcelona y tendrá que decidir el destino de esta casa de pueblo, ya señalada por todo el pueblo como la vivienda del asesino de Laura.

Los miembros más importantes de la familia Montoya.

Unas horas después de la rotura del precinto judicial la Guardia Civil puso un nuevo precinto y un candado para que ningún extraño pudiese acceder a la casa. Bernardo vivió allí desde el pasado mes de octubre cuando dejó la cárcel de Huelva tras cumplir 20 años de prisión por un asesinato y dos robos con fuerza.

Se da la circunstancia de que la casa donde vivía Laura Luelmo fue también propiedad de los Montoya hasta hace tres años cuando la vendió precisamente a la profesora del Instituto que se la cedió a la profesora zamorana.

Los Montoya están llamados a declarar como testigos el próximo jueves ante la jueza de Valverde del Camino que instruye el asesinato de Laura Luelmo a petición de la acusación particular, que quiere interrogarlos para saber si tienen alguna responsabilidad en todo el asunto o conocen algún detalle que pueda ayudar en la investigación.

COMPARTIR: