29 de marzo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se enfrenta a 25 años de prisión por asesinato con alevosía y ensañamiento por motivos ideológicos de Víctor Laínez

Rodrigo Lanza, el asesino del "crimen de los tirantes", abandona las rastas y el look anarquista en el primer día de juicio

Rodrigo Lanza con su nuevo aspecto.
Rodrigo Lanza con su nuevo aspecto.
El 8 de diciembre de 2017, el antisistema Rodrigo Lanza agredió brutalmente a Víctor Laínez, un zaragozano de 55 años, después de discutir porque el hombre llevaba unos tirantes con la bandera española. Laínez falleció cuatro días después y la Falange Española de las JONS reconoció que era uno de sus simpatizantes. Lanza ya estuvo en prisión después de ser condenado en 2008 por dejar tetrapléjico a un Policía. Ahora ha cambiado su imagen por un aspecto mucho más común.

Rodrigo Lanza se ha presentado en la primera jornada del juicio por el asesinato de Víctor Laínez que ha comenzado en la Audiencia Provincial de Zaragoza, con un cambio de imagen desconcertante. Pelo corto y raya a un lado en lugar de las rastas, sin los aros que adornaban las dilataciones de sus lóbulos, sin los piercings que lucía en sus labios, sin los pendientes que solía llevar en las orejas, sin su célebre pañuelo palestino y sin sus camisetas de grupos Death Metal.

El presunto asesino del crimen de los tirantes ha aparecido con una camisa azul, pantalones de tela color crema y unos zapatos tipo botines. Tal ha sido la sorpresa que la intervención inicial ante el Jurado Popular por parte del abogado de Vox, David Arranz, que ejerce como acusación popular, ha versado sobre su cambio de aspecto exterior: "Parece que viene de comunión", dijo el letrado.

Éste es el aspecto que tenía antes el acusado.

La discusión por unos tirantes con la bandera española acabó en la muerte de Víctor Laínez, un hombre zaragozano de 55 años. Su presunto asesino, Rodrigo Lanza, le dio una paliza brutal que lo mandó al hospital, donde fallecía cuatro días después. La Falange Española de las JONS reconoció al fallecido como uno de sus simpatizantes.

Aquel suceso ocurrió el 8 de diciembre de 2017, cuando Laínez salía de un bar en la calle de Antonio Agustín, en Zaragoza. Casi dos años después este lunes comenzó el juicio a Lanza por aquel asesinato, conocido como “crimen de los tirantes”. La jueza que ha instruido este caso, acusó a Rodrigo Lanza de asesinato con alevosía y ensañamiento por motivos ideológicos. 

El magistrado que presidirá el Jurado Popular es José Ruiz y la fiscalía solicita para Lanza 25 años de prisión. El presunto asesino ya estuvo en prisión en 2008 después de que fuera condenado por la Audiencia de Barcelona por dejar tetrapléjico a un agente de la policía municipal en los incidentes ocurridos en una casa okupa de Sant Pere Més Baix del distrito de barcelonés de Ciutat Vella, donde celebraban una fiesta el 4 de febrero de 2006.

Rodrigo_Lanza_2

Rodrigo Lanza, el presunto asesino de Víctor Laínez

Lanza, de origen chileno y con pasaporte italiano, abandonó Barcelona porque, aseguro que la Guardia Urbana “le acosaba”. Desde 2015 residía en Zaragoza y afirmaba, durante una entrevista, haber encontrado “un gran grupo de apoyo”. “Me gustó el ambiente de Zaragoza y poco a poco me fui enamorando de sus gentes”, aseguraba”. Además, señalaba que había participado en “movimientos sociales, okupas y de barrio”.

Crónica de la reyerta

El 8 de diciembre de 2017, Lanza, junto a otros tres amigos, entraron a las tres de la madrugada en el bar Tocadiscos de Zaragoza. En la barra se encontraba Laínez, miembro también del grupo de moteros denominado “Templarios”. Lanza, por su parte decidió tomarse algo y, al ver que el hombre llevaba unos tirantes con la bandera española se acercó a él.  

“Facha, fascista”, le gritó, según detalla la Fiscalía en su escrito de acusación. Después le recriminó que aquel era un barrio antifascista que no quería nazis y en el que Laínez no era bienvenido. Tras esto, se separó y, al cabo de unos minutos Lanza y sus amigos se dirigieron a la salida del bar.

Laínez les siguió y volvieron a discutir, por lo que el acusado decidió dar media vuelta y abandonar el local. Pero, en un momento, volvió y fue directamente a por su víctima atacándola por la espalda. Lanza golpeó a Laínez fuertemente en la cabeza, por lo que acabó desplomándose contra el suelo. Según la Fiscalía, cuando el hombre se encontraba en el suelo, Lanza le propinó una patada en la cara, se colocó encima de Laínez y siguió dándole puñetazos en la cara. Tras dejarlo inconsciente, se marchó. El agredido fue enviado al Hospital Clínico de Zaragoza, donde permaneció cuatro días en coma, hasta que finalmente el 12 de diciembre falleció a causa de las severas lesiones que tenía.

Victor_Lainez

Víctor Laínez durante un viaje

El partido VOX concurrirá en el juicio como parte de la acusación mientras que Lanza ha esgrimido la legítima defensa porque, según su versión, Laínez intentó agredirle con una navaja y él solo repelió el ataque empujándole con patadas y golpeándole en la cara porque no cesaba en su propósito. Por lo tanto, pide la absolución o, como alternativa, que se le apliquen una serie de atenuantes.

COMPARTIR: