16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jesús Díaz Barreiros ha denunciado esta deuda ante los Tribunales de Palma de Mallorca donde asegura que trabajó para la constructora

Copasa, concesionaria del AVE a la Meca, bajo la lupa de la Justicia por el presunto impago de 6.200.000 euros

Exclusiva El AVE a la Meca.
El AVE a la Meca.
La empresa Copasa deberá hacer frente a una reclamación judicial por impago que se apoya en la supuesta relación laboral mantenida con su exdelegado en Baleares, Jesús Díaz Barreiros. La supuesta relación contractual se mantuvo desde febrero de 2005 hasta enero de 2017, "ostentando el cargo de Delegado Territorial de la citada empresa en Baleares", según el escrito presentado por el abogado y exfiscal Pedro Horrach, que obra en poder de elcierredigital.com

El abogado Pedro Horrach, exfiscal en el caso Noos, hizo llegar el pasado 18 de junio de 2019 un burofax a las oficinas de S.A. de Obras y Servicios Copasa en Orense, a la atención de José Luis Suárez Gutiérrez. La comunicación la realizaba en representación de Jesús Antonio Díaz Barreiros. En ese documento el prestigios exfiscal del caso Noos reclamaba 5.635.029,30 euros en "reclamación realizada por mi representado a usted mediante Burofax de fecha de 22 de noviembre de 2017".

La reclamación a Copasa se apoya en la supuesta relación laboral mantenida por Díaz Barreiros y Copasa desde febrero de 2005 hasta enero de 2017, "ostentando el cargo de Delegado Territorial de la citada empresa en Baleares", según el citado escrito. Además, Jesús Barreiros era propietario de una empresa llamada Divicotel, que supuestamente mantuvo una relación de tipo mercantil desde el 2 de febrero de 2005 "hasta la finalización de los trabajos contratados a favor de Copasa". Es a consecuencia de esta relación mercantil por lo que se reclama esa cantidad a la constructora.

El abogado Pedro Horrach en elcierredigital.com.

Pero además, "derivada de la relación laboral antes citada, se tramita actualmente una reclamación en el Juzgado de lo Social donde se dilucidan las pretensiones de nuestro representado", continúa el escrito de Horrach. Se refiere el abogado de Díaz Barreiros a la admisión a trámite de una demanda interpuesta por despido por Diaz y admitida a trámite por el Juzgado de lo Social 1 de Palma de Mallorca. Este proceso fue interrumpido el 10 de octubre de 2017 tras la presentación de una querella criminal de Copasa en un juzgado de Instrucción de Orense contra Díaz Barreiros por falsificación en documento privado, el 18 de septiembre de 2017. Este asunto será juzgado el próximo 24 de julio de 2019 en un Juzgado de Palma de Mallorca.

Hasta ese momento Jesús Díaz Barreiros le reclamaba a Copasa un salario mensual de 18.561 euros y un bruto anual de 222.734,28 euros. Díaz reclama el pago de los salarios de tramitación y una indemnización de 60.000 euros "por daños y perjuicios". Juntando ambas reclamaciones, la laboral y la mercantil, Díaz pide alrededor de 6.200.000 euros en total a Copasa, que no ha respondido a la petición de información a este respecto efectuada por elcierredigital.com.

Pero ¿por qué la defensa de Díaz pide exactamente esa cantidad a Copasa? Se basa en varios conceptos, como "la actualización de la certificación y facturación de obras, sentencias judiciales y finiquito de obras", otros como "certificaciones de liquidación de obras en las Islas Baleares, según contrato de S.A. de Obras y Servicios Copasa (75%) y Divicotel (25%)" y el tercero resultante de un "período de liquidación años 2005/2017 (Camp de Mar)". Las obras fueron efectuadas en lugares como un centro de Salud en Ibiza,  el Instituo de Enseñanza Secundaria (IES) de Alcudia, en Mallorca o el Archivo Histórico de Palma de Mallorca tentre otros lugares, según la reclamación del abogado Horrach.

La disputa legal entre Copasa y Díaz Barreiros es antiguo. Ambas partes incluso se sometieron a un acto de conciliación en el T ribunal de Mediación y Arbitraje de las Islas Baleares (TAMIB) el 9 de junio de 2017, sin llegar a ningún acuerdo.

Un gigante de las obras

Copasa y la gigante OHL han ganado peso recientemente en el consorcio español encargado de construir y explotar la línea de alta velocidad entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí, según publicó recientemente el diario elEconomista.es.

Gracias a esta participación se han convertido en segundo y el tercer mayor socio de la alianza, a cuya cabeza figura la empreas Talgo. Doce empresas españolas, Talgo, Copasa (10,88 por ciento), OHL, Renfe, Cobra, Siemens, Adif, Indra, Imathia, Ineco, Inabensa y Consultrans se reparten un volumen de negocio de 5.951,8 millones de euros en el proyecto del AVE a la Meca.

COMPARTIR: