04 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La defensa del banco pretende que el documento en poder de la Audiencia Nacional no salga a la luz con todos los datos para preservar la intimidad

Los secretos del informe "forensic" encargado por el BBVA: Cómo se vigiló al grupo hostil y a Ausbanc

Carlos Torres Vila, actual presidente del BBVA que encargó el informe y Francisco González expresidente del banco.
Carlos Torres Vila, actual presidente del BBVA que encargó el informe y Francisco González expresidente del banco.
El informe "forensic" encargado por el BBVA para comprobar los encargos realizados a Cenyt, empresa del excomisario Villarejo, sigue arrojando algunas informaciones y curiosidades, como la denominación de tags o etiquetas para localizar conversaciones o comunicaciones relativas a algún caso. El "forensic" depara algunas sorpresas y mucha información.

El juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional ya ha recibido los 223 correos electrónicos de Francisco González, expresidente del BBVA que habían quedado fuera del primer informe "forensic" presentado por los auditores de PwC a petición del juzgado. Sin embargo, han quedado fuera 2,3 millones de hits recopilados por este mismo informe "forensic" que han sido pedidos por la defensa de Luis Pineda, presidente de Ausbanc, cuyo caso está desgajado en otra pieza propia.

La defensa del BBVA ha pedido que no se reclame la totalidad de esos archivos mediante un recurso presentado el pasado 9 de julio y solicita que no se llame a declarar a Alberto García, uno de los autores del "forensic" ni se ordene entregar los 2,3 millones de hits y, que si se decidiera hacerlo, "se arbitre los medios adecuados para que, previo expurgo judicial, se incorporen a las actuaciones los archivos que sean relevantes y cuya incorporación no conculque derechos de esta parte ni de terceros".

El excomisario Villarejo.

El documento fue encargado por el BBVA tras la salida de la presidencia de González a principios de 2019 para dilucidar toda la información que estuviese en poder del banco en relación con el encargo realizado a Cenyt, la empresa del excomisario Villarejo. Sin embargo, PwC, auditor encargado de realizar el informe, solo usó el 9 por ciento de la documentación de la que dispuso e incluso pasó por alto el supuesto espionaje encargado a Cenyt para evitar que la constructora Sacyr tomara el control del BBVA. Pero el informe recoge hasta 15.000 llamadas o comunicaciones relativas al llamado "grupo hostil" denominación que daba la empresa de Villarejo a todo lo relacionado con este intento de tomar el poder por parte de Sacyr y bajo cuya denominación fueron espiados políticos, empresarios, abogados y periodistas.

La portada del Informe Forensic.

El extenso informe recoge la investigación  electrónica de una serie de palabras clave "hits" a los dispositivos electrónicos de las personas que se cree que han podido tener información de interés sobre los hechos, hayan intervenido o no en los mismos. Esos hits llevan nombres como "grupo hostil", "cloaca" o "Ausbanc". El primero ya citado dedicado a las personas en el entorno de Sacyr, el segundo en el que se recogen a políticos, empresarios e incluso a Gemma Alcalá, esposa de Vilarejo y el de Ausbanc dedicado a la investigación que ya se ha convertido en pieza separada. Las palabras "clave" fueron seleccionadas por los abogados y por el equipo de PwC e incluían todos los términos "relevantes" a la vista de los hechos objeto de la investigación, supuestamente.

El informe fue entregado a la Audiencia Nacional, que investiga en la pieza nº 9 del denominado caso "Tándem" la relación del BBVA con Cenyt, por la que el banco, bajo la presidencia de Francisco González habría pagado más de 10 millones de euros a la empresa del excomisario Villarejo.

El banco, en uno de los últimos episodios del caso BBVA-Villarejo, ha enviado un escrito al juez en el que le ofrece los 223 correos que contienen despachos internos de su expresidente Francisco González (conocido como FG), y le pide que incorpore al sumario solo los que considere relevantes para la investigación. Entre todos los documentos aportados a la causa, se describen las primeras actuaciones que el comisario realizó para la entidad, a finales de 2004 y principios de 2005, cuando fue contratado para investigar a las personas que intentaron entrar en el capital del banco y tomar su control.

Entonces, José Manuel Villarejo y el jefe de Seguridad del BBVA, Julio Corrochano, habría organizado una red de espionaje que, según la Fiscalía Anticorrupción, fue “ordenada, de forma opaca, por la propia presidencia del banco”, cargo que ocupaba entonces Francisco González.

El forensic de PwC recoge por ejemplo el hit "Daniel Campos", primer fiscal del caso BBVA que es nombrado, curiosamente, hasta en 1.549 ocasiones por Javier Malagón Navas, director de contabilidad del banco. Cenyt emitió hasta 52 facturas al BBVA en el período estudiado, entre el 2 de diciembre de 2004 y el 31 de diciembre de 2017. Entre las facturas hay algunas tan curiosas como una de 175.000 euros, fechada el 31 de diciembre de 2015, con el concepto "servicio de vigilancia y protección de alta dirección del BBVA e instalaciones. Identificación y evaluación de la amenaza yihadista al grupo BBVA". El pago de la mayoría de la facturas fue autorizado por Julio Corrochano, entonces jefe de seguridad de la entidad bancaria y que había sido superior de Villarejo en el Cuerpo Nacional de Policía.

Correos examinados

En el caso de Corrochano PwC pudo examinar dos buzones de correos Exchange, un buzón de Gmail, una cuenta de Google Drive y dos ordenadores. En el caso del que fuera presidente del banco, Francisco González, se examinaron cuentas de Exchange, Gmail y Google Drive. Esos son los famosos 223 correos que en un primer momento no habrían sido puestos a disposición judicial y que tuvo que reclamar Manuel García Castellón, juez instructor del caso BBVA.

Las investigaciones de Villarejo encargadas por el BBVA supuestamente a Ausbanc recogidas en el "forensic" se dedicaron a varios aspectos de la asociación presidida por Luis Pineda. Por ejemplo, el nombre de Ausbanc salió en 5.408 veces ocasiones vinculado a la investigación que realizó Cenyt sobre Ana Mato, con el sindicato Manos Limpias salió en 5.999 ocasiones y cuando se investigó a Virginia López Negrete, abogada de ese mismo sindicato, fueron 11.926 veces.

Villarejo siguió trabajando para el BBVA hasta septiembre de 2017 cuando se reunió con Julio Corrochano, pese a que llevaba más de dos años salpicado por la sospecha de sus actuaciones en otros casos. El 17 de noviembre de ese mismo año fue arrestado e ingresó en prisión, pero siguió recibiendo fondos del BBVA hasta el 12 de enero de 2018. Villarejo sigue en prisión preventiva después de que su estado fuera prolongado por el juzgado al haber cumplido los dos años de prisión preventiva en noviembre de 2019.

COMPARTIR: