16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 17 de septiembre de 2016 la guardia civil descubría en un chalet de esta localidad de Guadalajara cuatro cuerpos de una misma familia en bolsas

Cinco años del macabro hallazgo en Pioz: La crónica del cuádruple asesinato del descuartizador Patrick Nogueira

Matrimonio degollado en Pioz (Guadalajara).
Matrimonio degollado en Pioz (Guadalajara).
La noche del 17 de septiembre de 2016, los habitantes de Pioz, municipio de la provincia de Guadalajara, fueron testigos de un terrible suceso que interrumpió la paz de la localidad: la Guardia Civil encontró los cadáveres de dos niños de uno y cuatro años y de sus padres de 39, de origen brasileño, en su chalé de la urbanización La Arboleda. Finalmente se descubrió que el asesino fue Patrick Nogueira, el sobrino del padre de la familia, y la causa del crimen, la obsesión con su mujer.

Fue un vecino quien alertó a los agentes del mal olor que se desprendía del chalé donde la familia vivía. Tras el hallazgo, los residentes de la zona aseguraron que hacía tiempo que no se veía ni a los padres ni a los hijos. Muy pronto, se comenzó a hablar de un posible ajuste de cuentas como móvil del crimen, aunque la investigación continuó avanzando.

Se investigaron los círculos sociales de la familia ya que las puertas de la vivienda no habían sido forzadas, lo que hacía pensar que el autor del crimen podría mantener relación con las víctimas. También los posibles antecedentes penales, que resultaron negativos pues ni el padre ni la madre tenían de ningún tipo, ni en España ni en Brasil.

Lo que estuvo claro desde el principio es que no se trataba de un simple robo lo que había provocado el crimen múltiple.

El matrimonio descuartizado en Guadalajara llegó de Brasil hace tres años

El matrimonio asesinado en Pioz.

La teoría del ajuste de cuentas ganó cada vez más peso hasta el punto de que el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, afirmó dos días después de encontrar los cadáveres que todo indicaba que el crimen se ajustaba a esa teoría aunque subrayó que, a su juicio, “un ajuste de cuentas de esta categoría no es algo común”.

A medida que la investigación avanzaba, se fueron conociendo más datos sobre la familia y el crimen: el matrimonio y sus hijos fueron degollados en el salón de sus vivienda entre el 16 y el 22 de agosto. Sin embargo, aunque al principio se habló de que todos los cuerpos habían sido descuartizados, finalmente se supo que el asesino o asesinos habían descuartizado el cuerpo de los padres pero no el de los niños. En este punto, la hipótesis de que se trataba de personas conocidas por la familia continuaba ganando fuerza.

Además del degollamiento, la autopsia reveló que el padre había sufrido decenas de cortes superficiales antes de ser degollado. Con los nuevos datos, comenzó a contemplarse la posibilidad de que fueran sicarios profesionales contratados para acabar con la familia.

Principal sospechoso

No fue hasta el 1 de octubre de 2016 cuando empezó a hablarse de un posible móvil pasional. Los investigadores encontraron restos biológicos de un familiar de Marcos Campo Nogueira, el padre de la familia. Se trataba de su sobrino que, al parecer, estaba obsesionado con la esposa de Campo Nogueira, Janaína Santos Américo. Otro dato que encajaba con esta hipótesis era que el sobrino sospechoso se había ido de España alrededor del 22 de agosto, fechas coincidentes con las que se produjo el asesinato múltiple.

El jurado popular no “compra” los argumentos de la defensa de Pat

Patrick Nogueira.

Con los focos puestos sobre él, nuevos hechos trascendieron: la Policía brasileña había tomado declaración a Patrick Nogueira Gouveira, de 20 años, sobrino de Marcos Campo, pero no le detuvo pese a la orden internacional de detención que había contra él. Una última prueba implicó definitivamente al sospechoso en el caso. Su ADN apareció en la cinta americana que sellaba las bolsas de basura en las que se encontraron los cadáveres.

Parece ser que el asesino no se enfrentó a todas las víctimas a la vez sino que lo hizo de una en una. Primero asesinó a la mujer, después a los niños y más tarde, esperó a que llegase a la casa el padre, tras la jornada laboral, para acabar con su vida y descuartizarlo.

Todos los detalles se los contó el asesino a su amigo Marvin Henriques Correia por Whatsapp mientras esperaba a su tío, que correría la misma suerte. El asesino deberá cumplir tres condenas de prisión permanente revisable.

COMPARTIR: