25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Constituyeron ocho empresas en nuestro país y otras tantas en América, usaban a 15 personas y cuatro cauces diferentes de evasión fiscal

Así blanqueaban el dinero de la droga la banda de Los Miami en España y Estados Unidos

Los 25 millones de euros incautados a los Miami en su chalet de Madrid.
Los 25 millones de euros incautados a los Miami en su chalet de Madrid.
Durante cuatro años la "lavadora" de dinero de los Miami funcionó a pleno rendimiento, escondían el dinero obtenido del tráfico de drogas y luego lo sacaban de España a Estados Unidos, en un intento de blanquear los fondos obtenidos con el tráfico de drogas, para introducirlo posteriormente en el circuito financiero legal. Para ello usaban ocho empresas en España, otras ocho en Estados Unidos, quince personas y cuatro cauces diferentes.

Los grandes narcotraficates tienen dos problemas principales para culminar con éxito sus actividades delictivas, el primero es obvio para cualquiera y consiste en eludir la acción de la policía que lucha contra el tráfico de drogas y el segundo, en el que se piensa menos y que requiere de mayor especialización, consiste en esconder y blanquear el origen ilegal de las ingentes cantidades de dinero que se ingresan a consecuencia de la venta de drogas, para después legalizarlo y poder hacer uso de él.

Unos 140 millones de euros en tres años, según los cálculos de la Fiscalía, fue la cantidad de dinero que movieron los Miami. Para ello es necesaria la colaboración de expertos asesores finacieros, hombre "de paja" y que los bancos hagan la vista gorda y no muchas preguntas.

Álvaro López Tardón y su hermano Artemio, alias Arti, eran los cabecillas del clan de los Miami, una organización dedicada al tráfico de drogas desarticulada en abril de 2011. El fiscal adscrito al Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional presentó el pasado 18 de mayo su escrito de acusación contra 92 integrantes del conocido clan delictivo de Los Miami.

En este documento, al que tuvo acceso elcierredigital.com cita al menos a 15 personas como integrantes de la red o entramado económico de la banda. Durante las detenciones y registros los investigadores pudieron llegar a conocer toda la trama económica gracias a tres libros o agendas incautadas en los registros, una de ellas a Artemio López Tardón y las otras dos, una roja y otra negra, en poder de Ana María Cameno, apodada "la reina de la cocaína", jefa de una de las cuatro ramas de la organización.

Ana María Cameno en una declaración en la Audiencia Nacional.

Lo primero que hicieron los cabecillas de los Miami, los hermanos Álvaro y Artemio López Tardón, fue constituir varias empresas, todas Sociedades Limitadas, que usaban con fines instrumentales. Tal y como explica la Fiscalía "la organización actuaba con el método de unidad de caja, de tal manera, que todas las cuentas estuviesen controladas finalmente por los cabecillas de la trama".

Para ello los hermanos López Tardón crearon en España las sociedades The Collection Exotic Cars, Kyte Scholl, Vanaklun, Verwiking, Lux House International Rent Apartments, Castelló 22, Arte Sólido y Comunicación y Spinosa Boards. En Estados Unidos constituyeron  de motu propio o mediantes intermediarios otras ocho, Sport of Miami, la filial The Collection Exotic Cars, corporation, Miamark, Miaone, Murano 98, Contion, Kitchen y All Eyes on Me. Estas sociedades poseían 12 viviendas en Miami.

Organización "extremadamente complejísima"

Los Miami introdujeron 7,5 toneladas de cocaína en España, según la Fiscalía, provenientes de Perú, con la intención de distribuirla en Europa, entre 2007 y 2010 El Fiscal llega a calificar a Los Miami de organización "extremadamente complejísima, poderosa, laberíntica, entrelazada, muy diversificada y minuciosamente planificada, permanente y estructurada organización delictiva, de naturaleza, alcance, características, desarrollo y proyección internacionales". Cuando la Policía entró en el domicilio familiar de Madrid encontró 25 millones de euros en metálico escondidos en un zulo. Así que parece evidente que existían problemas para blanquear el dinero de las drogas.

El modus operandi era complejo y estaba muy diversificado. Por ejemplo, una de las sociedades de los hermanos López Tardón, The Collection Exotic Cars, era propietaria de dos locales comerciales, tres viviendas en el madrileño barrio de Sanchinarro y poseía dos cuentas corrientes en Bancaja y Caja Valencia con 1,5 millones de euros en total. Esta empresa, por ejemplo, cobraba por intermediaciones no realizadas en operaciones económicas inexistentes. Vendía coches de lujo de alta gama y facturaba falsamente ingresos con la convenencia y anuencia de un comprador, un hombre de paja que recibía su comisión por usar su firma.

Algunos coches incautados a los Miami.

Pero no solo se usaban testaferro particulares, sino que también usaban empresas "tapadera". A modo de muestra valga un ejemplo, una persona llamada Gorka Múgica, administrador de dos sociedades llamadas Hoteles Nostrum e Ideas Mayal compró supuestamente un Hummer y un Porsche a The Collection Exotic Cars y pagó 142.000 euros por el primero y 34.000 euros por el segundo, además sus empresas pagaron a The Collection como proveedor 190.000 y 99.000 euros en varias tandas. Pues bien, Gorka nunca llegó a comprar los coches y sus empresas no proveeyeron de nada a la de los hermanos López Tardón, que de esa manera pudieron justificar el ingreso de ese dinero e introducirlo blanqueado en el circuito financiero legal, que previamente Gorka habría recibido en mano de Los Miami y a cambio de hacer estos pagos, supuestamente, se habría quedado una comisión pactada. Éste era uno de los métodos, pero no el único usado por la organización.

Testaferros extranjeros con cuentas en España

Otro ejemplo, el uso de testaferros extranjeros, en este caso una ciudadana con pasaporte estadounidense, pero origen brasileño, Fabiani Krenz. Esta mujer llegó a traer a otras dos desde Colombia y Bolivia solo para que abriesen cuentas corrientes en España por valor de 33.500 euros que luego podía ella manejar y desviar después a cuentas de los hermanos López Tardón. Además, su domicilio en Brickell Bay Drive servía también como domicilio social de las empresas de la trama radicadas en Estados Unidos.

Otro de los métodos preferidos era cobrar por intermediaciones. Por ejemplo, la empresa Verwiking, dedicada a la compra, venta y rehabilitación de inmuebles, controlada por Arti, emitió una factura por la intermediación en la "venta de un avión privado" por 165.000 euros, que fueron a parar a una cuenta del Banco de Santander. Este dinero se transfirió a su vez a otra cuenta en dólares del Banco Popular y acabó en Estados Unidos, en una sucursal del Bank of America de Miami, donde vivía  y ahora está encarcelado Álvaro López Tardón. Desde el banco de Santander en Madrid también se transfirió a Miami la cantidad de 599.000 euros para comprar la casa de López Tardon en aquella ciudad.

Álvaro López Tardón estuvo dado de alta en el INEM español desde 1998 hasta 2002. Luego firmó un contrato que le hizo su hermano Arti en la empresa Castelló 22, hasta que se dio de baja en 2004. Por ese período empleado habría cobrado 912.000 euros, así que ya podia justificar parte de sus ingresos, pero cometió un error de principiante y fue declarar ante la Agencia Tributaria (AEAT) unos ingresos de 82.000 euros anuales durante esos años y un gasto de 872.000 euros. Sólo 804.000 euros salieron de una misma cuenta del Banco de Santander, así que los números no cuadraban para los especialistas de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (Udef) de la Policía Nacional, que siguieron el rastro de ese dinero hasta Estados Unidos, donde sus colegas del FBI siguieron buscando.

Familiares en empresas

En algunas de las empresas, como Lux House International Rent Apartments usaron a familiares como accionistas. María Patrocinio Tardón, madre de los Miami, Nieves López Tardón y José Luis Torago, hermana y cuñado respectivamente de los cabecillas de la organización figuraron como accionistas de esta sociedad que no presentó movimientos comerciales, pero sin embargo pagaba a Fabiani Krentz en Estados Unidos.

Artemio, Álvaro López Tardón y Ana María Cameno, tres de los principales Miami.

Artemio López Tardón se llegó a hacer proveedor de si mismo en una sociedad administrada solo por el, Castelló 22 S.L., "pagándose" a si mismo en una ocasión hasta 365.000 euros. A modo de resumen el fiscal de la Audiencia Nacional describe que los cauces de blanqueo de capitales eran cuatro.

El primero era la transferencia de cantidades entre cuentas bancarias españolas y americanas de particulares. El fiscal cifra la cantidad transferida hasta marzo de 2010 en 2.823.767,67 euros. El segundo método consistía en trasnferencias entre sociedades españolas a estadounidenses, en su mayoría a través de una única cuenta del Bank Of America, siguiendo el principio de "unidad de caja". En total, 4.429.895 euros más 1.269.017 dólares. El tercer modus operandi era la transferencia de dinero en metálico que llevaban personalmente cinco hombres. El más importante, José Ramón Panadero, Jota, auxiliar de vuelo de Iberia, que cubría la ruta Madrid-Miami semanalmente. Estos cinco hombre llevaban unos 80.000 euros mensualmente.

Por ejemplo, en una sola ocasión Jota sacó más de 15.000 euros de su American Express en dos días en Estados Unidos, dinero que previamente le había ingresado en su tarjeta la organización. El cuarto cauce usado para lavar el dinero era mandarlo a través de Entidades de Gestiones de Transferencias, es decir , los famosos locutorios donde los inmigrantes mandan dinero a sus familiares. La organización de los Miami habría enviado hasta 645.000 euros por este método.

El Fiscal ha encausado a 92 personas en total, pero solo por esta trama a 15, algunos de los cuales continúa en búsqueda y captura y otros, como Álvaro López Tardón y Fabiani Krentz, detenidos, juzgados y condenados en Estados Unidos.

COMPARTIR: