25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Coliseo de las Tres Artes iba a alcanzar los 120.000 metros cuadrados y a incluir un centro comercial, pero en 2010 se anunció su cancelación

Este es el proyecto de José Luis Moreno con Esperanza Aguirre para ser el gran líder escénico

El Cierre Digital en Maqueta del Coliseo de las Tres Culturas
Maqueta del Coliseo de las Tres Culturas
En el año 2004, el productor español José Luis Moreno anunció su proyecto 'El Coliseo de las Tres Artes', un gran teatro multifuncional en el barrio madrileño de Hortaleza. En su presentación, estuvieron artistas de la talla de Monserrat Caballé y la entonces presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, mostró su apoyo al empresario. Tres años después de su anuncio y debido a los retrasos en las obras y en el pago de los cánones fue cancelado.

El nombre de José Luis Moreno ha acaparado la atención de todos los medios de comunicación en nuestro país durante los últimos días debido a su detención por los presuntos delitos de estafa continuada, falsedad documental, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Según apuntan las investigaciones policiales, el conocido productor televisivo estafó presuntamente más de 50 millones de euros procedentes del tráfico de drogas.

Al margen de estas actividades por las que será juzgado, Moreno siempre ha querido convertirse en un gran empresario del mundo del arte en nuestro país. Ya explotó, durante dos épocas distintas, los teatros Calderón y La Latina, pero su proyecto más ambicioso fue el plan faraónico con el que pretendía convertir a Madrid en la capital de las artes escénicas a nivel mundial, proyecto al que llamó El Coliseo de las Tres Culturas.

Maqueta del Coliseo de las Tres Culturas.

En el año 2004, el productor se lanzó a la aventura de construir este gran teatro multifuncional en una parcela situada en el barrio de Hortaleza y cedida por el Ayuntamiento de Madrid a su productora Miramón Mendi en el año 2002. Según los planes del empresario, esta edificación iba a alcanzar casi 122.000 metros cuadrados y a dividir sus “Tres Culturas” en tres salas diferentes que contaban con una capacidad de 2.500, 2.000 y 1.500 personas respectivamente.

La primera era la sala magna y estaba destinada a los espectáculos de ópera, zarzuela, balé o conciertos de música clásica, la segunda estaba destinada a la interpretación de musicales y la tercera a la de obras de teatro, tanto clásicas como vanguardistas.

Estas tres salas no iban a ser los únicos espacios que formarían parte de esta inmensa construcción ya que también estaba previsto construir un conservatorio, una escuela de arte dramático, diversos talleres relacionados con el mundo del espectáculo, un museo de artes escénicas e incluso un centro comercial, lugares que quedarían divididos en las cinco o siete plantas con las que iba a contar el edificio.

La arquitectura de esta construcción iba a suponer en sí mismo un admirado escenario ya que, tal y como explicó el arquitecto encargado de su diseño, Ignacio Vicens y Hualde, “el espectáculo comenzaría antes de entrar”. El vidrio serigrafiado con pan de oro que iba a utilizarse en el exterior, junto a su acceso barroco y al expresionismo utilizado en su diseño, hacían pensar que este proyecto se trataba de una idea demasiado caprichosa, aunque según Vicens y Hualde, era “mucho más razonable de lo que parecía a simple vista”.

Planos del Coliseo de las Tres Culturas.

El exterior del edificio también iba a ocupar una gran cantidad de espacio que albergaría de 2.000 a 3.000 plazas de garaje, a las que se accedería por una plaza con láminas de agua. También se proyectó para el lateral de la edificación una plaza con jardines.

El 12 de abril de 2004, José Luis Moreno organizó una gran gala para la presentación del proyecto que tuvo como padrinos a la soprano Monserrat Caballé y al tenor José Cura. Durante el acto, Moreno reveló que las obras darían comienzo en septiembre de ese año y que el edificio se inauguraría en el año 2007.

Durante los tres años siguientes a la presentación no hubo ninguna noticia sobre el asunto. De hecho, en el año en el que estaba prevista su inauguración todavía no se había producido un avance reseñable en las obras de construcción. Pese a estos retrasos, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, mostró su apoyo al empresario que, en teoría, logró hacer frente a los 150 millones de euros necesarios para invertir en el Coliseo.

Pero el tiempo siguió pasando y las noticias acerca del Coliseo de las Tres Culturas no llegaban, hasta que, en el año 2010, se anunció la cancelación definitiva del proyecto y el Ayuntamiento comenzó a realizar los trámites necesarios para recuperar los terrenos alegando incumplimientos en los plazos de construcción y en los pagos de los cánones.

COMPARTIR: