21 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ha sido señalado porque su tío Juan Carlos I le ayudó a crear un fondo de 550 millones en Emiratos Árabes

La vida y negocios de Bruno Gómez-Acebo: El poder de los Borbones semidesconocidos

Bruno Gómez y su esposa Bárbara Cano.
Bruno Gómez y su esposa Bárbara Cano.
El nombre de Bruno Gómez-Acebo ha saltado a la actualidad después de que haya sido relacionado con una inversión en los países del Golfo Pérsico donde presuntamente habría intervenido también su tío Juan Carlos I. Pero dentro del mundo empresarial su nombre ya era conocido y en elcierredigital.com contamos su vida y negocios.

Nuevas informaciones comprometidas sobre Juan Carlos I, el Rey Emérito,  publicadas este lunes por El Confidencial apuntarían a que Juan Carlos I habría ayudado a su sobrino, Bruno Gómez-Acebo, uno de los cinco hijos de la infanta Pilar, a crear un fondo de capital de riesgo para canalizar inversiones de grandes compañías españolas, con la intención de que consiguieran operar en infraestructuras del Golfo.

Bruno Gómez-Acebo habría creado en 2009 el Fondo de Infraestructuras España-Emiratos. Se trata de una sociedad dedicada a la captación y la gestión del capital de diferentes empresas españolas. El sobrino de don Juan Carlos actuaba a través del fondo de capital de riesgo Gala Fund Management, según la misma información.

No es la primera vez que Bruno Gómez-Acebo es relacionado con negocios familiares. Nacido el 15 de junio de 1971, Bruno se dedica por completo a los negocios inmobiliarios y financieros de la familia. Es administrador único de Gómez Acebo Consultores Inmobiliarios SL, sociedad constituida en el 2001 con tan sólo 3.606 euros de capital. Y al igual que su hermana Simoneta, la matriarca de la saga tras la muerte de Pilar de Borbón, también figura como consejero en la sociedad de inversión mobiliaria de capital variable Labiernag 2000, que mantiene la familia Gómez-Acebo y Borbón como principal estilete inversor. Además fue socio de la firma deportiva Fumarel, que uniformó al equipo olímpico español en los Juegos Olímpicos de Sydney en el año 2000. No hay que olvidar que los Borbones están muy vinculados con el Comité Olímpico Español. No en vano, el yerno del Rey Juan Carlos, Iñaki Urdangarín, fue vicepresidente del Comité Olímpico Español; y Pilar de Borbón fue presidenta de la Federación Ecuestre Internacional desde 1994 y miembro del Comité Olímpico Internacional y del Comité Olímpico Español desde 1996.

Bruno y su esposa.

Bruno fue además el primero de los cuatro hijos varones de la duquesa de Badajoz en contraer nupcias. Fue en el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid, el 5 octubre de 2002, cuando contrajo matrimonio con Bárbara Cano y de la Plaza, hija de Antonio Cano Villajos y María del Carmen de la Plaza Donoso. Bárbara, que nació en 1972, mantuvo con Bruno un largo noviazgo de cinco años. Por eso para la infanta Pilar esta boda fue algo muy especial. Para el enlace eligió un vestido largo en raso azul eléctrico con escote recto, combinado con un abrigo azul ribeteado con una cenefa de pedrería. Zapatos forrados de azul y bolso de plumas a juego.

Entre los invitados, se encontraban la Familia Real española al completo; el príncipe Kubrat de Bulgaria y su mujer, Carla Royo Villanova; el infante Don Carlos y su esposa, la princesa Ana de Francia, duques de Calabria; la princesa Beatriz de Orleáns, con su hija Adelaida y su yerno Pierre-Louis Dailly; la  baronesa Thyssen-Bornemisza, Carmen Cervera; así como influyentes empresarios como el que fue presidente de Repsol, Alfonso Cortina, y su mujer Miriam Lapique, que en los salones de su espacioso piso de Madrid realizan a menudo las mayores concentraciones de poder económico y mediático de los últimos años. El matrimonio Cortina-Lapique actuó como elemento aglutinador o eje principal en torno al cual pivotan las relaciones sociales de un selecto grupo de amigos y conocidos. Entre ellos, los Borbones.

La amistad de los hijos de Pilar de Borbón con los hijos del Rey Juan Carlos es clara y notoria desde siempre, además de ser primos. Por eso no extrañó nada que en este enlace, el príncipe Felipe fuera testigo del novio, que lució un llamativo chaleco con flores naranjas a juego. Un magnífico e impecable Rolls-Royce de época, amarillo y negro, llegaba a la puerta del convento con la novia y su padre y padrino, Antonio Cano Villajos. Bárbara había elegido al modisto  Pedro del Hierro para que la vistiese con un traje blanco en seda y encaje y cola de tres metros. Leonardo Straface, que es el peluquero de la Infanta Pilar desde hace más de treinta años, fue el encargado del recogido de estilo griego que lucía la novia, sobre el que descansaba la diadema de brillantes y zafiros que le había prestado su suegra, la hermana mayor del Rey de España.

La pareja tuvo su primer hijo el 5 de noviembre de 2004, de nombre Alejandro Juan, convirtiéndose en el cuarto nieto de la Infanta Pilar. Un año después, el 23 de noviembre de 2005, llegaba al mundo en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, donde también nació su hermano, el segundo hijo de Bruno y Bárbara, al que llamaron Guillermo.

Los otros Gómez-Acebo

Pilar de Borbón y Luis Gómez-Acebo Estrada, que al igual que su mujer falleció también de un cáncer, este linfático, que le fue diagnosticado en Nueva York en 1984, tuvieron cinco hijos. Son Simoneta, Juan Filiberto Nicolás, el ya mencionado Bruno, Beltrán y Fernando Umberto. Todos vinieron al mundo en la clínica del Rosario, en Madrid, y bautizados en la iglesia de Santa María de la Magdalena, también situada en la capital de España. Estos son los otros Borbones, de segundo apellido.

Simoneta Gómez-Acebo

Tras el fallecimiento de la infanta Pilar de Borbón, es la primogénita de esta singular rama borbónica, Simoneta Luisa Gómez-Acebo de Borbón, la que asume el matriarcado. Simo, como es conocida familiarmente, nació el día de San Simón, el 28 de octubre de 1968. Sus padres, convencidos de que sería un niño, no habían previsto un nombre para ella, y fue su abuela paterna, quién sugirió italianizar el nombre del santo del día.

Así, al duque de Badajoz y vizconde de la Torre, muy amante del arte italiano, le pareció estupendo que llevara el nombre de la esposa de Lorenzo El Magnífico y modelo de Botticelli, la bella Simoneta Vespucci.

Simoneta, según sus grandes amigos, “es una mujer decidida, muy cordial y con gran estilo personal”. Sus enemigos, que son también muchos, dicen de ella todo lo contrario. En lo que sí coinciden todos es en que le encanta viajar, principalmente a  países exóticos. Es una buena lectora de novelas “porque ponen alas a mi imaginación”, y de biografías de mujeres.

Siempre se ha llevado muy bien con sus tíos, los Reyes Eméritos. A don Juan Carlos siempre lo ha llamado con relativa frecuencia por el móvil. Adora a sus primas, las Infantas Elena y Cristina de Borbón. Y si alguien comete el craso error de decirle que pertenece a la Familia Real, rápidamente precisa: “No, no. Yo soy parte de la familia del Rey”.

Simoneta Gómez Acebo con su madre la Infanta Pilar. 

Simo, como es conocida entre todos su más próximos, lleva más de dos décadas trabajando en la prestigiosa firma francesa Cartier, donde comenzó de la mano de su padre Luis Gómez-Acebo que era miembro del Consejo de Administración. También su madre era consejera de una filial de la firma francesa: Richemont Iberia SL, que figura en el organigrama de Cartier International BV, domiciliada en los Países Bajos. Así todo quedaba en casa.

Pero antes de aterrizar en la firma Cartier, Simoneta estuvo en Estados Unidos, donde comenzó a estudiar Oceanografía, una carrera que abandonó para volver con los suyos y dedicarse a la equitación. Años después se trasladó a Londres a estudiar arte en el famoso centro de subastas Sotheby´s.

Sin embargo, Simo siempre fue una mala estudiante, lo que obligó a sus padres a buscarle “una salida airosa”. Fue entonces cuando empezó a trabajar en la mencionada firma francesa Cartier. Lo hizo primero como vendedora y, después, como relaciones públicas. Desde entonces no ha tenido más remedio que aprender idiomas (inglés, francés, portugués y árabe), una disciplina muy cuidada por todos los miembros de la Casa Real española. Durante diez años estuvo trabajando en la tienda de la joyería Cartier, situada en la calle de Serrano, en Madrid. Y en mayo de 2000 accedió al cargo de directora.

Aparte de su faceta laboral, se ha manifestado en muchas ocasiones en apoyo a la Asociación de Lucha Contra el Sida Apoyo Positivo, en la que colabora de manera tan discreta como activa. Hace unos años protagonizó un anuncio de una conocida marca de pañales cuyos beneficios fueron destinados a otra organización benéfica, Nuevo Futuro, donde su fallecida madre era pieza fundamental.

Pero al margen de sus labores benéficas y no lucrativas, la primogénita de los Duques de Badajoz es consejera de una sociedad familiar que se dedica a invertir en bolsa, Labiernag 2000 Sicav, S.A. Se trata de una de las conocidas sociedades de inversión mobiliaria de capital variable que hoy en día utilizan todas las grandes fortunas de España para incrementar sus beneficios

Juan Filiberto Nicolás

El primogénito varón, Juan Filiberto Nicolás, ha creado su propio estudio de música. Una salida profesional más peculiar, al margen de sus múltiples negocios inmobiliarios-jurídicos. Conocido familiarmente como Juan, nació el 6 de diciembre de 1969. Dicen de él quienes le conocen, que es el más independiente de los cinco hermanos. Lleva el título de Vizconde de la Torre, que heredó al fallecer su padre Luis Gómez Acebo al ser el mayor de los varones de la saga.

Una de las conquistas sentimentales más sonadas de Juan Filiberto Gómez-Acebo ocurrió en el año de 1997 cuando se le relacionó con la princesa Kalina, hija de los Reyes Simeón y Margarita de Bulgaria, otra rama importante de la realeza europea. Se daba la circunstancia de que Juan Gómez Acebo y la princesa Kalina estaban emparentados, ya que el padre de Juan y la madre de Kalina eran primos.

El romance finalmente no prosperó. Kalina se casó el 26 de octubre de 2002 con el aventurero y explorador Kitín Muñoz, íntimo amigo del Rey Felipe VI. Como todo queda en casa, fue otro aventurero y deportista vinculado con los Borbones, Álvaro de Marichalar, quien presentó a la pareja. Tras contraer nupcias con Kalina, Kitín Muñoz recibió los títulos de príncipe de Bulgaria, príncipe de Sajonia Coburgo y duque de Sajonia.

Los reyes de Bulgaria forman parte del círculo más íntimo de la Familia Real española, aunque en muy contadas ocasiones hacen alarde de ello. Kalina nació en Madrid el 19 de enero de 1972 y es la pequeña de los cinco hermanos: Kardam, Kubrat, Kyril, Konstantin y ella. Algunos señalan que su madre, Margarita Gómez-Acebo, prima hermana del fallecido Duque de Badajoz, siempre ha poseído una gran fortuna, mientras otros afirman que la familia no conoció una cierta prosperidad económica hasta que Simeón se convirtió en asesor del Rey Hassan de Marruecos y luego presidente de Bulgaria.

Juan Filiberto Gómez-Acebo. 

La siguiente unión de Juan estuvo rodeada de polémica. Aunque se trataba de una sólida relación sentimental. Era la letrada Gabriela de la Rosa Misol, hija de otro “ilustre” venido a menos, pero que en su día fue un muy influyente personaje dentro del poder económico y político español, el empresario catalán Javier de la Rosa, que hiciera su fortuna en la década de los años ochenta a la sombra del grupo Kuwaití KIO y que en su día señalara al Rey Juan Carlos de Borbón como perceptor de supuestos ingresos de este conocido grupo.

La abogada Gabriela de la Rosa, que según sus amigos es “una chica muy espabilada”, nunca escondió su relación con el sobrino mayor del Rey Juan Carlos, quien tampoco renegó de ella. Juntos acudieron a la boda de Estado de Felipe VI con Letizia Ortiz. Y del brazo entraron en la catedral de la Almudena haciendo público un noviazgo que causó estupor en los cenáculos empresariales y políticos.  

Se da la circunstancia de que Gabriela de la Rosa, nacida el 1 de febrero de 1975, es la persona que se ocupa actualmente como letrada de la defensa de su padre, embutido en multitud de pleitos judiciales y que ha visitado con asiduidad las cárceles españolas. Algunos de los pleitos de Javier de la Rosa han involucrado de manera indirecta al Rey Juan Carlos I y de manera directa a su común amigo y valedor, Manuel Prado y Colón de Carvajal. Fue gracias a la intervención de este último como Javier de la Rosa y el Rey Juan Carlos I mantuvieron a principios de los años 80 unas muy buenas relaciones comerciales, refrendadas con negocios interrelacionados que permitían a la familia De la Rosa acudir informalmente y con asiduidad al Palacio de la Zarzuela.

La relación generó tensiones entre doña Pilar y el Rey Juan Carlos. Sin embargo, años después, Juan Filiberto se casó en secreto en enero de 2014 en el consulado español en Miami con la que fue esposa durante cinco años, Winston Holmes Carney. Se trata de una chica estadounidense con la que ha sido padre de Nicolás que ahora tiene siete años.  Único hijo fruto de su relación, que se rompió el pasado mes de mayo de 2019.

Pero Juan Gómez Acebo tiene una gran mancha en su expediente personal. Fue condenado en 1997 por la Justicia francesa a seis meses de prisión por un homicidio imprudente. Gracias a sus buenos contactos logró que la pena se le conmutara por trabajos sociales en el servicio de urgencias de un hospital de Madrid durante el mismo tiempo que establecía la condena. Esta sentencia vino propiciada por un aparatoso accidente de tráfico ocurrido en 1993 en una de las carreteras del país vecino, en el que éste se vio involucrado y donde falleció una joven portuguesa de 19 años

Beltrán Luis Alfonso

Nació en Madrid el 20 de mayo de 1973. Beltrán, como es conocido familiarmente, desarrolla su trabajo en un sector empresarial que suele estar más unido a la llamada farándula. Y eso que Beltrán, desde su nacimiento, ha tenido siempre una cierta inclinación a la grandeza real, ya que en su bautizo actuaron como padrinos la Condesa de Castañeda, tía del Duque de Badajoz, y el príncipe Ataúlfo de Orleáns-Borbón, un bisnieto de Isabel II

Esta costumbre de tener como testigo en todos sus actos a algún miembro de la realeza lo llevó también a su jura de bandera. Fue en 1998 en el acuartelamiento Primo de Rivera, de Melilla, en presencia de su abuela materna, María de las Mercedes de Borbón y Orleans, la condesa de Barcelona.

Beltrán Gómez Acebo. 

A Beltrán Gómez-Acebo se le relacionó con la modelo Inés Sastre, muy amiga de los miembros más jóvenes de la Familia Real española, con los que se ha visto a menudo en las vacaciones estivales de Mallorca. Beltrán e Inés coincidieron en París, donde estudiaban y trabajaban, respectivamente, y entablaron una buena amistad.

Desde siempre Beltrán ha tenido una preferencia especial por las modelos. Y, al final, acabó casándose con una de las más conocidas, la gallega Laura Ponte. La pareja también se conoció en París, en el verano de 1997, en una fiesta en la casa de la princesa Tatiana de Liechtenstein, cuarta y única hija del príncipe Hans Adam II de Liechtenstein.

La modelo Laura Ponte es también buena amiga del Rey Felipe VI, pero nunca se le ha relacionado con él. La modelo nació en Vigo, aunque se crió en Oviedo. Es hija de los periodistas José Manuel Ponte Mittelbrunn y Marcela Martínez Zapico. Laura inició su carrera de modelo en 1993, desfilando en la pasarela Cibeles, donde ganó el concurso “Look of the year”. Su personal mirada y camaleónica imagen no tardaron en situarla entre las modelos mejor pagadas del mundo.

Tras haber comenzado estudios de Publicidad y la carrera de Ciencias Políticas en Madrid, abandonó su instrucción educativa para seguir su fulgurante éxito en las pasarelas. Dicen sus amigas que es “muy familiar, sencilla, tímida y soñadora” y que “no le gusta la cara frívola de la moda”. Está muy unida a sus raíces. Veranea desde que era pequeña en el pueblo de la costa asturiana de Colunga, donde su familia materna posee una vivienda. Además, la modelo compró una casa en Ladines, en la cuenca minera del Nalón. Precisamente, estos fueron algunos de los refugios preferidos en su día por la perseguida pareja.

Laura Ponte. 

La boda de Laura Ponte y Beltrán Gómez-Acebo se produjo el 18 de septiembre de 2004 en la Real Colegiata del Real, en el Palacio de la Granja, de Segovia. La novia lució un vestido diseñado por su amigo Miguel Palacio. El rostro lo cubría un velo de encaje de chantilly antiguo, que se lo había prestado su cuñada Isabel Peñalosa, esposa de su hermano Jacobo.

El lugar del enlace fue escogido especialmente por la familia Gómez Acebo, ya que en el Palacio de La Granja fue donde nació don Juan de Borbón, el abuelo paterno del novio, y en el Panteón de la Colegiata reposan los restos de Felipe V e Isabel de Farnesio. También especial fue una de las piezas musicales elegidas para el oficio religioso, el Ave María, compuesto especialmente por José Miguel Fernández Sastrón, esposo de Simoneta, y que interpretó el coro Magnificat.

Decidieron separarse en 2009 y el divorcio se firmó en 2011. Pero sus conquistas siguieron, y encontró a Andrea Pascual, con quien se casó y tuvo a su tercer hijo, Juan. Un bebé prematuro que, afortunadamente, consiguió salir adelante sin problema. Los otros dos hijos de Laura Ponte con Beltran Gómez-Acebo son Luis Felipe y Laura. 

Fernando Umberto

Conocido como Coco vino al mundo el 30 de septiembre de 1974. Es el más alocado de todos, el más inseguro y el más problemático. Creció junto a sus hermanos en el chalet familiar de Los Jerónimos, ubicado en la urbanización de La Florida, a las afueras de Madrid, y bautizado así en recuerdo de la catedral de Lisboa donde se casaron sus padres.

Sin embargo, la casa madrileña de los Gómez Acebo era conocida popularmente por otro nombre: La fonda del Peine, en referencia a la cantidad de gente que entraba y salía, de distinto pelaje y pedigrí.

Fernando Gómez Acebo. 

Las amistades de Coco, como es conocido cariñosamente, nunca han sido del agrado de la propia infanta Pilar. Muchas de estas amistades provienen de la noche de Palma de Mallorca, donde era un asiduo y un personaje muy conocido. Incluso, por los propios inspectores de policía, que le guardaban en sus noches fatídicas.

Era uno de los que siempre acompañaban a su primo, el entonces príncipe Felipe, durante su célebre noviazgo con Isabel Sartorius, un aspecto éste que no gustaba en absoluto a la reina doña Sofía. Sus problemas de salud, dicen quienes le conocen, que han sido por “causa de sus excesos”. Estos le llevaron a estar ingresado en la clínica Ruber Internacional, de Madrid, por una supuesta dolencia pulmonar. Tanto es así que estuvo a punto de no poder asistir al enlace de su hermano Beltrán con Laura Ponte.

Como sobrino más conflictivo del Rey Emérito don Juan Carlos, sólo participa junto a la Familia Real en actos oficiales muy puntuales. Solo en bodas, funerales o aniversarios de especial repercusión, como en las bodas de plata de la proclamación del Rey de España.

La relación de sus supuestos líos amorosos es muy larga. Entre ellos, figura María Chávarri, hermana de Marta Chavarri. Sin embargo, finalmente, Fernando se casó, después de tres años de noviazgo, con Mónica Martín Luque, la única novia oficial que se le ha conocido. La pareja situó su domicilio en el pueblo de Cobeña, a las afueras de Madrid. En esta población Mónica posee dos tiendas, una de moda y otra de decoración. “Coco”, que según sus amigos ha enderezado su rumbo profesional y personal, tiene ahora puestos sus esfuerzos en el negocio de la telefonía.

El hijo menor de los duques de Badajoz contrajo matrimonio a la edad de 30 años, y con asistencia de la Familia Real, un sábado 27 de noviembre de 2004, en el Real Monasterio de la Encarnación. En esta iglesia, con una preciosa fachada del siglo XVII, se había casado ya su hermano Bruno con Bárbara Cano. Lo curioso es que esta boda se celebraba con tan sólo dos meses de diferencia de la otra. En este corto periodo de tiempo, los dos hijos menores de la infanta Pilar de Borbón, Beltrán y Bruno, contrajeron matrimonio.

Por sugerencia de sus cuñadas, Simoneta Gómez-Acebo y Laura Ponte, la novia encargó el traje al modisto Modesto Lomba, quien ideó un original modelo de dos piezas, abrigo y vestido, con una cola de más de tres metros, en forma de pétalo, decorada con una gran rosa asimétrica, bordada a mano por las monjas carmelitas descalzas de Ciudad Real. La novia también lució la diadema de brillantes y esmeraldas de forma triangular de la familia Goméz Acebo y Borbón, que prestó para esta ocasión, como para otras similares, la duquesa de Badajoz.

Mónica Martín Luque. 

Además de la Familia Real española, asistieron al enlace el príncipe heredero de Bulgaria, Kardam, con su esposa, Miriam Ungría; el príncipe Kubrat con su mujer, la  Carla Royo Villanova; la baronesa Carmen Thyssen; la princesa Beatriz de Orleáns; la presidenta del Club Siglo XXI, Paloma Segrelles, muy buena amiga de la familia Gómez-Acebo; el dueño de la cadena Vips, el empresario asturiano Plácido Arango; el restaurador Arturo Fernández, dueño de la cadena madrileña de restauración Grupo Arturo Cantoblanco, también dedicado a la promoción inmobiliaria; y el hijo del propietario de Air Europa y Viajes Halcón, su íntimo amigo Javier Hidalgo.

El tormentoso matrimonio acabó en 2011 con una exclusiva de Mónica a la revista ¡Hola! . Un hecho que no gustó nada en Zarzuela. Mónica inició entonces una relación con un desconocido empresario. Una vida ligada a anuncios constantes de boda, seguidos de sus desmentidos, teniendo como paño de lágrimas a su amiga Ivonne Reyes.

Por su lado, Fernando se unió sentimentalmente con Paula Molina. Sin embargo, se casó finalmente, y por sorpresa, con la griega Nadia Halamandari, con la que ha tenido un hijo, llamado Nicolás. El matrimonio duró un año. También se separó.

Una vida diversa y amplia en todas sus facetas, la de los cinco hijos de la fallecida Infanta Pilar de Borbón. 

 

COMPARTIR: