21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El capitán Joaquín Franco, de Algeciras, ha sido uno de los 15 detenidos por Asuntos Internos en todo lo que llevamos de año en el Estrecho

Los tentáculos del narcotráfico en el Campo de Gibraltar salpican de corrupción a la Guardia Civil de la zona

Los guardias civiles se juegan la vida en el Estrecho a diario contra los narcos.
Los guardias civiles se juegan la vida en el Estrecho a diario contra los narcos.
La lucha contra el narcotráfico por parte de la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar se está cobrando sus primeras víctimas dentro de la Benemérita y no es por disparos de los narcos, sino por la corrupción y la investigación que lleva a cabo Asuntos Internos del mismo instituto armado. La detención del capitán Joaquín Franco es la número quince que se produce entre guardias civiles de la zona en este año. Y se esperan más, ya que la investigación no ha concluido.

La lucha contra el narcotráfico, el contrabando de tabaco y el blanqueo de capitales en el Campo de Gibraltar se está cobrando el servicio de los agentes de la Guardia Civil que, precisamente, estaban en la primera línea de fuego.

Además de la detención del capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Algeciras, Joaquín Franco, que tuvo lugar la semana pasada, los agentes de Asuntos Internos han detenido en lo que ha transcurrido de año a otros 15 compañeros acusados de corrupción, por su presunta vinculación con el narcotráfico y el contrabando de tabaco. Y todavía no han concluido las investigaciones.

Cierto es que la lucha contra el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar ha deparado grandes éxitos, más de 3.000 detenidos desde que comenzó, decenas de organizaciones criminales desarticuladas y una increíble cantidad de droga y bienes intervenidos a los narcos, pero ver pasar tanto dinero genera muchas tentaciones y ha dejado al desscubierto que en muchas ocasiones los traficantes usan la complicidad de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para llevar a cabo sus operaciones ilegales.

La detención más llamativa e importante hasta ahora fue la de un capitán la semana pasada. Joaquín Franco  acabó en prisión después de una investigación que arrancó en septiembre de 2018, tras la cual Asuntos Internos logró vincular al capitán, jefe de la Policía Judicial de Algeciras, con algunas de las principales redes de narcos de la zona, como la de Abdellah El Haj Sadek, conocido como Messi del Hachís y Emilio Mazuelos, alias El Moro.

Sadek se entregó a la Policía española en invierno de 2017 y tras quedar en libertad merced a un supuesto acuerdo con la Fiscalía, se fugó en marzo de 2019 a causa de “la enorme presión” policial a la que se sentía sometido, especialmente desde la puesta en marcha a mediados del pasado año del Plan Especial de Seguridad para luchar contra el narcotráfico.

 El juez mandó a la cárcel al capitán Franco por revelación de secretos, omisión del deber de perseguir delitos, prevaricación y pertenencia a organización criminal. El detenido ya había coincidido durante su servicio en Algeciras con un inspector jefe de la Policía Nacional y un agente de Aduanas que fueron arrestados hace sólo unos meses en una importante operación en la que fueron intervenidas cinco toneladas de cocaína. Según fuentes de la investigación, los tres continuaban manteniendo una buena relación desde el año 2003. Ahora todos están en la cárcel.

Una detención ded la Guardia Civil.

La detención de este capitán ha conmocionado a los agentes de la Guardia Civil  de Algeciras, que todavía no se habían repuesto de la muerte en acto de servicio del agente de la Agrupación de Tráfico, Fermín Cabezas, cuando perseguía a unos narcos en Los Barrios el pasado 30 de mayo. Algunos agentes con varios años de servicio a sus espaldas confesaron a elcierredigital.com sentirse indignados con esta situación que se vive entre los agentes y mandos intermedios de la zona de Gibraltar, que trabajan de paisano, porque no entienden "cómo nosotros nos jugamos la vida a diario para que un superior luego se venda a los narcos, con unos medios limitados y pasando muchas horas lejos de nuestras familias".

Tras la detención de Franco, la principal asociación profesional de la Guardia Civil, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha emitido un comunicado respecto a este suceso en el que mostró su "honda preocupación ante una situación que, de demostrarse, pondría en evidencia algo que ya en su momento denunciamos: la extensión de los tentáculos del narcotráfico en la provincia de Cádiz hasta altas instancias de la Administración y la función pública".

Asuntos internos detuvo a 15 personas este año

La unidad de Asuntos Internos de la Guardia Civil investigaba al capitán detenido porque dirigía importantes operaciones contra el narco, desde hacía meses y el miércoles lo detuvo en Tarifa, donde residía y fue jefe del puesto del Instituto Armado durante años. En su casa encontraron casi 30.000 euros en efectivo, cuya procedencia no pudo explicar ante el juez.

Otros 15 agentes que habían sucumbido antes al poder económico de los narcotraficantes han ido cayendo en el último año, especialmente desde que se puso en marcha el Plan de Seguridad del Campo de Gibraltar, que ha puesto el foco en la corrupción interna. Desde la Guardia Civil, tanto mandos como agentes y asociaciones, hacen hincapié en que la lucha para depurar a los "garbanzos negros" del Cuerpo, siempre es una prioridad.

COMPARTIR: